06/06/2017

Guía introductoria al grunge

Una guitarra y una camisa leñadora para poder cantar.

Archivo

Si bien el término grunge fue concebido como una etiqueta para dar cuenta de una escena determinada más que para definir un sonido característico, no menos cierto es que tal vez se trate del último grito guitarrero de la cultura rock. Entre la densidad de Black Sabbath y el nihilismo punk, numerosas bandas del estado de Washington (principalmente de la ciudad de Seattle) forjaron un estilo de límites difusos que, a principios de los 90, invadió Estados Unidos primero y el resto del mundo después.

Nirvana procesando el caos de Sonic Youth, Soundgarden la grandilocuencia de Led Zeppelin, Pearl Jam el clasicismo guitarrero de Neil Young y Alice In Chains la oscuridad de Sabbath: las cuatro bandas conformaron el póker que inició la escalada global de un género que se colaba en la moda alternativa casi sin proponérselo. Del otro lado del Atlántico, el britpop hacía lo suyo como banda de sonido de la clase trabajadora británica.

Meadas territoriales

El año 1991 marcó el quiebre definitivo para el grunge. Nevermind se convirtió en el disco que marcó una generación y con ello no tardó en llegar una valorización retrospectiva que rescató a bandas precursoras como Mudhoney y Green River. Seattle, ahora sí, se posicionaba como una usina de bandas que, a fuerza de desidia y crudeza, venían a quitarle toda creatividad al hard rock imperante. Con ojo clínico para detectar el germen, el sello Sub Pop fue la plataforma perfecta para el despegue definitivo.

Fuera de Washington, bandas como Stone Temple Pilots o Veruca Salt no tardaron en ofrecer sus propias lecturas de un género que había dejado de ser sólo un boom regional. Smashing Pumpkins y Hole, como parte de la nación alternativa que se consolidaba gracias a las primeras ediciones del Lollapalooza, tampoco dudarían en dejarse invadir por el grunge en algunas de sus composiciones y, casi como muestra exótica, Bush recogería el guante desde Inglaterra.

Sin pedir permiso, el grunge copó las radios y los canales musicales de la primera mitad de la década del 90 hasta que el suicidio de Kurt Cobain marcó su final simbólico.

Cómo escuchar la guía

Para respetar el devenir geográfico del grunge, la playlist está compuesta primero por grupos del estado de Washington. Están los fundamentales mencionados anteriormente, pero también varios menos conocidos como Love Battery, Seaweed y Fecal Matter, la primera banda de Cobain. Desde Babes In Toyland en adelante, los límites territoriales y sonoros se expanden hasta llegar a Foo Fighters y Bush a modo de coda.

40 canciones grunge por 40 bandas distintas. A partir de allí, cada oyente elegirá su propio recorrido.