17/08/2019

9 discos para empezar a escuchar a Miles Davis

Se merece miles de escuchas.

Gentileza
Miles Davis

El 17 de agosto de 1959, Miles Davis editaba Kind of Blue, el mejor disco de jazz de todos los tiempos. Así, sin vueltas ni discusiones.

Grabado en dos sesiones de apenas cinco horas cada una, Kind of Blue fue revolucionario no solo para el mundo del jazz, sino también hacia el exterior de la escena. Por una lado, daba forma definitiva a lo que se conoce como jazz modal (un cambio en el uso de la armonía, que ya no era vista como un soporte estructural sino que cada acorde valía por su propio color); por el otro, la simpleza y la expresividad de las melodías hicieron posible una expansión del estilo en términos de llegada a un público masivo.

Aunque para entonces Miles Davis ya era una figura reconocida en el mundo del jazz, Kind of Blue lo consolidó como el referente máximo en la historia del género. Y por eso, va esta discografía recomendada para quien quiera adentrarse en el mundo del genial trompetista.

Del cool jazz al jazz rock, pasando por algunos coqueteos con el free y la creación del jazz funk. Esta lista no pretende mencionar los mejores discos de Miles Davis, sino hacer las veces de introducción para un recorrido que siempre es mejor completar a partir del gusto propio.

Kind of Blue (1959)

¿Puede un disco ser la banda de sonido perfecta para coger y también para estar triste? Dele play a Kind of Blue en cualquiera de las dos situaciones y comprobará que es posible.

Si te gusta (es imposible que no), seguí con: Milestones

In A Silent Way (1969)

Miles Davis se fanatiza con Jimi Hendrix, descubre la electricidad y [alerta spoiler] no la abandona nunca más. Si bien Bitches Brew (1970) es su gran obra maestra del jazz rock, es en In A Silent Way donde todo se presenta de una forma más clara y de fácil acceso.

Si te gustó, seguí con: Bitches Brew y A Tribute To Jack Johnson

Miles Smiles (1967)

Tocar música imposible y que aún así suene accesible. El gran mérito de Miles Davis a lo largo de toda su historia, llevado a uno de sus puntos máximos gracias a un quinteto de lujo: Herbie Hancock en piano, Wayne Shorter en saxo, Ron Carter en contrabajo, Tony Williams en batería y Miles en trompeta, por supuesto.

Si te gustó, seguí con: Miles Davis Quintet: Live in Europe 1967

The Birth of The Cool (1957)

Editado en 1957 pero grabado entre 1949 y 1950, The Birth of The Cool es lo que su nombre indica: el nacimiento de lo cool. Claro que acá se trata, específicamente, del nacimiento de cool jazz (un logro que muchos se peleaban por arrogarse en aquellos años). La formación en noneto es una rareza en la carrera del Miles Davis acústico y también por eso bien vale la escucha.

Si te gustó, seguí con: Blue Haze

'Round About Midnight (1957)

Entre el cool jaz y el blues. Miles Davis le rinde tributo a sus grandes maestros (Thelonious Monk, Charlie Parker, Louis Armstrong) en uno de los discos más sólidos de su carrera. El disco bisagra antes de entrar de lleno al jazz modal de Kind of Blue.

Si te gustó, seguí con: Walkin'

On The Corner (1972)

Acá otro género que inventó Miles Davis: el jazz funk. Primero no le dieron pelota y después se terminó volviendo moda. Está bien, su lectura de Sly & The Faily Stone (a quienes adoraba) no fue la más accesible, pero una vez más llegó antes que el resto. Grooves entrecortados, guitarras características y mucha calle.

Si te gustó, seguí con: Big Fun y Water Babies

Sketches of Spain (1960)

Miles flashea grandilocuencia. Hasta se le anima al Concierto de Aranjuez y le sale muy bien. Banda de jazz y orquesta pero con economía de recursos. Nada mal para alguien que supo renegar y mucho del cruce entre jazz y música clásica.

Si te gustó, seguí con: Miles Ahead

Cookin' With The Miles Davis Quintet (1957)

Explotación en modo diablo. El sello Prestige les hacía pagar a los propios músicos las horas de grabación. ¿La salida? Miles Davis y su quinteto grabaron todas primeras tomas. Ideas claras, nada de enrosque y mucho relajo. En dos días, tenían cuatro discos: Cookin', Relaxin', Steamin' y Workin'.

Si te gustó, seguí con: Los recién mencionados.

Tutu (1986)

Después de desaparecer de la escena por 5 años, Miles Davis vuelve con el pop y la new wave en la cabeza. Graba con los Scritti Politti, se sacan esta foto hermosa, y edita discos repletos de baterías programadas. La etapa más resistida de Miles, y tal vez la que peor envejeció, pero también la enésima prueba de su búsqueda constante.

Si te gustó, seguí con: Amandla