12/11/2015

7 himnos de Neil Young para celebrar sus 70 años

El canadiense sabe que el rock lo mantiene por siempre joven.

Neil Young

No debe ser fácil soplar 70 velitas ni tampoco meterlas todas en una torta, pero si la ocasión que se celebra es el cumpleaños del inmenso Neil Young, bien vale la pena. El canadiense lleva cinco décadas rockeando en el mundo libre, lo que en su caso implica enojarse con los gobiernos y las multinacionales, pelear en favor de los trabajadores y los discapacitados, oficiar de despertador de la conciencia ecológica, y también entregar bellas canciones de amor, ¿por qué no?

Esta lista no debe ser leída como un ránking sino más bien como un punto de partida, porque tranquilamente podría contener 70 videos y aun así no sería del todo representativa de la vasta y maravillosa obra de Young. La propuesta de Silencio es arrancar por estas canciones y no aflojarle a la discografía del canadiense, porque es mejor arder antes que desvancerse.

7. "Down by the River"

Toda la profundidad sonora de la Old Black, la guitarra preferida de Young, puede captarse en la intro de esta canción de fines de los '60, en la que el canadiense retoma las murder ballads del country y las electrifica hasta lo imposible junto a Crazy Horse.

6. "Ohio"

La muestra más acabada del Young politizado: el asesinato a manos de la Guardia Nacional de cuatro estudiantes de la Universidad de Kent -mientras protestaban contra la invasión estadounidense en Camboya- inspiró de inmediato al canadiense. La grabó junto al supergrupo Crosby Stills Nash & Young en mayo de 1970, apenas once días después de la masacre, y todavía es un himno contra la violencia policial.

5. "Heart of Gold"

Esta canción incluida en el disco Harvest, de 1972, fue la única de Young en ocupar el primer lugar del chart estadounidense: el público siempre lo eligió más en formato acústico, razón de más para que el canadiense insistiera en sus electroshocks guitarreros. A los 70, sigue buscando un corazón de oro, pero causa cierta impresión que cantara "me estoy volviendo viejo" a los 27. El video es de un concierto imperdible en la BBC antes de que saliera el álbum; se recomienda buscarlo.

4. "Rockin in the Free World"

En los 80, Young perdió el eje, especialmente debido a motivos familiares, pero retornó con toda la rabia rockera a fines de la década. Por más que haya sido tomada como banda sonora de la caída del comunismo, esta canción ataca derecho viejo a las políticas de George Bush, con la desocupación, el maltrato al medio ambiente y los favores a la industria armamentista en primer plano.

3. "Cinnamon Girl"

¡Las canciones de amor también pueden ser rockerísimas! Young grabó este temazo en Everybody Knows this Is Nowhere, su primer disco junto a Crazy Horse, y se convirtió en un emblema del cuarteto, además de campo fértil para que el canadiense se embarque en solos monumentales y psicodélicos en vivo.

2. "After the Goldrush"

Ni el propio Young sabe bien de qué habla esta canción onírica y volada, pero siempre es placentero meterse en los sueños de un grande como él. El personaje central es una Madre Naturaleza en permanente huída: originalmente, la canción decía "en los 70", pero luego el cantante cambió la línea por "el siglo XXI".

1. "Hey Hey My My (Into the Black)"

Mientras la vieja guardia rockera miraba con espanto el ascenso del punk, Young entendió todo: "es mejor arder antes que desvanecerse", canta en este himno sostenido por un riff de guitarra monumental. La canción, que tiene referencias a la muerte de Elvis Presley y al final del personaje público Johnny Rotten, fue citada por Kurt Cobain en su nota suicida y más tarde versionada aquí por La Renga.