14/11/2018

6 músicos que sufren (o sufrieron) diabetes

Según la OMS, más de 425 millones de personas viven actualmente con la enfermedad.

Gentileza

En honor a Charles Best, quien junto a Frederick Banting descubrió la insulina en 1921, cada 14 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Diabetes. La efeméride, impulsada por la Federación Internacional de la Diabetes (FID) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) es una oportunidad repasar las causas, síntomas, complicaciones y tratamiento de esta grave enfermedad.

Según la OMS, más de 425 millones de personas viven actualmente con diabetes y la mitad de esas personas no está diagnosticada. La mayoría de estos casos, especialmente los de diabetes tipo 2, se pueden prevenir mediante la actividad física regular, y una dieta sana y equilibrada.

Muchos son los músicos que, más tarde o más temprano, han sido diagnosticados con algún tipo de diabetes. La sed constante, el apetito voraz, la micción continua y la pérdida de peso son síntomas para estudiar y prevenir mayores complicaciones a tiempo. Acá, una lista de algunos de los que lidiaron con la enfermedad y, a pesar de ello, han desarrollado carreras brillantes.

B. B. King

El Rey del Blues no fue solamente uno de los músicos más famosos del género, sino que también se convirtió en un gran exponente de la diabetes tipo 2 luego de haber sido diagnosticado en 1991, a sus 60 años. King vivió y trabajó con normalidad aún después de que le declararan la enfermedad. Cambió sus hábitos alimenticios y colaboró junto a empresas desarrolladoras de herramientas para medir el nivel de glucosa en sangre. En 2015 falleció por un cuadro de deshidratación y su alta presión, complicaciones producidas por su condición.

Johnny Cash

El Hombre de Negro fue diagnosticado con una neuropatía asociada a su diabetes cerca de 1997. “No entiendo a mi médico. Él me dijo que tengo diabetes y mi nivel de azúcar en la sangre está siempre en un rango seguro”, dijo Johnny al hablar de su estado de salud. “Todos los días hago lo que debo hacer y todo se mantiene justo donde se supone que debe estar”. Sin embargo, luego de su muerte en un hospital de Nashville por el año 2003, Lou Robin, el manager de Cash, declaró a la prensa: “La diabetes que padecía Johnny le causó las fallas respiratorias por las que murió”.

James Brown

Según su manager, el Rey del Soul tuvo diabetes sin diagnosticar por varios años. Charles Bobbit declaró que, acorde a la fama del trabajador más duro del negocio de la música, era imposible hacer que James Brown visitara a un médico. A pesar de sentirse mal, él seguía adelante con todos los cronogramas de trabajo. Años más tarde, Tomi Rae Hynie, su esposa, dijo que Brown tenía diabetes pero que le temía a las agujas, por lo que ella debía ser la encargada de monitorearlo e inyectarlo.

Neil Young

“No me cuentes historias de mala suerte / y yo no te contaré la mía”, cantó Neil Young a mediados de los ’80. El músico canadiense convive con un cuadro de diabetes tipo 1 desde sus 6 años, al igual que con epilepsia. Después de haber editado The Monsanto Years, su disco del 2015 en el que critica a la multinacional de productos agrícolas, grupos defensores de la ingeniería genética criticaron a Neil Young argumentando que la insulina que él utiliza por su diabetes también se obtiene mediante esos productos.

Nick Jonas

Nick, integrante de The Jonas Brothers, fue diagnosticado con diabetes tipo 1 cuando tenía 13 años. Lejos de alejarse de los escenarios, el músico trabaja con diferentes entidades benéficas para ser una voz de referencia para todos aquellos niños y jóvenes que padecen la misma enfermedad. “La diabetes no es algo que pedí, pero es algo con lo que tengo que convivir”, dijo en varias entrevistas. En el 2008, en el tercer disco de la banda, Nick Jonas incluyó la canción “A Little Bit Longer”, en la que justamente habla de su enfermedad.

Este Haim

La mayor de las hermanas Haim no toma ni fuma y usa una bomba que le inyecta insulina de forma constante. Fue diagnosticada a sus 14 años con diabetes tipo 1, por lo que mantiene una dieta estricta y se realiza controles continuamente. “No es chiste, te lo tenés que tomar en serio”, dijo a la prensa al hablar de su condición. En 2013, mientras Haim tocaba en el main stage del Festival Glastonbury, Este sufrió una fuerte baja en sus niveles de azúcar en sangre. “Estaba sobre el escenario pensando que era el mejor momento de mi vida y empecé a sentirme mal. Estuvimos todo el día pensando en el show y no me acordé de comer. A la sexta canción casi me muero”, le dijo a la BBC.