04/02/2017

Los 5 mejores shows del Super Bowl

¡En tu cara, Lady Gaga!

Pixabay

Mañana se jugará en Houston, Texas, la 51° final del fútbol americano, conocida como Super Bowl, y durante el tradicional concierto del entretiempo actuará Lady Gaga. Con tan solo 12 minutos de duración y más de 150 millones de personas mirando alrededor del mundo, el concierto genera casi tantas expectativas como las publicidades millonarias que nadie recuerda más tarde. Luego de horas de debate acerca de si los Atlanta Falcons merecen el título más que los New England Patriots, el "team Silencio" reunió en una lista los mejores "halftime shows" del Súper Tazón.

5- Paul McCartney (2005)

Tras un par de años fructíferos en los que organizó una nueva banda, giró por el mundo y se reencontró con buenas composiciones, Macca demostró que los grandes estadios son lo suyo y desplegó varios de sus clásicos. Hasta incluso usó los mismos trucos que sigue utilizando hoy en día en "Live and Let Die".

4- Madonna (2012)

Maddie aprovechó su condición de reina y comenzó su show con un ejercito de gladiadores romanos cargándola hasta el escenario, movida efectiva para un espectáculo de esta magnitud. Segundos después, la pasarela se convirtió en una tapa de Vogue. Y como lo ecléctico nunca es suficiente, hasta Nicki Minaj tuvo su cameo.

Poco tiempo después de los atentados del 11 de septiembre, U2 convirtió su show en un tributo hacia las víctimas. En poco más de doce minutos cargados de emoción y lágrimas, la banda repasó cada nombre de los fallecidos en la pantalla y, para el final, "Where the Streets Have No Name" hizo las veces de himno mientras que Bono develaba una bandera de Estados Unidos escondida en su campera.

En uno de los shows más recordados de la historia del Super Tazón y bajo una Miami tormentosa y llena de rayos púrpuras -¿casualidad?-, Prince hizo bailar a un estadio repleto, incluso con covers de Foo Fighters, Queen y Creedence Clearwater Revival. En el final, "Purple Rain" llegó a su épica máxima en el solo, mientras que la sombra del músico se agigantaba detrás de una enorme tela que cubría al estadio.

Mientras los primeros acordes de "Thriller" se repetían una y otra vez, Michael Jackson pasaba por arte de magia de un lado al otro del estadio hasta llegar al escenario, donde posaría cual estatua por más de un minuto y medio. Luego, "Billie Jean" y "Black or White" precedieron al coral "Heal the World." Dato de color: el lanzamiento de moneda inicial de ese Super Bowl lo hizo quien por entonces era considerado solamente una leyenda del deporte, un tal O.J. Simpson.