31/03/2021

5 artistas punks para celebrar el Día de la Visibilidad Trans

Visibilizar a todo volumen.

Kayana Szymczak / Gentileza
Trans

Desde 2009, cada 31 de marzo se celebra internacionalmente el Día de la Visibilidad Trans. Una persona transgénero es aquella cuyo género –la manera en que se autopercibe– no coincide con el sexo que figura en el documento. Género y sexo son dos cosas distintas.

Si tomamos al punk como una alternativa que alberga a todas las personas que fueron rechazadas de otras escenas o no quisieron participar de ellas (justo es decir que también ha tenido una larga tradición machista), el no encajar se vuelve denominador común. No hablamos de un estilo musical sino de una forma de encarar la vida, de una escena en la que músicos, músicas y músicxs trans han encontrado un lugar ideal para desarrollar su arte. Cuando se abraza lo marginado, el descarte, lo que no encaja, no se pueden poner condiciones; esa anarquía es la que termina haciendo atractiva a la escena, por eso  movimientos como el de las Riot Grrrls no se escaparon del punk sino que lo discutieron desde adentro.

De hecho, podemos encontrar ejemplos de artistas trans desde el nacimiento mismo del punk, con Jayne County en los 70 o Falling James en los 80, pero en la actualidad también siguen apareciendo nuevos talentos. Por eso, aquí cinco artistas trans y punks para escuchar y visibilizar. Porque mientras haya libertad para elegir, la cultura punk siempre podrá correr los márgenes y hacer un lugar. 

 

Laura Jane Grace, de Against Me!

Es el ejemplo más obvio por muchos motivos, porque Against Me! es una banda de mucha convocatoria (la más masiva de esta lista por lejos) y también porque la historia de Laura Jane Grace fue muy mediática e impactante ya que al momento de comunicar que era una mujer transgénero, en 2012, su banda ya había editado cinco álbumes. En su siguiente disco, Transgender Dysphoria Blues (2014), Grace puso la disforia de género como eje central de sus composiciones.

Evan Greer

Música y autora. Greer (artista cuya imagen ilustra esta nota) celebró el Día de la Visibilidad Trans editando un single llamado “The Tyranny of Either/Or”, que describió como un “una carta abierta en clave punk rock rabioso para los transfóbicos”. El video del single también oficia, según Greer como un mini documental para que lxs trans jóvenes conozcan más de una historia que sigue manteniéndose escondida, con una melodía pop punk de fondo. La canción será parte de un álbum llamado Spotify is surveillance (Spotify es vigilancia), una guerra quijotesca y personal de la artista contra la plataforma digital sobre la que declaró: “Nadie quiere vivir en un mundo donde la música se crea para satisfacer a un algoritmo de sangre fría”. 

Sam Sadowski, de Closet Fiends

Closet Fiends es en realidad un eufemismo bajo el cual el sello Fat Wreck Chords lanzó el EP grabado por Sam Sadowski en 2015. Detrás de esa grabación hay una historia increíble. Sadowski ayudaba a un amigo ciego en un refugio justo cuando este reconoce a Scott Sturgeon, cantante de Leftover Crack, por la voz. Su amigo le contó al músico que Sadowski también cantaba y que había una canción suya en Youtube. Al llegar a su casa, Sturgeon buscó la canción y quedó impresionado, llamó a Fat Mike (dueño de Fat Wreck y líder de NOFX), y le dijo que tenían que contratarla. Pero había un problema, Sadowski era homeless, no había otra forma de encontrarla que salir a buscar por las calles. La buscaron por todo San Francisco hasta que la encontraron. Le preguntaron si se acordaba alguna de sus canciones y si quería ir a grabar en ese mismo momento. Sadowski aceptó. Le compraron una guitarra y una mandolina, los dos instrumentos que sabía tocar, y entraron al estudio a grabar las cinco canciones que conforman el EP Closet Fiends. Sadowski tenía problemas con las drogas y con su salud mental, como no tenía hogar, Mike la alojó en su propia casa por unos meses tratando de impulsar su carrera musical, pero Sam no pudo recuperarse de ninguno de sus hábitos. Al poco tiempo de huir de la casa, falleció. 

Full On Mone’t 

 

El sello Get Better Recrods es uno de los que mayor impulsa el arte del colectivo LGBTQ dentro de la escena punk y tiene en sus filas la lista más rica y diversa en este momento. Este año editó un compilado llamado Sunday, sometimes donde incluye a cinco bandas, entre las cuales se destaca una: Full on Mone’t. “Canto canciones tristes en mi uke. Eso es todo”. Así se define la cantante, de rasgos todavía adolescentes, que susurra su tristeza en versos donde sus lágrimas “vienen y van como olas, pero nunca aprendí a nadar”. El nombre artístico, Full on Mone’t, es una cita de la película Clueless, en alusión a las pinturas de Claude Monet: “de lejos está OK, pero si la ves de cerca es un desastre”.

G.L.O.S.S.

Las iniciales de la banda corresponden a Girls Living Out of Society’s Shit. Lo que se dice una banda que no necesita hacer amistades con nadie. Su música, abrasiva y potente solo quedó registrada en demos y un EP llamado Trans Days of Revenge. A pesar de que su sonido no es lo que se espera que suene en la radio, G.L.O.S.S. tuvo la oportunidad de despegar en 2016. El sello Epitaph les ofreció un contrato por cincuenta mil dólares. La banda lo terminó rechazando argumentando que, a pesar de que Epitaph era un sello independiente, la distribución de su música terminaría en manos de las grandes corporaciones. Luego de tomar esta decisión, la banda tomó otra: separarse. A partir de entonces, todo lo recaudado en el Bandcamp de la banda es donado a un refugio para gente sin techo de la ciudad de Olympia.