05/03/2018

46 discos que no están en Spotify y deberías escuchar

Guía para una educación musical completa.

Archivo
discos de 2017

Incluso la abundancia tiene sus límites. Si bien Spotify (y otras plataformas similares para escuchar música por streaming) ofrece una cantidad extraordinaria de música para escuchar al alcance de un click, hay discos que, por distintas razones, no se encuentran allí.

Ya sea por decisión de los sellos discográficos, por haber quedado escondidos en algún rincón perdido del catálogo o por decisión de los propios artistas, hay álbumes que no son de tan fácil acceso. Aquí hay 46 discos que no están en Spotify Argentina pero que deberías escuchar.

Luca Prodan - Discografía solista

Time, Fate, Love y Perdedores Hermosos son dos recopilaciones póstumas clave para entender el universo Prodan. Desde donde venía (su background musical forjado en la Inglaterra post punk) y hacia a dónde iba (la lectura criolla y desfachatada que hizo carne en Sumo). El carácter netamente amateur de las grabaciones no les quita ni valor ni belleza, más bien todo lo contrario.

Tool - Discografía completa

Concebidos como hechos artísticos de dimensiones colosales, cada disco de Tool representa un evento en sí mismo. Heavy metal visceral & cerebral al mismo tiempo. Música incómoda no apta para melómanos cómodos.

King Crimson - Discografía completa

Sólo dos discos en vivo de King Crimson lograron colarse en Spotify. En sus diferentes formaciones, la banda liderada por Robert Fripp logró aggiornar el rock progresivo a los sonidos del momento, y casi siempre con resultados destacables. Alerta: En Youtube tampoco se consigue.

Almafuerte - “Toro y Pampa” (2006)

Menos heavy que el grueso de su obra pero con más apego por la melodía, Toro y Pampa es la cristalización máxima del Iorio rural y cuenta, además, con inspiradísimo Tano Marciello en guitarras. Trillando la fina (2012), último disco de estudio de Almafuerte, tampoco se consigue en Spotify.

Talk Talk - “Laughing Stock” (1991)

Extraña carrera la de los Talk Talk. Capaces de crear hits mega exitosos como “It’s My Life” se convirtieron, hacia fines de los 80, en una banda de canciones experimentales cercanas al post-rock. EMI les soltó la mano después de Spirit Of Eden y, en total control de su obra, se despacharon con Laughing Stock, un disco de una fragilidad encantadora.

Morphine - “Like Swimming” (1997)

“Tuvimos algunos problemas con los derechos de nuestra música, por haber diferentes compañías discográficas de por medio, y también con el uso de nuestro propio nombre. Hace muy poco las cosas empezaron a acomodarse y ahora tendremos la posibilidad de revisarlo”, le dijo Dana Colley a Silencio en 2016. El tema, sin embargo, aún no se resolvió, ni con Like Swimming ni con The Night (2000)

Fun People/She Devils - “El aborto ilegal asesina mi libertad” (1997/2000)

Editado en 1997 y reeditado en 2000 con dos temas más, “El aborto ilegal asesina mi libertad” es un split de Fun People y She Devils, bandas claves del hardocre punk argentino de los 90 ¿Por qué deberías escucharlo? Porque el título plantea una discusión aún no resuelta.

Ron Wood - “Not For Beginners” (2001)

Está bien, ni Slide On This (1992) ni Not For Beginners -ambos ausentes en Spotify- son de los mejores discos de Ron Wood, pero si es un Rolling Stone, lo tenés que tener completito. Y más aún si en un tema se le une un tal Bob Dylan.

Ramones - "Animal Boy" (1986) y otros

Spotify priva a la Argentinade de tres discos de los Ramones editados en la década del 80: Subterranean Jungle (1983), Too Tough To Die (1984) y Animal Boy (1986). Un despropósito inexplicable en la patria que mejor trató a Joey y sus hermanos musicales.

Willy Crook - Discografía (casi) completa

El hombre que tradujo el funk y el soul (más cerca de Chaka Kahn que de James Brown) al cancionero argentino. Se encuentra disponible en Spotify su disco debut (Big Bombo Mamma, 1995) pero ninguno de los que grabó al frente de Willy Crook & The Funky Torinos. De escucha obligada mientras revolvés el whisky con el dedo.

Black Sabbath - “Headless Cross” (1989)

Con la formación original ya totalmente desvirtuada, Iommy se probaba capaz de sacar riffs debajo de la manga como si el tiempo no hubiese pasado. Y Tony Martin, de la escuelita de Dio, entregaba una rendición vocal a la altura del grupo. En batería, hacía su debut Cozy Powell.

Turf - "Una pila de vida" (1997)

Para quien no salga de los márgenes de Spotify, la discografía de Turf arrancará con Turfshow (2001) lo que signfica que desconocerá la existencia de los fundamentales Una pila de vida (1997) y Siempre libre (1999). Levinton y compañía en sus inicios, con más desparpajo que nunca.

Pavement - “Slanted and Enchanted” (1992)

Es cierto, pusieron una versión en vivo para zafar, pero Slanted and Enchanted es una joya del lo fi noventoso y gran parte de su encanto pasa por su sonido de estudio. Malkmus corazón, acá tenés los pibes pa’ tu extraña distorsión.

Oconnor - “Hay un lugar” (1999)

El debut solista de Claudio O’Connor después de ser la voz de Hermética y Malón. Si bien se nota su anclaje con el heavy argento purista, también se dejan ver algunas de las variantes rítmicas que profundizaría en el futuro. “Reflexión” y “Se extraña araña” hoy son casi inamovibles de su repertorio en vivo.

Los Twist - Discografía (casi) completa

La dicha en movimiento (1983) es el único disco de estudio de Los Twist disponible en Spotify. Sin embargo, el particular universo de Pipo Cipolatti y compañía entregó más gemas de rockabilly destartalado por varios años más ¡A por ellos!

Teenage Fanclub - “Bandwagonesque” (1991) y “Grand Prix” (1995)

Por alguna extraña razón, el tercer y el quinto disco de la banda escocesa liderada por Norman Blake y Gerard Love no están disponibles en streaming. La ausencia no sólo es llamativa porque sí está el resto de su discografía (y gran parte de ese material se publicó a través de Creation, el mismo sello que lanzó los álbumes ausentes), sino también dolorosa, al tratarse de lo mejor de su producción. Abrir la licuadora, echar Sonic Youth, The Beatles, Big Star y Dinosaur Jr, dejar reposar y servir en vaso largo.

Babasónicos - “Babasónica electrónica” (2000) y “Mucho+” (2009)

Sí, están sus once álbumes de estudio. También aparecen “Vórtice marxista”, “Vedette”, “Groncho”, “Carolo” e “Inflame”, discos que ofician de discografía paralela del grupo, y hasta algunos EPs de remezclas. Por ese mismo motivo, no se explica la ausencia del álbum en el que Daniel Melero, El Otro Yo, Trineo y Dr Trincado remixaron las canciones de Babasónica, ni la de la versión expandida de Mucho, con siete temas y tres versiones alternativas que no figuran en el disco original.

My Bloody Valentine - “mbv” (2013)

Malas noticias, fan del shoegaze. Si tuviste que esperar 22 años para conocer al tercer disco de My Bloody Valentine, quizá te toque aguantar una cantidad de tiempo similar para tener en streaming al Chinese Democracy del noise. Porque siempre se puede hacer las cosas un poco más complicadas, en la web del grupo se puede comprar mbv en digital… sólo si se adquiere el álbum en algún formato físico.

Dr. Dre - “The Chronic” (1992)

Apenas se fue de N.W.A, Dr. Dre lanzó su carrera solista con uno de los mejores discos de hip hop de todos los tiempos. Sampleos de Parliament/Funkadelic, estética gangsta y una lírica inspirada lo catapultaron como uno de los cerebros más creativos de la década del 90. Compton (2015) tampoco está en Spotify, y debería.

Massacre - "Sol Lucet Omnibus" (1992)

El disco debut de Massacre resume aquellos días en los que dejaban de ser un grupo skater punk para convertirse en otro mucho más ecléctico y curioso de las tendencias de aquellos tiempos. En su momento, el “hit” era “Violence”. Pero hoy en sus presentaciones pocas veces faltan “Ella Quiso”, “Papel Floreado”, “Armas” o “3 Walls”.

Plan V - “Plan V” (1996) y “Plan Black V Dog” (1998)

Un año antes de la separación de Soda Stereo y radicado en Chile, Gustavo Cerati fundó un proyecto de música electrónica junto a tres músicos locales. Ni su debut homónimo ni el álbum colaborativo con el grupo inglés The Black Dog están disponibles en Spotify, así que a YouTube dale gracias.

Martes Menta - “17 caramelos” (1992)

Mucho antes del indie guitarrero de Valle de Muñecas y las incursiones de garage/prog/heavy metal/folk (y la lista sigue) de Pez, Manza Esaín y Ariel Sanzo compartieron proyecto en Martes Menta, o la lectura local del madchester. Aunque el título del disco no le hace honor a su cantidad de canciones (son 14), el álbum incluye una versión de “Que ves el cielo”, de Luis Alberto Spinetta.

Jon Brion - “Meaningless” (2001)

Conocido por su trabajo en las bandas de sonido de Magnolia, y Eterno resplandor de una mente sin recuerdos, el productor y arreglador favorito de Elliott Smith, Kanye West, Aimee Mann y Fiona Apple grabó en 2001 su único disco de canciones, con una edición independiente que nunca llegó al mercado digital.

Peter Gabriel - Discografía completa

Del rock sinfónico al pop, pasando por el art rock y el worldbeat. Más de 40 años de carrera como solista se resumen en Spotify a un solo disco en vivo. Y nadie debería privarse de bailar al ritmo de “Sledgehammer”.

Leo García - "Vital" (1999)

Finalizada la experiencia con Avant Press y poco antes de sumarse a la banda de Gustavo Cerati para las presentaciones de Bocanada,  Leo García grabó para Índice Virgen su álbum debut, una colección de canciones preciosistas que se pasea entre el folk, el pop  y el tecno minimalista.

Heavy Stereo - Déjà Voodoo (1996)

Mientras Oasis sonaba hasta en la sopa en el Reino Unido, Gem Archer, su futuro guitarrista debutaba al frente de una banda de glam rock con anabólicos, que sonaba como T-Rex y New York Dolls recién salidos de una clase de crossfit. La banda se separó un par de años después de la edición de su primer disco, y Archer decidió aceptar una invitación de los Gallagher para sumarse a su nueva formación. Win-win.

Tristeza - “Dream Signals In Full Circles” (2000)

Formados en California a fines de los 90, Tristeza se volcó por el lado menos ruidoso y más arpegiado del post-rock. Este, su segundo disco de estudio, es ideal para ponerse en los auriculares y salir a caminar bajo una lluvia de verano.

Flopa Manza Minimal - “Flopa Manza Minimal” (2003)

En 2003, Flopa Lestani, Manza Esaín y Ariel Minimal (hoy Sanzo) se juntaron informalmente para compartir canciones sin más recursos que sus guitarras y sus voces. Con los protagónicos y los créditos compositivos repartidos de manera equitativa, su único álbum fue uno de los primeros hitos del rock nacional del nuevo milenio, el PorSuiGieco de la escena independiente local.

Reincidentes - “Tarde” (1994), “Nuestros años felices” (1996) y “¿Qué sois ahora?” (1998)

Antes de reducirse a una Pequeña Orquesta (?), las canciones de los primeros tres discos de Reincidentes hacían foco en el costado más lúgubre de su cancionero, ahí donde rock oscuro se tutea con el vals y el tango (no por nada fueron los encargados de abrir el show de Nick Cave en el teatro Opera en 1996). Un pleito con la banda española homónima los llevó a cambiar de nombre, y también de estilo, incorporando tonos de Europa del Este, chanson y música gitana. Como para hacer que todo sea un poquito más confuso, los álbumes de Pequeña Orquesta Reincidentes sí están disponibles en streaming.

Menos Que Cero - "Menos que cero" (1997) y "Cualquier otro día" (1999)

A mediados de los 90, y tras el final de Martes Menta (ver más arriba), Manza Esaín cambió el teclado por la guitarra y pasó al frente de un trío que combinaba sensibilidad (power) pop con rabia punk. En su poco más de un lustro de existencia, Menos Que Cero publicó un álbum de estudio y una recopilación de inéditos, covers y versiones alternativas que a la fecha no están disponibles en Spotify.

Man Ray - “Perro de playa” (1991) / “Hombre rayo” (1994)

En 1991, Hilda Lizarazu y compañía se colaron en las FMs nacionales gracias a hits como “Sola en los bares”, “Olvidate de mi” y “Caribe sur”. Como continuación, Perro de playa fue un éxito de ventas, con más de 30.000 copias vendidas. Tres años después, Man Ray terminó de estallar por completo con Hombre rayo, en buena medida gracias a que “Todo cambia” fue cortina de Montaña Rusa. Ninguno de estos dos discos claves se encuentra en streaming. De hecho, solo hay tres discos de ellos en la plataforma: el homónimo debut, Piropo (1995) y un extraño “grandes éxitos” al que le faltan varios éxitos.

Súper Ratones - Los primeros 5 discos

La discografía de los marplatenses aparece mutilada en Spotify, ya que faltan sus primeros cinco álbumes: Rock de la playa (1990), Segundo tiempo (1991), Aire para respirar (1993), Reciclable (1995) y Zapping Club (1996), todos editados en su momento por el sello Barca. Aquellos álbumes iniciales mostraban a una banda fresca que buscaba seguir los pasos de los Beach Boys…pero con la vista desde la Bristol.

Beyoncé - “Lemonade” (2016)

Fiel a Tidal, la plataforma de música en streaming de su marido Jay-Z, Beyoncé priva a los usuarios de Spotify de su obra maestra. Feminismo, lucha racial y variedad de estilos en un solo lugar. Fue disco del año para Silencio, claro.

Miguel Abuelo - "Miguel Abuelo et Nada" (1975)

La historia cuenta que a principio de los 70, Miguel Abuelo se fue a hacer vida bohemia en Europa y conoció a un multimillonario israelí llamado Moshe Naím que le propuso financiar la grabación de un disco. El artista armó una banda que incluía a Daniel Sbarra (Virus) en guitarras y lo grabó con un nivel de producción que nada tenía que envidiarle a las bandas más importantes de la época. Progresivo, hard y psicodélico, Miguel Abuelo et Nada es una rareza en la discografía del paladín de la libertad. Se editó en Francia dos años después de la grabación, cuando el grupo ya se había disuelto y quedó como una figurita difícil de conseguir. Las versiones que circulan son “piratas” y hoy una copia en vinilo puede llegar a costar $ 7000.

Fantasmagoria – “El río” (2012)

El único álbum de Fantasmagoria que no está en Spotify (ni siquiera en YouTube) es uno de sus mejores. En El río, Gori abre su corazón y entrega un puñado de canciones honestas que se dirimen entre el alboroto de su cabeza y el brillo de la acústica al frente. “Del otro lado del espejo”, canción final del disco, representa uno de los momentos más finos que haya entregado alguna vez este Marc Bolan de Constitución.

Parlet - Discografía completa

En la década del 70, todo lo que tocaba George Clinton se convertía en oro. Dispuesto a producir a cada uno de los artistas que formaran parte del colectivo Parliament/Funkadelic, reunió a las coristas Mallia Franklin, Jeanette Washington y Debbie Wright y dio forma a Parlet. En sus tres discos, explotan el costado femenino del p-funk y coquetean con los arrelgos más delicados de la música disco.

Café Tacvba - “Revés/YoSoy” (1999)

Un disco doble. Uno instrumental, otro cantado. Revés/YoSoy es la obra más experimental y arriesgada de la carrera de los mexicanos. Originalmente el grupo le presentó a Warner, su sello de aquel entonces, sólo el disco instrumental. La compañía lo rechazó y los “invitó” a hacer otro con letras. La banda respondió con canciones complejas de difícil rotación radial, en las que se mezclaban instrumentos orgánicos con electrónicos. Las tensiones entre el grupo y la discográfica (el álbum fue un fracaso comercial y terminaron el contrato) hicieron que haya quedado descatalogado… incluso para las plataformas de streaming.

El Perrodiablo - “El espíritu” (2012)

Aunque para entender la propuesta de los platenses es imprescindible verlos en vivo, El espíritu es el trabajo de estudio que mejor condensa su aventura de punk y hard rock salvaje, con varios temas que hoy son infaltables en sus shows, como “Las Vegas”, “El monje negro”, “No me digas que no” y esa gema descarnada, agitada y pegadiza llamada “Algo sobre estar vivo”.

Artistas Varios - Radio Olmos

Hubo un día en agosto de 1993 que Hermética, Attaque 77, A.N.I.M.A.L., Pilsen, Massacre, Lethal, junto a los ingleses UK Subs coincidieron dentro de un centro penitenciario de la provincia de Buenos Aires, más precisamente en la Unidad #1 Lisandro Olmos ubicada en el partido de La Plata. Radio Olmos fue la aventura más riesgosa del productor Alejandro Taranto, que hasta llevó equipo de filmación cinematográfico para registrar semejante epopeya. El celuloide hasta hoy nunca vio la luz, pero el CD editado poco meses después hoy cotiza en bolsa.

The Racketeers - "Mad For The Racket" (2001)

Pensar en un grupo con Wayne Kramer (MC5), Brian James (The Damned), Duff McKagan (Guns N’ Roses) y que en la batería se alternen  Stewart Copeland (The Police), Clem Burke (Blondie) y Brock Avery (Wayne Kramer Band) parece descabellado, pero tal cosa existió, editó un álbum en 2001 y pasó (injustamente) sin pena ni gloria. Rock con domicilio en Detroit, actitud punk y toque blusero, donde Kramer y James se van intercalando en la voz principal en cada uno de los 12 temas. Demasiada gente grossa en un mismo disco para dejar pasar solo porque no está en streaming.

Flema - "Si el placer es un pecado... bienvenidos al infierno" (1997)

Probablemente el mejor disco de Flema. Si el placer es un pecado… bienvenidos al infierno encontraba a Ricky Espinosa en su punto de mayor creatividad. Son varios los discos ausentes de los formados en Avellaneda, pero, por más nativo digital que seas, nadie debe pasar por este mundo sin cantar a los gritos: “Nunca seré policía, de provincia ni de capital

Adrian Iaies Trio - "Las tardecitas de Minton's" (1999)

Un disco clave no sólo del jazz argentino sino de toda esta parte del continente. Las tardecitas de Minton’s encuentra a Adrian Iaies en uno de los puntos más altos de su carrera, echando mano a repertorio tanguero (Piazzolla, Gardel, Mores y otros), visitando a Monk y también mostrando sus habilidades como compositor.

Demonios De Tasmania - Discografía (casi) completa

Primero como Demonios de Tasmania y después como DDT, los liderados por Carlos Gramuglia (Sharly) ostentan una discografía bien frondosa que aún hoy sigue sumando títulos. Para saber cómo sonaba el rock sónico más allá de Babasónicos y Los Brujos, es por acá.

Cienfuegos - Discografía (casi) completa

Uno de los tantos proyectos del incansable Sergio Rotman. Formados en los 80, Cienfuegos se consolidó durante la segunda mitad de la década del 90 con cuatro discos de de punk cerebral. Tres de ellos no se consiguen en Spotify.

Neu! - “Neu! 2” (1973)

Clásico infaltable del krautrock (¿qué sería de las bandas del sello Laptra sin “Für Immer”?). Es también el mejor ejemplo de que el dinero nunca es un límite: cuando Michael Rother y Klaus Dinger entraron al estudio gastaron todo el presupuesto en grabar los primeros cuatro temas del disco. Para llegar a la duración de un LP, remixaron las canciones “Neuschnee” y “Super” en diferentes velocidades. Como resultado, el lado B suena extraño y desconcertante aún 45 años después de su lanzamiento.

Tom Verlaine - “Warm and Cool” (1992)

Fiel a su aversión a los populismos, en 1992 el líder de Television lanzó un álbum puramente instrumental. El sonido de la guitarra de Verlaine es difícil de describir, básicamente porque nada se le parece. Como si fuera una gran zapada, el neoyorquino se planta con barroquismo salvaje y vuelve a sacar a relucir aquella influencia jazz underground que tan bien le quedó en Marquee Moon. Ideal para musicalizar momentos intimos.

Textos de Sebastián Chaves, Ilan Kazez, Miguel Mora y Joaquín Vismara