20/01/2016

3 bandas que se despidieron en la Argentina

"Gracias, no vamos a volver pronto".

Por cuestiones de agenda o simplemente de no soportarse más, tres bandas importantes en la historia del rock dieron las hurras en Buenos Aires. No hubo piñas en ningún caso (que se sepa), dos de ellas volvieron luego con otras formaciones y la otra cerró aquí precisamente su gira de retorno, pero lo cierto es que lo último que vieron sus alineaciones clásicas fue al público argentino. Que es el mejor del mundo, separemos los tantos.

Pavement

Pavement siempre fue una banda inusual, por eso no llama tanto la atención que su gira de reunión haya terminado en La Trastienda, con la capacidad por la mitad y ¡un lunes a la noche! El 22 de noviembre de 2010, Stephen Malkmus y compañía dieron su segundo show en Buenos Aires, que marcaba también el final del tour y (hasta hoy) de la banda. Como la noche anterior, el cantante y guitarrista casi no hizo pausas entre los temas, que sonaron acelerados en varios casos. El último tema, un cover de "Desert", de Marble Valley  (que puede verse en el video), fue con toda la crew sobre el escenario.

Héroes del low fi y del indie rock, los integrantes del quinteto de Stockton, California, se habían separado a mediados de 2000, básicamente porque ya no se bancaban. Pero una década más tarde, Malkmus, el guitarrista Scott Kannberg, el bajista Mark Ibold, Steve el baterista West y el perscusionista Bob Nastanovich se juntaron para un exitoso tour, acompañado por la publicación del compilado Quarantine the Past. Después de 2010, el pasado volvió a estar en cuarentena.

New Order

Aunque en 2015 haya sacado un muy buen disco, New Order sabe de separaciones. La primera formación, con Bernard Sumner (voz y guitarra), Peter Hook (bajo), Stephen Morris (batería) y Gillian Anderson (teclados) se había diluido en 1993, después de publicar Republic, y cinco años después la banda regresó ya sin la tecladista. Ese trío conformado por los sobrevivientes de Joy Division -y núcleo de New Order- fue el que debutó en la Argentina el sábado 18 de noviembre de 2006, en el Personal Fest realizado en el Club Ciudad de Buenos Aires. Pero fue debut y despedida.

No hubo muchas señales durante el concierto de que se tratara del último de la banda, salvo por algunas pintadas en los parlantes de Hook y porque éste pareció no querer bajar del escenario cuando "Love Will Tear Us Apart" llegó a su final. Pero un rato antes, Morris y Hook ya le habían anticipado a Página/12 que probablemente no hubiera más New Order. Al poco tiempo, el batero se desdijo, pero el bajista aseguró que no volvería a tocar con sus excompañeros. Y en eso siguen: el grupo volvió con Anderson y reemplazo para Hook, mientras este formó The Light. Ambos vinieron un par de veces más a Buenos Aires por separado.

Es probable que el abrazo que Axl Rose le dio a Slash después de "Paradise City", que marcaba el final del concierto del 17 de junio de 1993 ante un Monumental repleto, haya sido también el último que los haya estrechado en más de dos décadas. La relación entre ambos había llegado a un punto de no retorno, aunque la banda publicó luego el álbum de covers The Spaghetti Incident. En realidad, Rose se deshizo de todo el resto del grupo y prometió la urgente grabación de Chinese Democracy con otra formación, cosa que recién concretó 15 años más tarde y después de gastar 14 millones de dólares (es, al día de hoy, el disco más caro de la historia).

Guns N' Roses nunca dejó de existir formalmente -de hecho, Axl y sus músicos contratados vinieron varias veces a la Argentina-, aunque los fans soñaron durante más de dos décadas con la reunión que finalmente se concretará en Las Vegas el 8 y el 9 de abril. La formación "clásica" de grupo -con el bajista Duff McKagan y los entonces "recién llegados" Gilby Clarke y Matt Sorum- había quedado en las postales con Axl enfundado en la camiseta de la Selección Argentina, en el concierto que marcó el final del Skins N' Bones Tour. El año anterior habían debutado en Buenos Aires y el expresidente Carlos Menem los había llamado "forajidos", pero ésa, amigos, es otra historia...