09/05/2017

Divididos rankeado de peor a mejor

Discusiones por los gustos...

Cecilia Salas
Ricardo Mollo

En sus casi 30 años de carrera, Divididos se estableció y se pensó a sí misma como una banda para el vivo. Cada show es una demostración de destreza, técnica y resistencia tan contundente que probablemente sea la banda argentina que mejor ha logrado inscribirse en la tradición del rock de guitarras. Al fin y al cabo, por algo se la apoda "La aplanadora del rock and roll". Y aunque la producción en estudio ha ido decreciendo notablemente (tres discos en lo que va del milenio), posee una discografía que contiene más puntos altos que bajos, por lo que merece ser revisitada. Al menos hasta que aparezca del sucesor de Amapola del 66.

8. Amapola del 66 (2010)

divididos-amapola-del-66-front-cover-47618

El último trabajo en estudio de Divididos es, también, el más irregular de su discografía. "Hombre en U" y "Perro funk" son destellos del vértigo característicos del grupo y la versión purista de "La flor azul" completa los mejores momentos de Amapola del 66, pero el resultado general es un compendio de canciones que no recuperan la identidad del grupo. Las expectativas generadas por ser el primer disco del grupo en ocho años, definitivamente le juegan en contra a la hora de ponerlo en perspectiva.

7. Vengo del placard de otro (2002)

divididosvengo

Después de reinventarse a sí mismos en Narigón del siglo, Divididos se dispuso a cantarle a un país que había volado por el aire en diciembre de 2001. "Villancico del horror" y "Casitas inundadas, a votar" funcionan como crónicas de época mientras que "Pepe Lui" y "Cajita musical" son las viñetas costumbristas que tan bien ensambla la dupla Mollo-Arnedo con el método de cadáver exquisito. De todos modos, el disco en su totalidad carece de la frescura y agilidad que caracteriza al grupo.

6. Otro le travaladna (1995)

divididos-otroletravaladna-1995

El primer disco de la era Araujo tenía todas las de perder de antemano. Su antecesor, La era de la boludez le había dado a Divididos su mayor éxito comercial y sostener la exposición no sería nada fácil. Aunque con el tiempo ha sido revalorizado, incluso por los mismos músicos, Otro le travaladna reincide en experimentaciones que no conducen a nada. Apenas "Tomando mate en La Paz" y "Basta fuerte" logran hacerse lugar en el repertorio en vivo del grupo.

5. 40 dibujos ahí en el piso (1989)

divididos40

Con el fantasma de Luca todavía rondando las cabezas de Mollo y Arnedo, 40 dibujos ahí en el piso conservaba el norte estético de Sumo ("Los sueños y las guerras", "Un montón de huesos", "Los hombres huecos"). Si bien "Haciendo cosas raras" prefiguraba lo que sería el sonido clásico de Divididos, las capas de delays, ecos y cámaras transmitían el ánimo de un grupo que aún no había podido sacarse la tristeza de perder a un amigo. Visto a la distancia, el debut de Divididos se sostiene como un muy buen disco de post punk tardío.

4. Narigón del siglo (2000)

divididos_narigon

Narigón del siglo fue el disco en el que Ricardo Mollo se plantó como cantante (y no como guitarrista puesto a cantar). Contundentes en términos de producción y arreglos, los Divididos alcanzaron sus puntos de máxima calma en "Spaghetti del rock" y "Par mil", y rockearon duro y parejo en "Casi estatua" y "Elefantes en Europa". El fin del menemato, los amores rotos y el auge de internet atraviesan la obra en frases construidas con la típica agudez aleatoria del grupo: "Buenos Aires naufraga por Perón punto com" y "Besos por celular".

3. Gol de mujer (1998)

goldemujerdivididos

Con un arranque a puro virtuosismo cancionero ("Nene de antes", "Alma de budín") y un puñado de disrupciones telúricas imperdibles ("Letra gótica", "Niño hereje"), Gol de mujer se construye casi sin fisuras. Las noches de mucho alcohol y poco sexo se convierten en el eje central de un disco que arroja varios de los mejores delirios líricos del grupo en toda su carrera. Los momentos de calma y melancolía vienen con "Luca" y "Vientito de Tucumán", un homenaje al líder de sumo y un poema inédito de Atahualpa Yupanqui, para que el ADN quede bien a la vista.

2. La era de la boludez (1993)

divididos-la-era-de-la-boludez-1993

De la mano de Gustavo Santaolalla, Divididos ordenó sus ideas y su sonido para llegar a la masividad al mismo tiempo que solidificaba su esencia. "¿Qué ves'", un reggae de aristas afiladas, le valió la alta rotación, mientras "Paisano de Hurlingham" lo consolidó para siempre como el power trío (post Manal) por excelencia. Como si hiciera falta algo más, la monumental versión zeppeliniana de "El arriero" funciona como síntesis perfecta de un disco cuyo título puede leerse como una crítica temprana al menemismo.

1. Acariciando lo áspero (1991)

Divididos-Acariciando_Lo_Aspero

Al menos nueve de las 13 canciones que conforman Acariciando lo áspero son fijas en los recitales de Divididos. Así de definitivo para el sonido del grupo es su segundo trabajo de estudio. Por un lado, "Ala delta", "El 38" y "¿Qué tal?" resumen a la perfección la fórmula de rock valvular y funk hendrixiano del grupo; por el otro, "El burrito", "Sisters" y "Haciendo cola para nacer" se reparten el humor, la balada y los intereses folklóricos. "Cuerdas gargantas y cables", cantaba Luca en Sumo. Todo eso, en este disco.