01/07/2019

Miley Cyrus interpretó a su personaje de “Black Mirror” en Glastonbury

El público quedó con la cabeza como un agujero.

Es sabido que a Miley Cyrus le gusta jugar con los límites de lo previsible en el pop. Allí están sus aventuras cannábicas y/o su asociación creativa con The Flaming Lips (probablemente relacionada con el ítem anterior). El domingo, la creadora de “Wrecking Ball” decidió ir un paso más allá al ponerse en el cuerpo de Ashley O, su personaje en un capítulo de la serie Black Mirror, en el festival de Glastonbury.

Ataviada con una peluca rosa con un corte carré, Cyrus interpretó “On a Roll”, una versión levemente modificada del clásico industrial “Head Like a Hole”, de Nine Inch Nails. La elección del cover tiene su motivo: la canción es una de las relecturas que hace su personaje en la serie británica (la otra es “Right Were It Belongs”). En el capítulo, Ashley O es una estrella pop mundial rigurosamente controlada por sus managers, que deciden comercializar muñecos a escala a su imagen y semejanza. A su vez, su historia se cruza con la de dos hermanas que, tras quedar huérfanas de su madre, reciben una de esas muñecas como regalo para sobrellevar el luto. 

La irrupción de su otra identidad no fue la única sorpresa del set de Miley Cyrus en Glastonbury. Así como The Killers sumó a Pet Shop Boys y Johnny Marr en su set del sábado, la ex Hannah Montana invitó al escenario a su padre, la estrella country Billy Ray Cyrus, a Mark Ronson y al rapero Lil Nas X. Gran parte de su repertorio estuvo centrado en las canciones de SHE IS COMING, un EP publicado a fines de mayo, que es el primer episodio de una trilogía que completarán otros dos extended plays: She Is Here y She Is Everything. A su vez, los tres EPs juntos darán forma a su séptimo disco de estudio, oportunamente titulado She Is Miley Cyrus.