15/04/2018

Beyoncé cerró la primera noche de Coachella con un show histórico

Todo lo que el entretiempo del Super Bowl no tuvo.

Courtesy of Coachella

Reunir a la banda que la lanzó a la fama, subir al escenario a Jay-Z y hasta samplear un hit latino: todo eso hizo Beyoncé anoche, en un show en el que sacó chapa de máxima superestrella pop de la actualidad ante unas 100 mil personas.

A lo largo de 105 minutos, la artista repasó prácticamente toda su carrera en su presentación en el festival Coachella. El inicio, con “Crazy In Love”, contó con decenas de bailarines, un vestuario de diosa egipcia, una marching band de dimensiones épicas y una puesta escenográfica digna de un show solista.

Más tarde, Kelly Rowland y Michelle Williams -integrantes junto a Knowles de la formación más estable y exitosa de Destiny’s Child- subieron al escenario para interpretar “Lose My Breath,” “Say My Name” y “Soldier” por primera vez en más de una década.

El resto de los invitados fueron, literalmente, de la familia: Solange participó como bailarina en “Get Me Bodied”, mientras que Jay-Z cantó “Déjà Vu” junto a Beyoncé. La unión en Coachella de Shawn Carter y su esposa funcionó como anticipo de la gira que tienen planeado iniciar juntos, denominada On The Run II.

En uno de los varios crossovers de la noche, una versión de “Queen B” remixada junto a “Mi gente”, el hit reggaetonero de J Balvin, sorprendió a la comunidad latina estadounidense… y al propio artista colombiano, que agradeció el sampleo en su cuenta de Instagram.

Incluso si no hubiera hecho todo eso arriba del escenario, el show hubiera sido igualmente histórico. “Gracias por dejarme ser la primera mujer negra que se convierte en headliner de Coachella”, dijo justo antes de cantar “Flawless” en el desierto californiano.

El show de Beyoncé, al igual que el resto de las presentaciones de la noche (con nombres como Tyler, The Creator y David Byrne) se repetirán el fin de semana próximo. Si bien el orden de los sets será idéntico, es de esperar que haya algunos pequeños cambios -y sorpresas, claro- para esa ocasión.