15/01/2021

Murió Sylvain Sylvain, guitarrista de New York Dolls

Adiós a un asesino del lápiz de labios.

PUNKassPHOTOS / Flickr

Tras años de luchar contra un cáncer, el miércoles 13 murió Sylvain Sylvain, guitarrista de los New York Dolls. El músico -que tenía 69 años- fue parte esencial del quinteto, que a principios de los 70 le puso glam y purpurina a un rock que parecía anquilosado, y que le abrió las puertas a la escena punk del Bowery. Con la banda reformada en este siglo, el violero visitó la Argentina en dos oportunidades y publicó el libro de memorias There's No Bones in Icecream.

"Mi mejor amigo durante tantos años, todavía puedo recordar la primera vez que lo vi entrar a la sala de ensayo / bicicletería con su bolsa de alfombras y guitarra directamente del avión después de haber sido deportado de Ámsterdam. Al instante lo amé. Te voy a echar de menos, viejo amigo. Voy a mantener el fuego ardiendo. Au revoir Syl mon vieux copain", escribió en su cuenta de Facebook en cantante David Johansen, ahora único sobreviviente de los New York Dolls.

Sylvain Sylvain nació en El Cairo, Egipto, el 14 de febrero de 1951, con el nombre de Sylvain Mizrahi. "Mi familia se exilió en 1956, durante el incidente con el Canal de Suez", recordó en el libro Please Kill Me. "Nos trajo a Estados Unidos algún comité judío, el mismo que estaba trayendo a los judíos rusos. Llegamos en barco y yo probablemente haya sido uno de los últimos inmigrantes en llegar navegando al puerto de Nueva York para ser recibido por la Estatua de la Libertad. Las primeras palabras que aprendí cuando me bajé del barco fueron 'Fuck you'. Yo andaba por ahí con mis zapatos marrones y la gente me preguntaba '¿Hablás inglés?', y yo le respondía 'No'. Y después le decía 'Fuck you'".

Con su familia instalada en Jamaica, Queens, Sylvain Sylvain no tardó demasiado en conocer al futuro baterista de los Dolls, Billy Murcia, quien vivía a tres cuadras. A principios de los 70, esa amistad ya se había consolidado. “Fumábamos porro, teníamos el pelo largo y nos habían echado del colegio por llegar siempre tarde y por tratar de joder con las chicas todo el tiempo. Como sabíamos de ropas y esas cosas, creamos una compañía de sweaters, Thruth and Soul Sweaters, y nos hicimos muy populares. Empezamos a venderles a todas las boutiques de Nueva York, hasta que firmamos un contrato con una gran fábrica para producir más", le dijo el guitarrista a Página/12 en 2007.

Justo frente al local de Sylvain Sylvain y Billy Murcia había un negocio donde se reparaban muñecas: de allí salió el nombre New York Dolls. Según recordó el guitarrista, armaron el grupo (junto a Johansen, el violero Johnny Thunders y el bajista Arthur "Killer" Kane) porque no les gustaba en qué se había convertido el rock a principios de los 70 esa época. "Todas las bandas hacían óperas, no había más rock’n’roll. Ya no era sexy, era un puto aburrimiento. Y dijimos: ‘Fuck, esto es un asco, queremos volver a divertirnos’. Por eso formamos los New York Dolls. Nos convertimos en los favoritos de toda la gente del centro de Nueva York, las drag queens y las superstars de Warhol, y los chicos del East Village, lo que ahora llaman el Lower East Side. Ellos también estaban aburridos, así que les encantaba vestirse para la ocasión, igual que nosotros, y se convertía en una noche loca".

Con la influencia clara de los Rolling Stones -pero también de The Stooges y MC5-, la banda grabó dos discos, New York Dolls y Too Much, Too Soon, que tuvieron poco éxito en su época pero hoy son considerados clásicos del proto punk. “Los New York Dolls fueron, son y serán más que música: es moda, estilo, sexo, impacto, a veces escándalo y definitivamente algo muy sexy”, decía el guitarrista.

Tras ser despedidos por el sello Mercury Records, los Dolls tuvieron por un breve período como manager al inglés Malcolm McLaren, quien luego ensamblaría a los Sex Pistols en su tienda londinense. Los Dolls se separaron en 1977, cuando ya no contaban con Thunders ni el batero Jerry Nolan (que había ocupado el lugar de Murcia, muerto por asfixia accidental tras una sobredosis). Sylvain Sylvain intentó una carrera solista, aunque con menos suceso que Johansen.

La reunión del grupo llegó en 2004, a instancias de un expresidente de su fan club inglés: Morrissey. El cantante, encargado de curar el festival Meltdown, convenció a Johansen, Sylvain y Kane de un regreso que se suponía efímero, pero que duró varios años. El bajista sólo pudo completar unos pocos shows antes de morir, pero los New York Dolls siguieron adelante y grabaron los discos One Day It Will Please Us to Remember Even This,
Cause I Sez So y Dancing Backward in High Heels.

"“En 1971 había una enorme pared frente a todos: no podías aprender a tocar un instrumento o a ser un artista que pueda tocar en vivo, que es lo que en verdad somos los Dolls", explicaba Sylvain Sylvain sobre la importancia de la banda. "Antes de nosotros tenías que vender discos como los Beatles o los Rolling Stones para que te ofrecieran un contrato. Nosotros volteamos esa pared y así pudieron ingresar Patti Smith, los Ramones, Blondie, Talking Heads, Television... Y eso sólo en Nueva York. Porque también hay que ver a todos los que influimos en todo el mundo. Descubrimos que no sólo el Lower East Side amaba a los Dolls sino que había gente así en todo el mundo".