08/11/2016

Por qué sigue suspendido el show de Kraftwerk en el Luna Park

Todo indica que habrá que tomar la Autobahn para verlos.

Peter Boettcher / Gentileza

A dos semanas de la llegada de Kraftwerk a la Argentina, el show está "suspendido" por una decisión en la que participan tanto la Justicia porteña como el Gobierno de la Ciudad. Los productores del evento solicitaron a un juez a cargo de una causa vinculada a la tragedia de Time Warp que autorice el levantamiento de esa medida; en caso de que eso no suceda, la fecha se mudará del Luna Park hacia otra ubicación en el Gran Buenos Aires.

La polvareda se inició a principios de noviembre, cuando varios usuarios de Twitter descubrieron que la venta de entradas para el show de los alemanes, pautado para el miércoles 23, estaba "suspendida" en Ticketportal, el sistema a cargo de la comercialización de las mismas. En ese momento, los organizadores le habían asegurado a Silencio que la fecha estaba confirmada; recién este lunes la ticketera indicó que estaba "esperando la confirmación" de dónde se realizará el concierto para rehabilitar la venta.

Desde Move Concerts, la productora responsable del evento, explicaron a Silencio que en julio habían solicitado la autorización para iniciar la venta de entradas ante la Dirección General de Habilitaciones y Permisos (DGHP) del Gobierno de la Ciudad. A pesar de haber obtenido ese visto bueno, la empresa recibió a fines de octubre una contraorden por parte del mismo organismo, obligándolos a frenar la comercialización de tickets.

La justificación esgrimida por los funcionarios del área radica en que sigue vigente una medida judicial que obliga a la Agencia Gubernamental de Control (la repartición a la que pertenece la DGHP) a "no otorgar permisos para la realización de eventos masivos de música electrónica", así como a "prevenir y evitar que eventos de similares características, aunque de menor concurrencia de público, tengan lugar en establecimientos comerciales habilitados con otra clase o finalidad habitual".

Así, el Gobierno porteño entiende que el concierto del cuarteto alemán es equiparable a una fiesta electrónica. Para la productora, el show no se asemeja en nada a una rave. "Este es un evento apto para todo público, una fiesta electrónica no; acá no se vende alcohol, en una fiesta electrónica sí; esto dura lo que dura un concierto, una hora y media, más o menos, mientras que una fiesta electrónica dura seis horas", indican.

La "providencia", dictada por el juez Lisandro Ezequiel Fastman, es parte de una causa iniciada tras la tragedia de Time Warp, la fiesta electrónica que se llevó a cabo el 16 de abril en el complejo Costa Salguero en la que murieron cinco personas. La ONG Vientos de Libertad presentó ese mismo mes un recurso de amparo para prohibir "toda actividad de música en vivo" en la Ciudad. Otro magistrado, Andrés Gallardo, dio curso a la medida, obligando al cierre de todos los boliches; poco tiempo después, Fastman obligó a las partes a firmar un acuerdo para levantar la decisión y, en mayo, bloqueó únicamente las "fiestas electrónicas". El texto completo del fallo está disponible aquí.

"Estamos esperando que el juez deje sin efecto para este evento en particular la medida preventiva dictada para fiestas electrónicas. Entendemos que para ese tipo de eventos quizá la medida está perfecta, pero no para este caso", agregan desde Move, que aseguran que el 70% de las entradas para la fecha en el Luna Park ya está vendida. "Si no estuviera bloqueada la venta, quizá ya estaríamos sold out".

Si la respuesta oficial no llega a tiempo, la productora deberá buscar una nueva ubicación para el show fuera de los límites de la Ciudad de Buenos Aires, que es donde Fastman tiene competencia. La opción más lógica por capacidad, formato y cercanía es el estadio techado de Tecnópolis, pero se encuentra ocupado en esa fecha por los ensayos de Sép7imo día, el espectáculo del Cirque du Soleil basado en la obra de Soda Stereo. El DirecTV Arena, con una estructura similar al Luna, está disponible... aunque está ubicado a 35 kilómetros del centro.

El cuarteto alemán, pionero del género desde 1970, visitó la Argentina en tres oportunidades, con dos shows en Obras, en 1998 y 2004, y uno abriendo para Radiohead en el Club Ciudad, en 2009. Pese a que de la formación original sólo queda Ralf Hütter (acompañado por Henning Schmitz, Fritz Hilpert y Falk Grieffenhagen), esta visita es muy esperada ya que en la gira actual el grupo presenta su acompañamiento visual en 3D, lo que le valió críticas positivas en todo el mundo.