27/10/2018

Roger Waters desafió una orden judicial en Brasil por 30 segundos

Desearía no estar allí.

Roger Waters

Esta noche, Roger Waters se presentó en Curitiba como parte de la gira que lo traerá a Buenos Aires a principios de noviembre. En una de las escalas brasileñas de su tour, el músico tuvo que lidiar con una orden judicial con la que podría haber ido preso por manifestarse políticamente ante el ballotage presidencial entre el candidato del Partido de los Trabajadores, Fernando Haddad, y el representante de la extrema derecha, Jair Bolsonaro.

La justicia electoral brasileña estableció una veda a partir de las 22 de hoy sábado, extendida también a espectáculos masivos. De esta manera, el ex Pink Floyd fue intimado a hacer a un lado cualquier tipo de comentario bajo el riesgo de ser detenido. Medio minuto antes de la hora señalada, en las pantallas del escenario pudo leerse una consigna clara: “Tenemos 30 segundos. Es nuestra última chance de resistir contra el fascismo antes del domingo. ¡Él no! (En referencia al slogan “Ele não”, en repudio a Bolsonaro)”. Acto seguido, el mensaje fue claro: “Son las 22. Obedezcan la ley”.

Según el abogado y periodista estadounidense Glenn Greenwald, lo del músico no fue sólo un gesto complaciente. “Permítanme subrayar algo: Roger Waters no se apareció solo en Brasil, se aprendió algunas frases y las recitó superficialmente. Pasó tres semanas interiorizándose en la situación, arriesgando la venta de entradas, recorriendo y denunciando al fascismo, algo que muchos políticos de renombre no harían ni hicieron”, escribió en su cuenta de Twitter.