17/11/2021

Papo MC ganó un premio millonario en un torneo de póker en Las Vegas

Buscate un laburo hones... No, mejor no.

Irish Suarez

Papo MC es uno de los freestylers más respetados de la escena argentina y es, también, un jugador profesional de póker con gran recorrido. En los últimos días participó de uno de los torneos más importantes del mundo y quedó en la séptima posición. Alejandro Lococo, el marplatense de 29 años, fue parte del World Series of Poker de Las Vegas, un evento que nuclea a otros 90 torneos y que en su instancia principal reunió a un total de 6650 competidores. Papo MC accedió a la última instancia, la primera jornada de la Mesa Final del Main Event de las WSOP, junto a otros ocho competidores, y fue eliminado en la séptima posición, un lugar que le aseguró usd$1.225.000.

“El póker me educó en un montón de campos. No hablo solo de los libros sino de lo que uno aprende al hablar con otros jugadores y entender en qué piensan. Empezás a entender ese concepto de que cada acción que tomamos tiene una reacción y que impacta en la vida”, le dijo Papo MC a Latin Power el mes pasado. Y esa toma de decisiones, mezclada con la agresividad que el freestyler argentino mezcla tanto al improvisar como al competir en las cartas, fue la que lo llevó a quedar eliminado en manos de Koray Aldemir, un alemán que pica en punta para ser el ganador del torneo. En una disputa de apuestas que creció y con las cartas a su favor, Aldemir se jugó un all-in -todas sus fichas- y Papo no tardó en hacer lo mismo. La jugada que dejó al marplatense fuera del torneo y eliminado en la séptima posición fue, según los organizadores, la más "suicida" y brutal de la jornada.

Papo MC, la Bestia del Hardcore, el campeón argentino de la Red Bull 2016, compartió todo su avance en el torneo en su cuenta de Twitter y su participación dejó un par de joyas. Para clasificar a la mesa final, el freestyler realizó una jugada extrema en la que sólo tenía el 9% de posibilidades de recibir una J, la única carta que le servía para ganar. Después, en otro momento de disputa con un competidor de Estados Unidos, el freestyler le gritó “Kiricocho”, el canto argentino a la mala fortuna ya conocido mundialmente. Y no solo eso: le funcionó.