11/09/2019

Murió Daniel Johnston a los 58 años

La leyenda indie se había retirado de los escenarios en 2017.

Jung Kim / Flickr

Daniel Johnston, la leyenda de la música lo-fi estadounidense que alcanzó la fama mundial cuando Kurt Cobain se mostró con una remera que llevaba el arte de tapa de uno de sus discos, falleció de un ataque al corazón en la noche del martes, según confirmó su exmánager Jeff Tartakov.

Nacido en el estado de Virginia Occidental, Johnston -diagnosticado con esquizofrenia y trastornos de bipolaridad- se mudó a Austin, Texas, a principios de la década de 1980. Su carrera musical comenzó en esos años, grabando cassettes en su casa y compartiéndolos a los clientes del McDonald's en el que trabajaba en ese momento, lo que -en una ciudad autodenominada "la capital mundial de la música en vivo"- ayudó a impulsar su popularidad.

"Daniel Johnston, verán, es más que un cantautor, más (o, un neófito podría decir, menos) que un cantante. Eso sí: es un maníaco depresivo severo, un personaje impredecible cuyos cambios de humor y comportamiento errático se volvieron legendarios, actitudes muchas veces disparadas por cualquiera de los elementos de la fama que lo han atravesado", escribió The Austin Chronicle en un artículo de 1999.

The Devil and Daniel Johnston, un documental biográfico estrenado en 2006, se convirtió en un material de culto, compartido de mano en mano en la época dorada del DVD-R. "Daniel definitivamente va a ir al cielo porque ya estuvo en el infierno", dice en la película su hermana Margy, recordando situaciones como un ataque psicótico durante un viaje en avión con su padre que terminó en un aterrizaje de emergencia y una internación en una clínica de salud mental.

Johnston visitó la Argentina en 2013, ofreciendo dos shows en Niceto Club acompañado de una banda de músicos indie locales fanáticos de su obra. En 2017, el deterioro de su salud lo llevó a cancelar sus presentaciones en vivo a la vez que debió hospitalizarse y cambiar su medicación en repetidas oportunidades. Un año después había anunciado que estaba trabajando en lo que sería su vigésimo primer álbum de estudio, pero un ataque al corazón truncó sus planes.