03/08/2019

Murió D. A. Pennebaker, pionero de los documentales rockeros

El cultor del "direct cinema" tenía 94 años.

David Shankbone / Wikimedia Commons
Pennebaker

D. A. Pennebaker, director de célebres documentales sobre Bob Dylan y David Bowie, murió el jueves 1° de agosto por causas naturales, reportó hoy Variety. El cineasta, que además había filmado el célebre Monterey International Pop Festival, tenía 94 años. En 2007 había visitado la Argentina para una retrospectiva de su trabajo en el Bafici.

El director le atribuía a la casualidad y la suerte tanto el comienzo de su carrera como buena parte de su suceso, pero lo cierto es que fue uno de los pioneros del “direct cinema”, una forma de trabajo documental en la que no hay cabezas parlantes ni narración en off, sino que se cuenta a través de la edición del registro directo. Pennebaker trabajaba solo con su cámara y un grabador sincrónico, lo cual le permitía pasar casi inadvertido cerca de los sujetos de sus documentales.

Gracias a eso, por ejemplo, logró la intimidad de Don’t Look Back, el documental sobre la gira inglesa de 1965 de Bob Dylan. “Apenas sabía quién era Dylan y creo que sólo conocía una canción suya, eso era todo. Pero esa llamada me sonó a algo que era importante y a que era mejor que lo hiciera”, le dijo Pennebaker a Página/12 antes de su visita a la Argentina. La secuencia inicial del film es una especie de videoclip -muchos años antes del auge de ese formato- en que el cantante sostenía y descartaba hojas con la letra de la canción “Subterranean Homesick Blues”.

Otro de los trabajos recordados de Pennebaker es Monterey Pop, porque allí el cineasta filmó el momento en el que Jimi Hendrix le prendió fuego a su guitarra. Más tarde, la casualidad volvió a jugar a su favor: aunque viajó a Inglaterra pensando que iba a registrar a Marc Bolan, se encontró con un show muy especial de David Bowie, a quien no conocía. Ziggy Stardust and the Spiders From Mars (1973), el resultado de esa labor, es el documento del último recital que el cantante dio bajo la piel glam de encarnación más célebre.

Pennebaker también filmó a artistas como Chuck Berry, Jerry Lee Lewis, Little Richard, Bo Didley, Alice Cooper y Depeche Mode (en el film 101). Más allá del rock, el cineasta se interesó por campañas presidenciales, actores de Broadway, las empresas puntocom y hasta pasteleros franceses. En 2013, el documentalista recibió un Oscar a la trayectoria.