11/02/2021

Murió Chick Corea, leyenda del jazz

El pianista tenía 79 años.

Ice Toy Bell / Gentileza
Chick Corea

Chick Corea, uno de los pianistas más importantes en la historia del jazz, murió este martes 9 de febrero a los 79 años. La información se conoció hoy, jueves once, cuando un comunicado desde sus cuentas oficiales detalló que el músico padecía "una extraña forma de cáncer que le había sido descubierta recientemente".

El mismo comunicado incluye las siguientes palabras de despedida por parte del propio Chick Corea: "Quiero agradecer a todos los que me han ayudado a mantener el fuego encendido y brillando durante todo este viaje. Es mi esperanza que todo aquel que tenga una inclinación para tocar, escribir, ejecutar o lo que sea, lo hagan. Si no lo hacen por ustedes, háganlo por el resto de nosotros. No es solo porque el mundo necesita más artistas, es también porque es muy divertido. Y para los increíbles músicos que han sido una familia para mí durante el tiempo que los conocí: ha sido una bendición y un honor aprender y tocar con ustedes. Mi misión siempre fue traer la alegría de la creatividad a todo lugar donde pude, y haberlo hecho con todos los artistas que admiro tan encarecidamente - eso ha sido la fortuna de mi vida".

Nacido como Armando Anthony Corea el 12 de junio de 1941 en Chelsea (Massachusetts), Chick Corea comenzó a tocar el piano a los 4 años y llegó a transformarse, en la década del 70, en uno de los pilares del jazz fusión. Antes de convertirse en el líder de sus propias formaciones eléctricas, grabó con músicos de la talla de Stan Getz, Herbie Mann y Miles Davis.

Gracias a sus participaciones en discos claves de Miles Davis (In A Silent Way, Bitches Brew y A Tribute To Jack Johnson, por nombrar algunos) Chic Corea se estableció de manera definitiva en el radar del público tanto jazzero como rockero. En plena época del jazz rock, lideró Return To Forever primero y la Chick Corea's Electrik Band. Siguiendo siempre la línea de la fusión y/o la electricidad, el pianista no dejó de editar música ni de girar por el mundo hasta el año pasado.

Sobre ese amor por entender al jazz no como una música cerrada sino como un lugar a donde albergar todo tipo de músicas, dijo en una entrevista a LA NACIÓN en 2017: "Cuando estaba en la secundaria me hice amigo de un trompetista portugués que tenía una banda, hacían rumba, chachachá, merengue... todos ritmos que yo no conocía. Me invitó a tocar el piano y su conguero era excelente. Cuando me mudé a Nueva York, él me mostró esos sonidos, me llevó a escuchar a Tito Puente y toda esa camada de percusionistas. Ahí entendí que podía sumar eso a mis influencias".

Y para entender su estilo, siempre rítmico y vivaz, también vale un extracto de la misma nota: "Me gusta que la música sea rítmica, que haya swing. Uno de mis intereses es pensar el piano como una batería de 88 tambores. Cada tecla es un tambor afinado en una altura particular y mis dedos son 10 palillos".