04/10/2019

KISS tocará para los tiburones blancos en Australia

Pintate la cara que entrás, Javier Calamaro.

Gentileza
KISS

KISS parece haberse tomado muy en serio lo del "final del camino" con el que promociona su gira actual, con la que se despide de los escenarios. En la misma semana en la que se confirmó su nueva visita a Buenos Aires, el cuarteto anunció que tocará en Australia para los tiburones blancos.

¿Es esta movida una alternativa al crucero kissero que zarpa todos los años desde Miami? Para nada: aunque KISS subirá al barco The Shark Warrior acompañado por fans que pagarán sus boletos, en este caso no se trata de una movida más de Gene Simmons en su alocada carrera por facturar sino de una causa noble.

Efectivamente, el cuarteto zarpará el 18 de noviembre desde Puerto Lincoln, en el sur de Australia, para juntar fondos para la Australian Marine Conservation Society, una ONG dedicada a proteger la fauna oceánica. "Una comunidad de amantes del océano de toda la nación trabajando por mares saludables", se define el grupo. Los tickets se venderán a través de Airbnb a partir del 14 de octubre, e incluyen desayuno, almuerzo, snacks y bebidas sin alcohol.

El Shark Warrior es un barco con el fondo de cristal, que permite a los pasajeros ver a los tiburones, que se sienten atraídos por las frecuencias graves del rock and roll. El viaje tendrá como anfitrión a Matt Waller, quien usa la música como carnada -literalmente- y que explicará a los pasajeros lo que están viendo durante un viaje de entre dos horas y dos horas y media.

A bordo del barco, los integrantes de KISS y sus fans no sólo se cruzarán con tiburones blancos: el anuncio promocional promete avistaje de pájaros, delfines y más fauna marina. Y mientras la banda tocará sobre la superficie, el público estará en contacto cercano con las profundidades del Océano Índico.