12/09/2018

Internan a un integrante de Pussy Riot por posible envenenamiento

Noticia en desarrollo.

Pussy Riot

Un integrante del colectivo punk ruso Pussy Riot tuvo que ser hospitalizado por un posible envenenamiento. Piotr Verzilov fue detenido el pasado fin de semana en Moscú junto a Veronika Nikulshina, otra integrante de la agrupación, y debió ser trasladado ayer después de que su salud empeorase de manera drástica.

Verzilov y Nikulshina fueron dos de los cuatro integrantes de Pussy Riot que invadieron el campo de juego durante la final del Mundial. Después de declarar ante los tribunales, Verzilov perdió por completo la vista, el habla, facultades motrices y su memoria. Según consigna la publicación Meduza, Piotr tuvo que ser evaluado por especialistas en toxicología, pero no informaron al colectivo punk si había sido envenenado o no.

En declaraciones al mismo medio, Nikulshina afirmó: “Los médicos sólo dijeron que su condición es grave, pero que su comportamiento está evolucionando y que empezó a responder a su propio nombre”. La activista también denunció que las autoridades policiales no permitieron que la madre de Verzilov visitase a su hijo tras ser detenido. Al momento de la publicación de esta nota, ni Pussy Riot ni el gobierno ruso habían brindado más detalles al respecto.

Verzilov saltó a la fama a fines de los 2000 en Rusia como parte de Voina, un colectivo artístico activista en el que participaba junto a su exmujer. En 2012, ella y dos otras integrantes fueron juzgadas y condenadas por el delito de “vandalismo premeditado realizado por un grupo organizado de personas motivadas por el odio religioso u hostilidad”. Durante el proceso, Verzilov se presentó ante los medios como “productor” de Pussy Riot y fue el encargado de despertar el interés de los medios del mundo en el grupo, una estrategia que incluyó el reclutamiento de varios músicos internacionales para brindar su apoyo.