03/08/2018

Su salud, críticas al gobierno, el aborto y una "misa" más: lo mejor de la entrevista al Indio Solari

El ex Redondos se mandó una Patriada.

Captura de video
Jijiji

Y un día el Indio Solari habló... Anoche, las dos horas que dura Big Bang, el programa que conduce Marcelo Figueras en FM La Patriada, estuvieron dedicadas por completo a la primera (¿y única?) entrevista al ex Redondos por la salida de su disco El ruiseñor, el amor y la muerte. Además del escritor y periodista -que prepara la autobiografía del ex Redonditos de Ricota-, participaron de la charla Aníbal Fernández, quien fuera jefe de gabinete durante el gobierno anterior, y periodistas de La Garganta PoderosaRedonditos de Abajo.

Durante la entrevista, el Indio respondió sobre su salud, su postura ante la legalización del aborto y la posibilidad de una "misa" más después de la tragedia en Olavarría, y criticó duramente al gobierno de Mauricio Macri. Por supuesto, también habló sobre El ruiseñor, el amor y la muerte, que fue publicado la semana pasada en formato físico y que todavía no llegó a las plataformas de streaming.

A continuación, reproducimos lo más jugoso de la larga charla del Indio Solari agrupado por temas. Al pie, además, podés escuchar las dos partes de la entrevista.

Su salud

La salud está bien, hay un problema nada más con la medicación que no me cubre las tres horas de la ingesta, entonces hay momentos en que estoy inquieto, que no estoy bien, y momentos como ahora, en que me siento relajado. Es una enfermedad, las enfermedades no traen nunca buenas noticias, hay que asumirlas.

El gobierno de Macri y la situación social

Para mí es un gobierno que está obrando con mucha desidia, intereses previos… No me alcanzaría el día para poner adjetivos que no son fastos, hay gente que está sufriendo mucho. La mayoría de la sociedad, a excepción de los que están beneficiados por esto, está sufriendo de una manera muy grande, y el temor que me da a mí, que he pasado momentos muy similares en mi vida, es que terminaron muy mal, sobre todo para los jóvenes. Para mí no es un gobierno que me conforme en lo absoluto, temo de las cosas que hace cada día.

Esta gente debe estar seguramente sustentando su accionar en fuerzas poderosas. No quiero aventurar cosas, supongo que ellos están jugando una carta con mucha seguridad de algo que muchos ignoramos, que muchos inocentemente creemos que simplemente son caprichos de gente adinerada. La oposición esta preocupada por los cargos, lo que va a pasar ,si conviene agarrar de esta manija caliente... Están resguardados en que son la oposición y que los otros se van a caer solos. Bueno, qué sé yo, no sé si tengo ese interés, porque hay un 30% de gente que sigue esperando que este gobierno les dé lo que creyeron que les iba a dar. Y son el 30%... Según las encuestas, hay un 30% de gente que dice "demos mas tiempo". Bueno, yo no tengo tanto tiempo, yo soy un hombre grande.

La inclusión de Gendarmería me parece un dato muy claro de lo que está pasando. Con respecto a mi actitud, yo pongo el cuerpo nomás, en distintos lugares, pero los que tienen que soportar permanentemente ese asedio son ustedes (por La Garganta Poderosa), porque son la verdad incontrastable. Mientras no hablen, mientras no tengan una radio, mientras no tengan una revista... Pero cuando la tienen, el peso está ahí.

Hay una cosa sorprendente en el asunto de (Santiago) Maldonado, que es el hecho de que es alguien que estaba muerto nade contra la corriente. Se hace muy difícil de entender. Este mote que yo llevo orgullosamente es porque los aborígenes en todos lados tienen un estado de inocencia. Cuando leés y escuchés, es de un estado de inocencia que entendés porque fueron destruidos. Acá, ¿cuantas familias serían las que se repartieron la Patagonia? La aristocracia es parecida a la de Australia: las familias "bien" son descendientes de los contrabandistas. Entonces, ¿de qué alcurnia me venís a hablar?

La legalización del aborto

Por supuesto que apoyo, para que no exista ningún otro riesgo a pesar del riesgo que corren cuando están siendo atendidas por una señora del barrio con un perejil y un alambre. ¿Quién puede tolerar eso? Por supuesto que tiene que ser legal, sí.

Inclusive, mi compañera ha tenido una idea de compartir una experiencia personal, que esperemos que lo haga, y es muy importante que se resuelva a favor de la legalización, porque la cantidad de chicas y mujeres... No sólo la muerte: si contabilizamos en la estadística nada más que la muerte, dejamos de lado otros problemas muy serios como la infertilidad, embarazos no deseados... Uno tiene que tener derecho a decidir eso, y quiénes somos nosotros para decidir que alguien que está desesperado en esa circunstancia por el simple hecho de ser mujer tiene que parir.

El escenario y las "misas"

Es el lugar más cómodo que tengo sobre la faz de la Tierra, no hay lugar más cómodo que el escenario para mí, no sé por qué. Quizá porque lo que me pasó fue creciendo paulatinamente, no es que un productor me puso de moda ni qué catzo. Empezamos con Los Redondos en un lugar para 100 personas, después había 150, de repente fuimos para uno de 300… La gente nos fue llevando sin darnos cuenta a ámbitos más grandes. De pronto terminó en esta especie de locura, que es inentendible. Es sorprendente hasta para mí, porque no tengo las razones por las cuales sucede que haya una persona que genera un evento que no ha pasado nunca en ningún lugar. Sin teloneros, pagando entrada, yendo a otras provincias… Aceptemos que uno de los más sorprendidos soy yo. Ese rectángulo de madera en el que estoy subido es muy cómodo para mí, porque me ha curado de cosas importantes, y también de tonteras, como estar con dolores de muelas, colitis o cualquier cosa. En esas dos horas y media se te olvidó todo, y cuando volvés al hotel te querés pegar un tiro.

Probablemente, lo primero que haya es un streaming para ver en qué condiciones estoy, a ver si puedo estar tres horas seguidas arriba de un escenario, porque no me gustaría terminar caminando mucho el escenario. Probablemente haya alguna despedida, pero en este momento no tengo idea.

El nuevo disco

En este no he tenido mucho duelo, pero hay algún tema al que por ahí le hubiera subido un poco la voz. Quiero darle crédito también a Martín Carrizo, que ha tenido un espíritu muy importante a pesar de cómo está su salud, también. Yo lo escucho en un aparato doméstico a la mañana el otro día para entender lo que va a escuchar la gente, y ahí dejo una lista de cosas a resolver que no me gustan. Soy el productor artístico, y el productor no tiene que estar sobre la consola todo el tiempo. Porque si estás ahí trabajando tres horas en una cosa, pasás a formar parte de eso, no lo querés abandonar. En cambio, el productor artístico tiene una idea de lo que suena bien y te dice “esto borralo a la mierda”. Martín eso ya lo tiene asumido, hace diez años que trabaja conmigo e hizo un trabajo desde que fue a Abbey Road. Evidentemente, ahí estuvo fotografiando, vino con una capacidad de trabajo muy grande para como la salud lo está tratando. También demoramos mucho porque… Yo lo cargo y le digo “te juego una carrera por plata hasta el portón”, y él se ríe. Tardamos por eso y porque yo no largo nada hasta que me guste en un porcentaje. Cuando el disco me echa a mí, cuando las canciones me dicen “no rompas más, ya me sacaste un clarinete y me sumaste una trompeta", ya está.

Siempre estuve a favor de la diversidad, lo que pasa es que la banda que tenés te da una coloratura y una unidad que a veces en las maquetas no está. A mí me interesa la diversidad, por eso juego en contra de seguir trabajando con los Redonditos de Ricota. He necesitado cambios siempre para seguir entusiasmado, no hay mucho misterio en eso. Después, vengo de una rutina como si fuera un trabajo. Tengo canciones…Han quedado como 100 disparadores; les llamo así porque no están completas las ideas, porque como las voy a retomar en algún futuro, si las tengo completas me aburren. La diversidad ha sido siempre mi objetivo. Arrancamos con 30 temas, pero con la idea de que íbamos a tener que escarbar más en otros lados. Cuando los primeros se fueron armando y llegás a 15 temas, decís “ya está, no voy a seguir poniendo temas porque no los voy a publicar”.

La gente que escribe la lírica de las canciones, como los poetas, se va enterando de qué se trata cuando va escribiendo. No está para ser entendido lo que yo digo, sino para imaginar. Yo tengo que dar un puzzle, un mandala, un oráculo. El que está explorando el territorio es uno, no el oráculo, no el mandala, no el poeta, no el escritor de canciones que soy yo. Probablemente podría intentar explicarte, porque tengo para mí las respuestas, pero no las quiero hacer públicas, porque acotan la posibilidad de que la gente imagine. Si yo te explico a vos, van a leer todos eso y no me interesa. Lo que me interesa es detonar la imaginación de la gente, porque el territorio que está explorando es el de ella.

Dudo que la poesía sea más profunda cuando uno explica… Cuando uno emana conceptos nunca termina de explicarlos definitivamente, porque aquel que piensa de manera diferente se encarga de desvirtuarlo corriendo una coma, poniendo algo en negritas, como es el caso de la prensa… No creo que uno agregue algo que la canción no dice. La canción, en su misterio, dice muchas más cosas que lo que uno arruina cuando empieza a explicarlo. También ha habido tantas interpretaciones de mala leche que en algún momento de su vida a uno le gustaría aclarar un par de cositas.

Las maquetas las hago en soledad y ahí hago lo que me sale y lo que tengo ganas. Después vienen los músicos, copian las bases, improvisan y vamos por distintos lugares. Después me interesa la opinión de mis músicos, y la que más me interesa es la que desconozco, que es la de la gente. Uno materializa las ideas para la gente, porque sino lo haría con un grupo de amigos en un asado, cantamos unas canciones y se terminó. ¿El interés de qué depende? No sé, a veces depende qué ha estado pasando antes, quién ha tenido acceso a la intimidad del trabajo y ha promovido ese trabajo desde un lugar como diciendo “esto está excelente”.

A esta altura, al poder seguir haciendo música con la libertad que tengo, del paso del tiempo no te das cuenta. Me imagino siendo un jubilado jugando a las bochas en el club Sporting o yendo a la plaza a darle de comer a las palomas, y no tiene ni punto de comparación lo que estoy haciendo yo. Esa maravilla me mantiene inquieto, atento.

Los medios

Hay una inercia cuando uno va y se presenta en los medios oficiales, por así llamarlos, que yo podría haberla evitado hace mucho tiempo. La gente que recién comienza lo hace para tener promoción y se supone que esos medios abarcan un radio de acción mucho más grande. En algún momento me tenía que dar cuenta de que yo no necesito eso. Uno de los motivos es el hecho de la confianza que puedo tener con la gente con la cual intercambio, mientras que con esa gente no sé quiénes son. Pergolini no sé qué es de su vida, no sé nada, Fulano de tal tampoco. También he sido bastante injustamente tratado en esos medios.

No son el cuarto poder, son el arma fundamental de los poderosos del mundo. Hay que tomar en cuenta que desapareció el Mercosur. Estaba Barack Obama mirando el petróleo, le tocaron el hombro y le dijeron “mirá que está pasando acá, que hay agua”. Los (norte)americanos dicen que aprenden geografía invadiendo. En la mentalidad de un artista popular, tengo mi paranoia, porque creo que por más de que uno sea paranoico, puede ser que te estén siguiendo, también. Cuando en el sur hay tierras y terratenientes (norte)americanos, son excusas que necesitan siempre para mandar los marines. El día en que un grupo de personas vaya a entrar a esos campos, para proteger a nuestros ciudadanos en el exterior…

Los medios han sido el arma que han tenido las empresas de prensa en Latinoamérica. Lo que ha volteado gobiernos ha sido la prensa hegemónica, como le llaman ahora a los medios más importantes. Por eso esa necesidad que tengo que siga existiendo una voz.