25/05/2018

Así fue la grabación del "Unplugged" de Los Auténticos Decadentes

Quiero tocar la guitarra acústica todo el día.

MTV / Gentileza
Los Auténticos Decadentes

“Quiero agradecerles lo bien que se portaron, mucho mejor que nosotros mismos”. Desde su set de percusión, Martín "La Mosca" Lorenzo hizo un reconocimiento a la paciencia de los fans de Los Auténticos Decadentes, sobre el final de la grabación de su show para el ciclo Unplugged de MTV. Habían pasado casi tres horas, en las que la banda había revisitado una veintena de canciones de toda su carrera.

La cosa había empezado después de las 20, cuando, después de que un productor mexicano de la señal estadounidense (a quien los músicos bautizaron Helsinki, por su parecido con el personaje de La casa de papel) explicase la dinámica de la filmación, una versión de “El murguero” junto a La Bomba de Tiempo dio inicio a un recorrido autobiográfico en un random tanto temporal como estilístico.

La grabación se hizo en los Arenas Estudios, en La Boca, y la escenografía montada en la antigua arenera pegada al Riachuelo estuvo bien a tono con el barrio: simulaba una kermese de otros tiempos, con tiras de foquitos colgando sobre el escenario y chapas de colores como las de las casas cercanas a Caminito. Diez cámaras (dos sobre rieles y dos en grúas) se ocuparon de registrar las tomas, que se complementarán con las que la banda había grabado a solas el día anterior. Los invitados estaban en una tribuna montada detrás del público: allí se vio a músicos de Pericos, No Te Va Gustar, Airbag y Caligaris.

Después de “Somos”, que terminó con Gustavo "Cucho" Parisi mostrando una camisa estampada con el logo de la señal de cable en distintos colores, el formato desenchufado incrementó los aires de ranchera etílica de “La bebida, el juego y las mujeres” (de ¡Supersónico!, 1991). “Pendeviejo” tuvo un aire gospel con el aporte del coro AfroSound, y “Corazón” se tiñó de litoral con el agregado de un acordeón en primer plano.

De a poco, la presencia de invitados hizo que cada canción adquiriera un color propio. Ulises Bueno convirtió a “El pájaro vio el cielo y se voló” en versión cuartetera y el Chaqueño Palavecino se sumó para “Cómo me voy a olvidar” en plan chacarera adornada con sección de vientos. Más adelante, llegó el aporte desde Chile: primero, Gepe se turnó con Jorge Serrano y Cucho para compartir protagonismo vocal en “Sigue tu camino”, y después Mon Laferte transformó a “Amor” (una balada rabiosa y pesada de Hoy transnoche, 2000) en una cumbia sanguínea.

La dinámica de la grabación del especial televisivo es diferente de la de un show regular de Los Auténticos Decadentes, pero Cucho y La Mosca mantuvieron al público de buen humor en las pausas entre tema y tema. Cada vez que había que parar para retocar el maquillaje, modificar levemente la configuración del escenario por la presencia de invitados o simplemente cambiar de instrumentos, el cantante aprovechó para intercambiar cargadas con "Helsinki" y agradecerle la buena onda a los asistentes.

En una nueva tanda de concesiones de género (una lectura instrumental de “Vení, Raquel”, una versión de “Besándote” decorada con quatro y contrabajo gracias al aporte de Mariano Franceschelli y Martín Aloé, respectivamente), “Un osito de peluche de Taiwán” alcanzó el punto más logrado de la reformulación acústica decadente. El formato desenchufado también jugó a favor de “La abeja y la flor” (Ketama meets Fernando Cabrera), y le permitió a la banda darle un inesperado giro tanguero a “Los piratas” con el agregado de violín y bandoneón.

En la recta final, Rubén Albarrán, de Café Tacvba, se incorporó al escenario para una versión performática de “Loco (tu forma de ser)”, en la que actuó la letra con tanto rigor que hasta llevaba un pingüino de vino entre sus brazos. “La guitarra”, disparada desde un skiffle de Lorenzo en la tabla de lavar, y la autocelebratoria “Y la banda sigue” fueron los últimos perdigones antes de un medley instrumental que se mechó con la presentación de cada músico. A tres horas del inicio del extenso rodaje -previa repetición de algunas tomas con los invitados-, el balance final de la jornada quedó en sintonía con las palabras de Cucho tras la primera canción: “Tantos años juntos, los Decadentes se lo merecían”.