08/06/2021

El Sindicato de Músicos británico exige un cambio en el pago del streaming

Stop the monster, Boris.

Brian Rasic - Gentileza
Rolling Stones Sindicato de Músicos

Bajo el lema #FixStreaming, los Rolling Stones, Tom Jones y una larga lista de músicos británicos participan de una campaña para exigir mejores condiciones en las regalías de plataformas de streaming. Esta nueva campaña del Sindicato de Músicos (Musicians Union) se suma al reclamo similar que meses atrás realizaron Paul McCartney, Annie Lennox y Chris Martin, quienes le pidieron al primer Ministro del Reino Unido un cambio en la ley de derechos de autor y revisar las distribuciones de ingresos por reproducciones en streaming. “Los oyentes se horrorizarían al saber lo poco que ganan los artistas y músicos con las reproducciones”, afirman. 

La carta firmada por 227 artistas tiene por objetivo que los servicios de streaming no sean categorizados como radio para enmarcar su liquidación de regalías. Lo que exigen, en cambio, es que las plataformas como Spotify y YouTube compartan el modelo de remuneración que tiene la radio para que se les abone a los artistas de forma más justa. Artistas como Chemical Brothers, Massive Attack y Sting afirman que si bien la legislación vigente en el Reino Unido reconoce que el streaming está reemplazando a la venta de discos, todavía deben considerar que también reemplazará a la radio.

La Ley de Derechos de Autor, Diseños y Patentes del Reino Unido data de 1988. Según esta normativa, los compositores ganan en promedio el 50% de los ingresos de la radio, pero solo el 15% de los recibos de transmisión. “Solo es necesario cambiar dos palabras de la Ley para que los artistas perciban una parte más equitativa de los ingresos, tal como hacen actualmente con la radio", afirma el Sindicato de Músicos. “Estos cambios harán del Reino Unido el mejor lugar del mundo para ser músico o compositor. También permitirá que los estudios de grabación prosperen una vez más. Esto fortalecerá nuestro sector cultural, permitirá que el mercado de la música grabada florezca para los oyentes y creadores, y descubrir una nueva generación de talentos".

Sin embargo, del otro lado, no solo las plataformas de streaming deberían modificar sus regulaciones sino también las discográficas. Los sellos, por su parte, manifestaron que se oponen firmemente a cualquier cambio en la ley de derechos de autor y sostuvieron que esa distribución de los ingresos generaría una pérdida sustancial de ganancias, por lo que no podrían invertir en nuevos talentos. Justamente por esto es que el Sindicato de Músicos afirma que “el puñado de corporaciones multinacionales extranjeras que dominan la industria musical tiene poco interés en preservar el patrimonio cultural británico”. Para recibir apoyo, además, convoca a la gente a sumar su firma en la carta.