14/01/2019

El peluquero de los Beatles confirmó que Paul McCartney está vivo

Hoy, en otro episodio de "Los cazadores de mitos"...

Jim Summaria / Wikimedia Commons
Paul McCartney

Leslie Cavendish, el peluquero oficial de los Beatles en los 60, confirmó que el asunto de la muerte de Paul McCartney es un mito ,y que el original se encuentra vivito, coleando, y sacando buenos discos. ¿Su evidencia? El pelo de Sir Paul.

Elvis Presley y Jim Morrison están vivos, los Led Zeppelin tenían un pacto con el diablo y Keith Richards aspiró a su padre como si fuera cocaína. Si bien esto último es verdad (qué más se puede esperar de Keef...), de todo el resto no existen pruebas. Y es que la imaginación afiebrada del público rockero siempre ha sido propensa a generar los mitos más descabellados. Uno de los que más polémica ha generado a lo largo de los años sostiene que Paul McCartney murió atropellado en 1968, para ser reemplazado por un doble que lo sucedió sin dejar rastros del intercambio.

Según esta teoría, la operación quedó en manos de Brian Epstein y los tres Beatles restantes, que tras el 'accidente' se rehusaban a dejar morir a la gallina de los huevos de oro. Para esto llamaron a un doble canadiense (que, oh casualidad, era bajista y zurdo) y, cirugía estética de por medio, lo dejaron igualito para seguir llenando estadios y vendiendo discos.

De todos modos, siempre según el mito, el remordimiento llevó a John Lennon, George Harrison y Ringo Starr a dejar pistas que distribuyeron a lo largo del resto de su producción como banda. De ahí el “entierro” en la tapa de Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band, el hecho de que Faul (cómo se referían al falso Paul) estuviera descalzo en la tapa de Abbey Road, y la frase “se voló la cabeza en un auto” en "A Day in the Life", entre tantas otras.

Sin embargo, todo mito es propenso a derrumbarse. Cavendish, que por entonces era el estilista personal de Paul, cuenta que apenas conoció el rumor quiso comprobarlo por sí mismo y le pasó los dedos por la frente. Este, sorprendido, le preguntó qué estaba haciendo. “Solo estoy comprobando si estás vivo o muerto”, le explicó. Hoy, el peluquero afirma sin lugar a dudas que se trata de un mito: “El pelo de cada persona es tan característico como sus huellas dactilares”, dijo en una entrevista con La Nación Revista a propósito de del libro El peluquero de los Beatles, que Editorial Urano publicará en marzo.

Cavendish es considerado el estilista que reinventó a los Beatles por sacarles el tan reconocido ‘casco’ de pelo que llevaban en sus primeros años. En 1966 era un veinteañero que trabajaba en Vidal Sasoon, un salón al que acudían algunas estrellas; entre ellas Jane Asher, que por entonces era la novia de Paul McCartney y estaba buscándole un peluquero. Ella se mostró tan satisfecha por la forma en que Cavendish la atendió que lo convocó para la hazaña.

El primer corte fue en la mansión del músico y Macca quedó satisfecho con el resultado. Ambos congeniaron, al punto de que el cantante le mostró un adelanto de "When I’m Sixty Four". Más tarde se convirtió en el peluquero personal de los otros tres Beatles, para finalmente ser designado el estilista oficial de la película Magical Mystery Tour. Su relación con el cuarteto y con McCartney duró hasta principios de los 70. Luego, Cavendish cambió de rubro: hoy vende ropa y botas masculinas.