12/02/2018

Dos trabajadoras sexuales leyeron un mensaje feminista en Cosquín Rock

"No hay revolución sin feminismo, no hay feminismo sin las putas".

Cablevisión / Captura de TV
Cosquín Rock

El final de Cosquín Rock tuvo un contundente mensaje feminista: durante el primer show de Los Gardelitos con su nueva formación, el cantante Eli Suárez dijo que “no hay revolución sin feminismo, no hay feminismo sin las putas”. A continuación, invitó a subir al escenario María Riot y Georgina Orellano, quienes más temprano habían posteado fotos junto a Santiago Motorizado. Mientras en las pantallas se veía un cartel de la Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina (AMMAR) que decía “Vamos con las putas, nunca con la yuta”, las dos trabajadoras sexuales leyeron el texto que se reproduce a continuación:

Estamos arriba de este escenario por las que ya no están. Por las víctimas de femicidios y travesticidios. Porque ya no nos callamos más. Para que terminen el machismo y los abusos en el rock y en todos lados. Por las mujeres migrantes, por las privadas de su libertad. Por las negras, las gordas y con discapacidad. Por quienes sufren violencia de género y son revictimizadas por un sistema judicial machista y patriarcal. Porque queremos políticas públicas reales para cambiar esta realidad. Porque queremos festivales con más mujeres tocando. Porque si no ocupamos esos lugares no fue porque no quisimos sino porque no pudimos. Tuvimos que ocupar ciertos roles impuestos y queremos que esos roles no existan más.

Exigimos poder elegir quiénes queremos ser con mayor igualdad y libertad. Por las mujeres de la economía popular. Por las lesbianas, travestis y trans. Por las trabajadoras sexuales. Pedimos acceder a derechos laborales como cualquier trabajador y alternativas para quienes no quieren ejercer la prostitución. Para que se deje de estigmatizar nuestro trabajo. Para que la policía deje de llevarnos detenidas por el solo hecho de trabajar. Para que la prostitución no sea ilegal; en provincias como Córdoba se llevaron adelante políticas anti trata que sólo nos llevaron a mayor clandestinidad, equiparando la trata de personas con nuestro trabajo, prohibiéndolo, permitiendo así más violencia institucional y que ejerzamos en más marginalidad.

Porque queremos educación sexual para decidir y aborto legal para no morir. Necesitamos aborto legal seguro y gratuito, y que se implemente el cupo laboral trans. Estamos acá porque queremos una sociedad inclusiva con conciencia de clase que no deje afuera a nadie. Porque este 8 de marzo las mujeres, lesbianas, travestis paramos y nos sumamos a una huelga internacional. Porque queremos mayor igualdad y que termine la precarización laboral. Basta de violencia hacia nuestras vidas y del machismo que gran parte de la sociedad aún no quiere ver.

Abajo el patriarcado, que va a caer. Arriba el feminismo, que va a vencer, que va a vencer.