11/11/2016

La Justicia autoriza a Kraftwerk a presentarse en Buenos Aires

De todos modos, la decisión final queda en manos del Gobierno de la Ciudad.

Después de dos semanas de incertidumbre, la Justicia porteña resolvió declarar nula la disposición del Gobierno de la Ciudad que prohibía la realización del show de Kraftwerk en el Luna Park. El juez Lisandro Fastman decidió "hacer lugar de manera parcial" al amparo presentado por la productora Move Concerts, ordenando a la Dirección General de Habilitaciones y Permisos (DGHP) a dictar un nuevo acto administrativo.

Según informa iJudicial, el portal de noticias del Poder Judicial de la Ciudad de Buenos Aires, Fastman declaró nula la Disposición 12133/16 de la DGHP, que denegaba el permiso que tenía Move para realizar el recital de Kraftwerk entendiendo que el espectáculo podía calificarse como un evento masivo de música electrónica.

La decisión del organismo, que pertenece a la Agencia Gubernamental de Control, estaba basada en una "providencia" firmada por Fastman en mayo como parte de una causa iniciada tras la tragedia de Time Warp, en la que se exigía mayor seguridad en fiestas electrónicas.

En la presentación de Move que motivó este nuevo fallo, la productora aseguró que el Gobierno de la Ciudad "confunde las normas aplicables para la concesión de su pedido”, ya que la medida judicial original estaba pensada “con otros fines y para supuestos distintos”; es decir, para fiestas electrónicas y no para recitales.

A pesar de que en esa "providencia" el propio Fastman había dispuesto una serie de medidas vinculadas a la salud y la seguridad en eventos, el magistrado indicó ahora que “el juzgado no prohibió ni suspendió ninguna actividad, sino que las medidas estaban dirigidas a extremar las funciones de prevención, seguridad y control”, para proteger derechos y “no para restringirlos o cercenarlos”.

La sentencia dice hacer lugar "de manera parcial" al pedido de Move, ya que el juez considera que el Poder Judicial no está facultado para conceder habilitaciones para shows, sino el Gobierno de la Ciudad.

En un tono llamativamente conciliatorio, Fastman concluyó su sentencia remarcando que “dada la cercanía de la fecha pautada para el evento, habrá de disponerse que la demanda proceda a dictar un nuevo acto, conforme la normativa vigente" y sin poder justificar una negativa en el fallo de mayo pasado.

De este modo, falta un capítulo para el final de la novela: el Gobierno porteño debe ahora aceptar el pedido de la productora para que el espectáculo pueda realizarse como estaba estipulado. Esta autorización no llegará antes del lunes, ya que las oficinas de la AGC se encuentran bajo asueto administrativo por el Día del Trabajador Municipal.