18/06/2021

Cómo se hizo el mural homenaje a Charly García en su propio edificio

Me colgué por vos.

Sparkplug / Gentileza
Charly García

En varias ocasiones, Charly García declaró que la avenida Coronel Díaz debía ser rebautizada en su honor, al ser el residente más ilustre de la zona. Y aunque la legislación porteña no permite los homenajes en vida (a diferencia de la intendencia de Plottier), el artista plástico Tian Firpo y el diseñador Marcelo Ferrán realizaron un acto de justicia poética al pintar sobre la terraza del edificio en el que reside el autor de "Demoliendo hoteles" la reproducción del frente de un teclado Oberheim con la leyenda "Avenida Charly García".

La obra de Firpo no es ajena a la música. Desde hace más de un año, lleva a cabo una serie de obras en las inmediaciones de la esquina de Soler y Coronel Díaz, en lo que él mismo bautizó como La Esquina de la Música. Ahí, en frentes de edificios, garages o rejas de comercios ha hecho murales dedicados a Luis Alberto Spinetta, Gilda, Martha Argerich, Astor Piazzolla y el propio Charly García. Involuntariamente, ese proyecto fue el punto de partida para lo que terminó siendo su primer trabajo en altura.

"Esto lo arrancó Marce, porque él vive en el edificio y pasó toda la cuarentena en esa terraza con su hijo. Yo estaba haciendo un mural de Federico Moura en la esquina de Soler  y me invitó en enero a que fuera a ver el lugar", explica Tian. Si bien en principio la idea le pareció un delirio, de a poco el dúo puso manos a la obra midiendo el espacio y pidiendo permiso en edificios aledaños para poder sacar fotos y tratar de entender qué se podía hacer con el lugar disponible.

De a poco, todo empezó a tomar forma. "Hacía mucho que tenía la idea de lo de Avenida Charly García, porque es algo que él dijo muchas veces. A partir de eso pensamos que queríamos poner una partitura, y el alero daba perfecto porque la baranda quedaba como si fuera un atril", explica. La elección del diseño se basó en "Yendo de la cama al living" e incluyó también otro guiño a Charly, basado en el tablero de un sintentizador Oberheim. "Es uno de lo teclados que más usó en ese disco, es un sinte muy famoso y tiene un controlador que es lindo de dibujar y es identificable. Y lo del tema es porque era en la casa de él y es la definición de la pandemia cerraba por todos lados", dice.

Una vez que tuvieron el diseño armado, el paso siguiente fue el de la aprobación. Ferrán le acercó la idea a Mecha Iñigo, pareja del ex Seru Giran, que le dio a la dupla el visto bueno para poner manos a la obra. El paso siguiente fue equiparse: si bien ambos habían realizado varias pintadas en la zona, esta era la primera que iban a hacerlo en altura, lo que demandó otro tipo de preparativos y recaudos. "Yo soy amigo de Julián Baglietto, y como él tiene con Juan Carlos la empresa de iluminación, nos prestaron los arneses para poder colgarnos. Al final nos soltamos un poquito más, pero al principio trabajábamos con mucho cuidado, porque el alero en el que está el piano es al borde del vacío", detalla Firpo.

Realizada en un secreto absoluto, la obra tuvo más tiempo de desarrollo que de ejecución. "Para hacer este tipo de cosas bien preparados utilizamos mucho el stencil, sobre todo por el tamaño. Habremos tardado un mes en hacerlos, entre la impresión, el armado y demás. Pero la pintada en sí la hicimos en tres días, de viernes a domingo. Aparte, nos tocó un clima imposible. Pintamos en remera, pero nos deberíamos haber muerto de frío", completa.

La experiencia de Avenida Charly García le abrió a la dupla la posibilidad de explorar nuevas superficies en las que plasmar su obra. "Siempre los murales son a la calle, pero en las terrazas tenés un montón de espacios muertos y abandonados. Podría ser increíble tener esos espacios para intervenirlos así, creo que es algo que también haría más linda a la ciudad", dice Tian. Aunque su obra más reciente haya causado revuelo, la dupla no tiene apuros en expandir su trabajo: "con este me parece que tenemos un mes para tomarnos unos vinos tranquilos y ver qué sale. Es un proyecto completamente independiente, nosotros no pedimos nada ni queremos nada. Lo hicimos por el amor que le tenemos a Charly y a todo lo que nos dio".