17/06/2019

Bobby Gillespie volvió a manifestar su amor por Diego Maradona

Un posteo hecho con la mano de Dios.

Juliana Wainsztein
Maradona

Es conocida la admiración que Diego Armando Maradona despertó en la cultura rockera de las últimas tres décadas, incluso con una larga lista de canciones compuestas en torno a su figura y su mito. Este fin de semana, alguien más sumó otro mojón en su historia de amor por el astro del fútbol mundial: Bobby Gillespie, de Primal Scream.

El vocalista publicó en la cuenta de Instagram de la banda el afiche de Maradona, el documental sobre el astro dirigido por Asif Kapadia, el cierre de una trilogía que también incluyó películas dedicadas a las figuras de Ayrton Senna y Amy Winehouse. En el epígrafe de la imagen, Gillespie comentó: “Vi esto esta noche. Nadie puede tocarlo. Nadie. Estrella de rock. Héroe. Verdugo de los ingleses. El jugador más grande que haya vivido jamás. Gracias, Diego”.

Aunque esta haya sido su primera manifestación en redes sociales, Gillespie ha hecho pública su admiración hacia Maradona cada vez que pisó la Argentina junto a Primal Scream: declaró sentirse como él después de una versión narcótica de “Loaded” en el festival Music Wins, y hasta ha llegado a dedicarle alguna que otra interpretación de “Rocks”, una canción que tiene poco de espíritu deportivo y mucho de noche, narcóticos y un largo etcétera.

La clave de su fanatismo es deportiva, pero en cierto modo también política. Desde sus primeras apariciones públicas, Gillespie siempre se ha manifestado en contra de la existencia del Reino Unido, y en particular al lugar subordinado al que Inglaterra relegó a Escocia dentro del archipiélago británico. Al igual que la mayoría de los escoceses, el líder de Primal Scream pasó a admirar con profundidad al 10 luego después del 22 de junio de 1986, cuando Maradona anotó los dos goles (entre ellos, el famoso “La mano de Dios”) con el que la selección argentina eliminó a la inglesa en los cuartos de final del Mundial de México 86. Un partido del que se cumplen 33 años en escasos días, cosa que Gillespie seguramente tenía presente al momento de entrar a Instagram.