06/10/2018

Billy Idol y Bridget Everett pusieron en marcha el festival de Foo Fighters

¿Habrá o no reunión de (lo que queda de) Nirvana?

Diego Miranda
Billy Idol

El primer día de CalJam, festival organizado por los Foo Fighters en San Bernardino, California, dejó dos postales muy bien definidas y diferentes: las que establecieron el veterano rockero Billy Idol, y la cantante y comediante Bridget Everett.

Everett subió al escenario envuelta en una túnica. Rubia y grandota, esgrimió un micrófono inalámbrico en una mano y una botella cubierta en papel madera en la otra. Lo de Bridget no son las sutilezas: las primeras palabras que dirigió al público fueron “Tengo una voz de ensueño, unas tetas hermosas y una concha que se siente como una barra de manteca”. Acto seguido, la túnica desapareció, al igual que sus zapatos. No había banda tocando en vivo, solo la acompañaba una pista pregrabada. Y fue todo lo que hizo falta.

Entre el público abundaban las expresiones de sorpresa. Y no había escapatoria: después de hacer una pequeña introducción a un tema dedicado a sus pechos, teta derecha al aire incluída, Everett saltó a la primera fila y metió las cabezas de varios espectadores en medio de su busto. “Ninguna mujer es 100% mujer hasta que no tiene sexo anal”, sentenció luego la cantante, actriz y comediante oriunda de Kansas. Su set duró apenas más de media hora, lo justo para dejar a la gente lista para el plato principal de la noche.

Billy Idol se movió entre las tablas con la convicción de alguien que sabe lo que hace. Cada movimiento fue estudiado a la perfección, para darle a la gente exactamente lo que quería ver: pose, la marca registrada de su labio superior y una batería de hits, incluidos “Eyes Without a Face”, “White Wedding” y “Dancing with Myself”.

Aunque no habló con el público, Idol sí arengó. Y bastante: pidió palmas y que la gente cantara. Conocedor del oficio como pocos, hasta le dedicó unos cuantos segundos a cada uno de los fotógrafos que le apuntaban desde abajo del escenario, y apenas después de terminar su primer tema se cambió la camisa.

El CalJam es un festival particular, surgido de la mente de Dave Grohl, en el que se puede acampar, ver espectáculos de stand up y cine al aire libre, y también rockear un poco, claro. Si la primera fecha tuvo una grilla corta, la de hoy incluye shows de Foo Fighters, Iggy Pop, Tenacious D, Garbage y Greta Van Fleet, entre otros. Pero hay una razón especial por la que el mundo de la música le prestará especial atención al encuentro esta noche…

El viernes, al costado del escenario, podía verse a Grohl hablando con Krist Novoselic. Ambos sonreían como quien trama algo. Y no es ningún secreto: desde la cuenta oficial de Twitter de Foo Fighters, el cantante dio varios indicios de que el domingo en el CalJam habrá una “juntada” de lo que quedó de Nirvana. Solo resta esperar y cruzar los dedos.