15/12/2017

Alejandro Nagy, despedido de Rock & Pop

Tiempos violentos en la radiofonía argentina.

fmrockandpop.com
Nagy

/// Actualización: El viernes 15, después de publicado este artículo, Gustavo Olmedo condujo Surfin' R&P (lunes a viernes a las 20). Según pudo confirmar Silencio, el ex Tiempos violentos revirtió su situación tras dialogar con las autoridades de la radio, a pesar de que había sido convocado a la reunión del jueves en la que se anunciaron los despidos, motivo por el cual su nombre había sido incluido en la primera versión de este texto.

Una nueva oleada de despidos sacudió a Rock & Pop, apenas un mes después de que la productora Fénix Entertainment Group retomara el control de la radio. Entre los cesanteados están Mikki Lusardi, Leo Gabes y una voz histórica de la emisora: Alejandro Nagy.

Tres de los seis trabajadores escribieron mensajes en Twitter a modo de despedida. "Hasta acá llegamos... Con bronca, por las cobardías, los silencios, la mediocridad", escribió la hasta ayer coconductora de Qué te puedo cobrar (lunes a viernes a las 17) y también periodista de Telefe y MTV. "Sé que no vamos a extrañar esto de hacer radio mucho tiempo. Como sé que a la @fmrockandpop empezamos a extrañarla tiempo atrás".

Gabes, que integraba el equipo de ¿Qué pasa? (lunes a viernes a las 6) publicó un comentario similar. "Hoy, a mí como a varios compañeros nos echaron de una forma muy cobarde". "En mi caso fueron 6 años, donde conocí gente maravillosa. Tuve el placer de pasar de ser oyente a formar parte. Una lástima, pero sepan que dejamos todo en cada segundo de aire", agregó.

"Me la veía venir", le reconoció Nagy a Silencio del otro lado del teléfono. El locutor se integró a Rock & Pop en 1988 como "guionista invitado" de Malas compañías y ocho años después, con el paso del 106.3 al 95.9 del dial, reemplazó a Rafa Hernández en el rol de voz institucional.

Durante 2016, cuando Fénix tomó el control de la radio, se había convertido en coconductor de Uan chu tri for, en la primera tarde, junto a Olmedo. "Tuve una esperanza cuando llegó Pablo [por Valente, director artístico], porque me dijo que quería que estuviera al aire. Pero después empezó toda la historia de siempre", expresó. En la programación de este año, esa franja horaria fue ocupada por Game of rock, con la youtuber Valentina Salezzi y el ex Combate Nico Occhiato.

Para Nagy, "hace rato que la radio viene de trompa contra el piso". "Mario [Pergolini] se fue y fue un golpe muy duro, pero sin dudas el golpe más fuerte fue el vaciamiento", aseguró, iniciado por el salto hacia Metro de los conductores y contenidos que -para él- significaban la renovación generacional de Rock & Pop, como Matías Martin o Sebastián Wainraich. "Nos convertimos en un barco encallado, una imagen tristísima".

El último cambio de gestión en la radio se dio en noviembre, cuando Fénix recuperó el control de manos del empresario Arturo Rubinstein, quien hoy sigue detentando un 5% de la compañía. "En Rock & Pop, el plan era acomodarla con una programación estable para todo 2018. Este accionista decide vender y las acciones las toma de nuevo Fénix. Y ahí yo decido dar un paso al costado y dedicarme a otras cosas”, le dijo al portal Letra P Francisco "Paco" Mármol, que ocupó el cargo de gerente general hasta hace un mes.

La situación en la 95.9 es apenas un botón de muestra del torbellino que golpea a gran parte de las FM de Buenos Aires. "Si seguíamos gastando más de lo que generamos íbamos derecho al precipicio", remarcó Mario Pergolini en una carta en la que justificó despidos y anunció el pago de deudas en Vorterix.

Las emisoras del ex Grupo Indalo, como Mega y Pop, están a punto de ingresar en convocatoria de acreedores. En tanto, unos 120 trabajadores de Rivadavia y Radio Uno están a punto de ser cesanteados por un síndico, mientras que Metro 95.1 y Blue 100.7 estarían en proceso de venta, según aseguró el sitio Tele Bajo Cero a principios de esta semana.