19/08/2021

"Kisstory": "la verdad" sobre Kiss... según Gene Simmons y Paul Stanley

Psycho Circus.

A&E / Gentileza
Kiss

Si hay un legado indiscutible que Kiss ha logrado construir en su carrera es el universo propio alimentado por fans en actitud casi religiosa. Ese que tuvo su momento de gloria durante el período que fue desde sus orígenes en 1973 hasta las primeras grietas notorias de su formación original en 1980. En eso se focaliza Kisstory, el especial que estrenará el Canal A&E en su ciclo Biography este sábado 21 y domingo 22 (son dos partes) en su señal.

“Cuando terminamos de hacer el documental, no quería verlo porque no quería controlarlo. Paul tampoco. Intentamos tomar distancia porque cuando decís la verdad, a veces es difícil... Sentarse ahí y escuchar cosas sobre vos que pueden no hacerte lucir tan genial como quisieras es complicado. Así que esperamos hasta que salga al aire por televisión. Cuando lo vi pensé 'Ooohh, ¿yo hice eso?' Y eso es bueno, porque la verdad siempre es la verdad”, dijo Gene Simmons sobre Kisstory desde su casa, en una conferencia de prensa virtual organizada por A&E para periodistas de América. “Lo que importa es ser honesto con tus fans, decirles la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad. Hay algunas historias maravillosas, y también hay algunas historias tristes sobre miembros que cayeron en las drogas y el alcohol; y algunos malos momentos. Hay épocas buenas y malas. Y lo más importante es que le debemos a nuestros fans la verdad”.

Ese tono desafiante y de relato absoluto recorre las dos horas de duración del documental. Como nunca antes, Paul Stanley y Gene Simmons, los dos miembros originales aún activos en Kiss, cuentan en primera persona los inicios, los riesgos, las crisis y el devenir en estos casi 50 años de carrera de “la banda más caliente del mundo”, aunque en realidad ponga casi todo el énfasis en los primeros diez y en la breve reunión de los originales en 1996. Pero, pese a lo que afirmó el bajista, en todas las historias hay más de una versión. Entonces, la aclaración que aparece casi al principio del documental que reza “Ace Frehley y Peter Criss declinaron su participación en este documental y no respaldan lo mostrado en este programa” deja claro que lo relatado será la visión de Paul y Gene, que de alguna manera se ganaron ese derecho al nunca bajarse del barco. Pero, ¿es esa la verdad absoluta?

Lo que opinen el guitarrista y el baterista de la formación clásica quedará relegado y editado para acomodarse a esta historia oficial. Un ejemplo concreto es qué eligieron incluir de la ya legendaria entrevista con Tom Snyder: muestran a un Ace Frehley pasado de copas y a Peter Criss con la cabeza en cualquier lado, pero se omite cuando en el mismo programa Paul Stanley cuenta canchero sobre “una vez que estaba en un hotel con una chica de 16 años”. Sin embargo, hay testimonios de Ace y Peter extraídos de entrevistas pasadas y sin duda enriquecen el cuento de una de las bandas más fascinantes de la historia del rock. Stanley y Simmons en presente, Frehley y Criss en pasado.

Los cuatro originales no son los únicos que hablan. También hay dos fans confesos y célebres que vivieron de adolescentes la kissmanía desatada en la segunda mitad de los 70: Dave Grohl y Tom Morello. El líder de Foo Fighters no aporta demasiado, pero el guitarrista de Rage Against The Machine (quien ya había expresado su fanatismo más sanguíneo cuando leyó el discurso de ingreso de Kiss al Rock And Roll Hall Of Fame) suma imágenes más concretas de lo que significó aquel grupo explosivo para un chico de clase media. Los otros interlocutores significativos que se suman al hilo conductor del documental están mucho más ligados al núcleo creativo  de aquellos claves primeros años de la banda: Eddie Kramer y Bob Ezrin, dos reconocidos productores que trabajaron en momentos claves del cuarteto, y que venían con experiencia  de trabajar con artistas ya consagrados como Jimi Hendrix o Alice Cooper.

“Si tuviera que volver algún momento en particular de la historia de Kiss sería el primer año como banda, porque en ese momento todo es nuevo, es algo que nunca olvidarás”, le dijo Gene Simmons a Silencio durante la conferencia. “Nunca olvidas tu primer beso, la primera chica que besaste o la primera vez que estuviste en la cama con alguien. Regresaría y reviviría esa primera gira, cuando cada ciudad era nueva y cada concierto era nuevo, y mis ojos estaban bien abiertos porque no quería perderme nada. Todo era nuevo.” Precisamente, lo que mejor funciona en el documental -y lo que mejor retrata- son esos inicios: cómo desarrollaron el concepto, la idea de los maquillajes, el aporte fundamental del manager Bill Aucoin y su asistente Sean Delaney, y ese momento bisagra que fue la edición del primer disco en vivo, justo cuando las deudas acechaban, los acreedores tenían la paciencia agotada y el sueño de Kiss parecía no tener un final feliz.

El documental funciona muy bien para el público que poco conocía sobre la banda, mientras que el fan más acérrimo (luego de masticar con algo de bronca el recargado "oficialismo"), se sorprenderá con imágenes y fotos y videos realmente nunca vista hasta la fecha, como un video de archivo de Peter Criss cantando “Beth” durante la grabación del fundamental Destroyer. Paul Stanley cuenta con detalle como una malformación de su oreja derecha lo tuvo a maltraer en su adolescencia y Gene Simmons como se reinventó de inmigrante israelita a ser la cara más conocida de su banda. Se explica el inicio de los personajes que adoptó cada miembro, el vestuario, y esa ambición inicial y genuina de que cada show debía ser un gran espectáculo con combustible de rock and roll. Están los éxitos, las caídas, el merchandising inagotable y como lograron reinventarse con nueva sangre en las filas.

Lo curioso es cómo Stanley y Simmons no pueden evitar mencionar constantemente a sus excompañeros, hasta con un dejo de resentimiento.¿El peor momento del grupo? Cuando nos dimos cuenta de que no se puede conducir un auto con dos gomas pinchadas” reconoció Simmons ante la prensa latinoamericana. “Sin dudas, el peor momento y el más triste fue darse cuenta de que los cuatro miembros originales no íbamos a estar durante todo el viaje, y que teníamos que divorciarnos de Ace y Peter. Fueron tres veces diferentes. Trajimos a Ace y Peter de vuelta, y los amamos cada vez que lo hicimos, siempre serán parte de la familia. Los trajimos de vuelta tres veces y no funcionó".

"La parte más triste es que ahora nos acercamos a casi 50 años de carrera y ellos no están aquí para disfrutar del gran éxito -continuó Simmons-. Eso es lo más triste. Los llamé a Ace y Peter, y les dije que se acercan para el documental. '¿Quieren estar en el documental?' Y ambos dijeron que no. Y les pregunté a los dos '¿quieren salir de gira, tocar algunas canciones?' Ellos dijeron no. Eso es triste. Según aclaró Frehley durante una entrevista radial, la negativa, al menos por su parte, se debió a que le ofrecieron una suma irrisoria, y que encima Paul y Gene tenían el derecho de tener el corte final. "La verdad".

Desde 2002, Kiss se completa con Tommy Thayer en guitarra y Eric Singer en batería. La banda nunca dejó de girar y sacó dos discos de estudio en 20 años. De esas dos décadas, como de casi toda la etapa sin maquillaje durante los 80 y 90 -durante la cual pasaron otros músicos como Eric Carr, Vinnie Vincent, Bruce Kulick y Mark St John-, el documental apenas se ocupa. Un indicio claro de que, por más les pasen constante factura, hasta para Paul y Gene el Kiss que más vale la pena es el de los cuatro originales.

En enero de 2019 la banda le dio inicio a su gira despedida, que tituló End of the Road, y que el 17 de julio pasado debió haber tenido su cierre en su natal ciudad de Nueva York. Pandemia mediante, los planes fueron alterados y recién esta semana retomaron la actividad con el primer show del año en Massachusetts. El tramo por América latina fue nuevamente reprogramado para abril y mayo de 2022 (23 de abril en Buenos Aires) y ya no hay fecha final a la vista. Aunque, si hay que remitirse al mensaje de Kisstory, lo que se está despidiendo no es Kiss sino algo parecido.