25/04/2018

Duki se presentará en el Luna Park en octubre

Dejate aTRAPar.

Gentileza
Duki

¿Sacar discos? Eso ya pasó de moda. A fuerza de singles que suman millones de escuchas, Duki, la sensación del trap argentino, tocará en el Luna Park el viernes 5 de octubre. Las entradas se pondrán a la venta a partir de mañana jueves a través de Ticketportal.

Surgido de la escena de freestylers y competencias como "El quinto escalón", Duki (a veces estilizado como DUKI), de 22 años, se estableció como una de las máximas figuras del trap made in Argentina y su llegada al Palacio de los Deportes no hace más que confirmar tanto su popularidad como la del estilo musical que representa.

¿Qué es el trap? Bueno, por si hace falta explicarlo: es un género musical nacido a fines de los 90 a partir de la mezcla del hip hop producido en el sur de Estados Unidos (Outkast, Goodie Mob, The Geto Boys) y la EDM (Electronic Dance Music) que popularizaron David Guetta, Calvin Harris, Skrillex, Avicii, deadmau5 y otros.

Entre las características sonoras más importantes se destacan el uso de beats simples y crudos pero con subdivisión obsesiva del pulso en el hi-hat. A las capas de sintetizadores, se le suma también el procesamiento de voces (cuyas letras generalmente versan sobre temas nostálgicos y oscuros) a través de vocoder y autotune.

A partir de los últimos años, el trap se transformó en uno de los sonidos más característicos del pop mundial y fue tomado por artistas de la talla de Beyoncé, Lady Gaga y Kendrick Lamar.

"Creo que el trap habla justamente de eso, de la trampa [trap en inglés es trampa]. De vivir al 100%, a todo a nada", le dijo Duki a La Nación a principios de año."De estar a un paso de caer al vacío. Hoy tengo todo esto pero por ahí mañana no tengo nada. Vivir al límite. Vivir todo hoy y no dejar nada para mañana".

La apuesta, por el momento, le viene pagando todos los plenos. "She Don't Give a FO", su mayor éxito, cuenta más de 125 millones de reproducciones en YouTube y las localidades para su show del 4 de mayo en el Gran Rex se agotaron en menos de una semana.