20/12/2019

Charly García, David Lebón y Pedro Aznar reeditan "La grasa de las capitales"

Los personajes del año.

Inamu / Gentileza
La grasa de las capitales

Atención, Papá Noel: hoy viernes sale a la venta nuevamente La grasa de las capitales, el álbum de estudio que Seru Giran publicó en 1979. Según se anunció, la reedición fue remasterizada en base a las copias de seguridad de los masters del sello Music Hall, más una restauración del arte de tapa y -en el caso de las versiones en vinilo y CD- un booklet con fotos inéditas de la época.

El lanzamiento -a cargo del Instituto Nacional de la Música (Inamu), la productora 300 y Zarpa, su filial encargada de la distribución digital de contenidos- había sido anunciada el mes pasado por Charly García, Pedro Aznar y David Lebón, los tres miembros sobrevivientes de la banda.

“La remasterización está hecha a partir de cintas que recuperó el Inamu. Estas copias están en muy buena calidad, quedamos muy satisfechos con eso. Lo que hicimos fue transferir esas cintas a un sistema digital en súper alta resolución y empezar a trabajar sobre eso. Usamos el vinilo original como referencia, grabado y mezclado por Amilcar Gilabert, primero para empatar el sonido a cómo sonaba ese vinilo para después tratar de superarlo con herramientas más modernas", explicó Aznar en declaraciones difundidas por el organismo.

"Uno se pregunta cómo podíamos tocar esos complejos arreglos con tanta precisión. La respuesta es que ensayábamos mucho", remarcó Charly en esa misma ocasión, mientras que Lebón expresó que, a 40 años de su lanzamiento, La grasa de las capitales es "un disco muy de hoy".

El arte de tapa fue restaurado por el equipo de diseñadores gráficos del Inamu, ya que los originales de Music Hall no estaban disponibles para su reimpresión. En tanto, el fotógrafo Rubén Andón -a cargo de la producción de fotos de 1979- recuperó los rollos utilizados en esas sesiones para descubrir imágenes inéditas que pudieran ser utilizadas en el nuevo insert.

La grasa de las capitales es uno de los 1500 títulos que el Inamu recuperó del catálogo completo de Music Hall, el sello que publicó el álbum originalmente, y cuyos derechos habían entrado en un laberinto judicial a mediados de los 90 con la desaparición de la discográfica. A través de la intervención del organismo, García, Lebón y Aznar (al igual que todos los demás artistas cuyos álbumes fueron recuperados), tienen el control absoluto del material para publicarlo en cualquier formato disponible gracias a que el Inamu le transfirió a los músicos la propiedad y los derechos intelectuales de sus obras al comprar el catálogo.