21/09/2018

10 lanzamientos que podés escuchar a partir de hoy

Para reemplazar la alergia primaveral por alegría.

Archivo
Anuario

21 de septiembre. Festejos del Día del Estudiante, la llegada de la primavera… y también de 10 nuevos lanzamientos que vas a poder escuchar durante este fin de semana. De la intimidad a piano y voz de Prince al desborde guitarrero de Slash y Billy Gibbons, pasando por el glam autoflagelante de Suede y lo último de Francisca y Los Exploradores. A darle play.

Prince – Piano and a Microphone 1983

Primer lanzamiento póstumo del genio de Minneapolis, tras su muerte en 2017. Como su nombre lo indica, el álbum compila nueve canciones registradas sin más recursos que piano y voz hace 35 años. Una excelente oportunidad para comprobar que a Prince no le hacía falta colgarse una guitarra para hacer todo bien.

Juana La Loca – Resplandece

A seis años de su último trabajo, la banda liderada por Rodrigo Martín reacomodó sus fichas sin perder el norte (brit)pop. En Resplandece, Juana La Loca desentierra canciones que llevaban casi dos décadas esperando ser grabadas, suma el aporte de ex integrantes (Guillermo Coda y Gabriel Guerrisi, también de Peligrosos Gorriones y Los Brujos, respectivamente) y le vuelve a abrir la puerta a dos integrantes de su primera formación.

Capital Cities – Solarize

Para Ryan Merchant y Sebu Simonian, equipo que gana no se toca: el dúo llegó a visitar CUATRO veces la Argentina con su álbum debut, publicado en 2013. Cinco años después, Capital Cities decidió que era hora de publicar su demorado segundo trabajo, que continúa la senda electropop de su predecesor y suma al rapero Rick Ross en “Girl Friday”.

Slash – Living the Dream

Si pensabas que la reunión de Guns N’ Roses prometía un nuevo disco de estudio, vas a tener que seguir esperando. Lejos de quedarse quieto, Slash volvió a entrar al estudio con Myles Kennedy y The Conspirators para seguir despuntando el vicio corte Sunset Strip. Amantes de la sutilezas: abstenerse.

Francisca y Los Exploradores – Hermafrodita

Compuesto durante la gira de presentación de Franco, su álbum anterior, el cuarto disco del proyecto liderado por Franco Saglietti es quizás su consolidación definitiva hacia las grandes masas. Con producción de Gonzalo Aloras y una lista de invitados que encabeza Fito Páez, Hermafrodita se mece entre la fragilidad y el pulso firme.

Mull Historical Society – Wakelines

Quinto álbum de Colin McIntyre, cantante, compositor y multinstrumentista de su propio proyecto. Esta vez, el también novelista (!) reclutó al ex Suede Bernard Butler para darle forma a un disco lleno de ganchos guitarreros y ornamentaciones sinfónicas.

Metric – Art of Doubt

En su cuarto disco, el grupo canadiense no solo no busca tomar distancia de sus anteriores trabajos, sino que además refuerza el vínculo. James Shaw y Emily Haines, también integrantes de Broken Social Scene, apuestan en Art of Doubt por un synth punk que invita al baile… y también a agarrarse a botellazos.

Suede – The Blue Hour

Los chicos raros del britpop se separaron en su peor momento, y tuvieron un regreso a la actividad que puede tutearse sin vergüenza con lo más alto de su carrera. The Blue Hour es el cierre de una trilogía tácita que inició en Bloodsports y continuó en Night Thoughts. En el episodio más oscuro de la saga, Brett Anderson confirma que lo suyo son las historias enrevesadas, en donde las tragedias son tan frecuentes que se experimentan con una media sonrisa.

Billy Gibbons - The Big Bad Blues

Con Matt Sorum en batería, el guitarrista de ZZ Top no se anduvo con sutilezas a la hora de pensar y darle nombre a su nuevo disco solista. Como su título lo indica, The Big Bad Blues es un homenaje a los bluseros que lo formaron como melómano y también como músico, con un repertorio que va de Jimmy Reed y BB King a Howlin’ Wolf y Muddy Waters, pero con el volumen en 11.

Richard Reed Parry – Quiet River of Dust, Vol. 1

Conocido por ser el arreglador y multinstrumentalista de Arcade Fire, Richard Reed Parry solía orientar su trabajo solista hacia la música académica. Esta vez, grabó por su propia cuenta un álbum de folk psicodélico y barroco con toques de electrónica. El resultado final parece dirigido a todos los que añoran los tiempos en los que la banda que lidera Win Butler no se medía en tamaño estadio.