02/10/2017

Seis claves sobre el atentado en Las Vegas

Al menos 58 personas murieron durante un festival de música country.

CBS / Captura de TV
Las Vegas

Qué. Al menos 58 personas murieron y más de 500 resultaron heridas después de que una persona disparara con un arma automática contra el público que presenciaba el show de Jason Aldean en el festival de música country Route 91 Harvest, en Las Vegas. En un país acostumbrado a las masacres con armas de fuego, este se convirtió en el más sangriento de la historia moderna de EE.UU., y el tercero más sangriento después de los ataques en París a fines de 2015.

Dónde. El festival se llevaba a cabo en un predio descubierto en el bulevar Las Vegas, frente al hotel Luxor (que se asemeja a una pirámide egipcia) y en diagonal al Mandalay Bay Resort and Casino, donde estaba alojado el tirador. El bulevar forma lo que se denomina el "Las Vegas Strip", la franja horizontal en donde se ubican todas las atracciones de la ciudad.

Quién. El tirador, que fue identificado como Stephen Paddock, tenía 64 años y vivía en Mesquite, una ciudad a 150 kilómetros de Las Vegas. Paddock fue encontrado muerto por la policía en la habitación del hotel, por lo que se presume que se suicidó cuando se vio acorralado. Se hallaron unos diez rifles en el lugar del hecho.

Cómo. Con un martillo, Paddock rompió dos ventanas de su habitación del hotel y disparó repetidas veces contra la multitud. En un video publicado en Twitter, se observa cómo Aldean y el resto de los músicos tardan unos diez segundos desde que comienza a escucharse el sonido de las ráfagas de disparos hasta que salen del escenario.

Cuándo. La de anoche era la última fecha de la cuarta edición del festival. Aldean era la principal atracción de la jornada; Eric Church y Sam Hunt, otros grandes nombres de la escena country actual, habían cerrado el viernes y el sábado respectivamente. "Lo de anoche fue más que horrendo. Sigo sin saber qué decir, pero quería que todos sepan que mi equipo y yo estamos a salvo. Mis plegarias van para quienes estuvieron involucrados. Me duele que esto le haya pasado a cualquiera que sólo vino a pasar lo que debería haber sido una noche divertida", escribió el cantante en su cuenta de Instagram.

Por qué. Si bien el Estado Islámico se atribuyó el atentado, las autoridades locales aún no dan crédito a esa versión. "Hay razones para creer que Paddock tenía antecedentes de problemas psicológicos", dijo una fuente citada por la agencia Reuters. Mientras tanto, es de esperar que las medidas de seguridad en los recitales en EE.UU. se vuelvan aún más duras, tal y como ocurrió tras el atentado en el show de Ariana Grande en Manchester. Claro que, si se considera que Donald Trump evitó decir la palabra "armas" en su discurso de esta tarde, es difícil imaginar que el problema de fondo se pueda resolver en el futuro cercano.