19/06/2017

Claves para entender el mundo privado de Lorde

No le digan que es la portavoz de una generación, por favor.

Cecilia Salas

Melodrama, el segundo disco de Lorde y uno de los más esperados en los últimos tiempos, finalmente vio la luz el viernes pasado. Luego de Pure Heroine (2013), su aclamado debut a los 16 años, con más de tres millones de copias vendidas y al que David Bowie describió como "estar escuchando el mañana", la neozelandesa aprovechó el espacio entre ambos trabajos para encontrarse nuevamente con sigo misma.

Durante 2017, con su vuelta a los escenarios después de tres años y con los primeros singles del álbum ya editados, la cantante fue entrevistada por varios medios. De allí extrajimos las definiciones que ella misma dio sobre su ausencia, sus problemas amorosos y su futuro. Lo que sigue es el mundo privado de Lorde en sus propias palabras:

Sobre la composición de "Melodrama"

Lorde

“Me iba a dormir pensando en eso, soñaba con eso y me despertaba la mañana siguiente pensando en eso. Su control sobre mí era implacable. Sabía que no iba a poder vivir conmigo misma si no hacía algo diferente, singular y de lo que estuviera orgullosa”. (a NPR)

“Tenía que salir del disco anterior escribiendo. Después de que te rompen el corazón, la música te llega en un nuevo nivel. Te encontrás llorando cuando escuchás ‘Try Sleeping with a Broken Heart’ [canción de Alicia Keys]. Es un disco de estar sola, las partes buenas y la malas.” (a The New York Times Magazine)

“Tenía una sensación tipo ‘No tengo otro [disco], nunca puede ser lo suficientemente bueno’. [Al comentar esa idea] todos me decían ‘salí de acá’. Me echaron del estudio y me mandaron a dar vueltas alrededor del mundo.” (a Rolling Stone)

Sobre las influencias en el disco

“Estuve tan marcada por la cultura joven y el pop que necesité otra clase de desafío. Sé cómo suena algo moderno. Es algo de lo que cualquier persona joven está llena. Lo que encontré tan revelador en alguien como Paul Simon o Don Henley es que es muy bueno para mí sentarme con mis auriculares y pasar por la escuela de la escritura de una canción perfecta”. (a NME)

Sobre sus comienzos en la música

“Ahora puedo mirar para atrás y pensar ‘eso estaba jodido’. Todo. Pero todos son muy locos cuando tienen 16. Creo que si le decís a una persona de 16 años que va a ir a Marte, va a decir ‘OK, todo muy lindo, pero ahora estoy haciendo esto por mi cuenta y es lo que importa’. Todo se normaliza semana tras semana”. (a Rolling Stone)

“Tenía la experiencia de estar desconectada y haber hecho un disco que llegara a todo el mundo. Eso me puso en una posición singular : '¿cómo va a hablar por todos nosotros en el próximo?’. Una persona joven no debería -y no puede- hablar por todo el mundo. Sé que a mi discográfica le encantaría que pueda hacerlo”. (a TIME)

Sobre la fama

“Estuve bastante abrumada cuando sucedió. Pero eso fue hace mucho tiempo. De a poco, me fui volviendo famosa desde la época en que Royals se convirtió en un éxito. Y por mí está todo bien, soy malísima siendo famosa”. (a NME)

Sobre el pop

“Mucha gente hace música pop porque la va a hacer rica. Yo la hago porque estoy obsesionada con ella y pienso que es lo más grande del mundo. Algo de mí siente que si todo lo que haga de acá en adelante no es tan grande como Royals, la gente va a considerarlo un fracaso. Pero voy a pasarme toda la vida adorando el formato. A veces eso solamente significa que suenes en una fiesta y todo el mundo corra a la pista de baile”. (a TIME)

Sobre sus actuaciones en vivo

Lorde

"Antes que nada, soy una escritora, y los escritores son las personas más excéntricas e introvertidas que hay. No tiene sentido, pero tengo que saltar por encima de la grieta y hacer lo que hace falta por el trabajo. Soy dolorosamente tímida y tengo un horrible pánico escénico. Como escritora, siempre supe que iba a hacer algo, pero nunca pensé que sería música. Tengo una receta importante de beta bloqueadores". (a Vanity Fair)

“Diez minutos antes [del Coachella 2017] pensaba ‘No puedo hacerlo. Devuélvanles la plata, lo siento mucho’. Era demasiado para mí. Un shot de whisky y un beta bloqueador, y todo pasa. Pero después soy una persona con caparazón, necesito sentarme sola y mirar un programa de cocina.” (a TIME)

Sobre la industria discográfica

“Siempre estuve tan segura de lo que necesitaba mi obra que solo yo podía protegerla. Nunca pensé que [protegerla] era algo a lo que debía temer. Todo el mundo piensa que es la posta cuando tiene 16. Pero yo no tenía escrúpulos en entrar a una sala de conferencias y desestimar un montón de ideas millonarias." (a Vanity Fair)

Sobre ser la voz de una generación

“Es un momento de la historia traumático, horrible y descorazonador. Soy consciente de mi posición con privilegios extremos. Soy una mujer blanca rica y no soy estadounidense. ¿Quién soy yo para hablar de eso? El paisaje político parecía ser la única tela de la que este disco podría haber sido hecho en contra. Ahora es momento de soltar nuestras mierdas, sean las que sean. Protestar o llorar y gritar en una pista de baile. Cualquier color es bueno.” (a TIME)

"La gente joven nunca necesitó menos a un vocero especializado que en este momento. Siempre supe que es una idiotez cuando alguien dice ‘la voz de una generación’. Esto no es así y nunca va a serlo". (a NME)

Sobre la militancia política de la juventud y la suya

“Podría llorar. Es muy importante, especialmente cuando ves a empresas haciendo publicidades de ‘despertate’. Hay mucho de lo que no sé. Quiero pasar tiempo entendiendo y aprendiendo, llenando mi cabeza con voces de marginados, en lugar de simplemente retuitear un montón de cosas”. (a TIME)

Sobre su futuro

“Algún día quiero ser muy, muy buena. Creo que soy bastante buena ahora y que logré un buen comienzo. Pero quiero ser Paul Simon, quiero ser Leonard Cohen, quiero ser Joni fucking Mitchell. Y eso lleva tiempo”. (a The Guardian)