21/05/2018

Un estudio muestra que la era del download fue "corta y nociva" para la industria musical

Es una nube, no hay duda.

Download

¿Te acordás de cuando bajabas música a tu computadora? Bueno, eso ya es cosa del pasado: un estudio indica que la era del download no sólo llegó a su fin, sino que también coincidió con los años menos productivos para la industria de la música.

"Las cifras dicen que la era de las descargas probablemente pasará a la historia como una pequeña falla", dice el informe de Forbes, que decreta que el streaming llegó para quedarse como forma de consumo. "Una fase de transición entre los formatos físicos y la música subida a la nube que no le hizo ningún favor a la industria", agrega.

El análisis, que parte segmentando los períodos en que cada formato tuvo su poderío, detalla la cantidad años de cada reinado y cuánto recaudó la industria en cada uno de ellos. Así, durante la era del CD (desde 1990 a 2011) se vivieron picos de consumo que se traducen en recaudaciones por U$s 14 mil millones. En el extremo opuesto, la era del download reinó durante apenas cinco años (hasta el cassette se sostuvo más en el tiempo) y representó una máxima de U$s 3 mil millones.

De la mano de plataformas como Spotify, Tidal, Apple Music y similares, el streaming, establecido como forma de consumo predilecta desde 2015, muestra un crecimiento superior al 50% por año, lo cual hace a los analistas entusiarmarse con que su supremacía será de largo aliento. La decadencia del download (siempre hablando de descargas legales) es tal que se espera que para el año que viene genere menos ingresos que la venta de CDs, y se rumorea que Apple dejará de considerarlo entre sus servicios.

"Ni la industria ni los consumidores valoraron demasiado al dowlnoad", asegura el informe de Bill Rosenblatt. "Fueron un recurso provisional conveniente en tiempos en los que la velocidad de Internet era lenta y discontinua". Sin embargo, destaca que puede ser "atractivo en ciertos nichos, como coleccionistas de música escondida que no está disponible en los servicios de streaming o en una minoría de audiófilos que prefieren archivos FLAC y no se inclinan por los vinilos. De otra manera, las descargas de música deberían caerse del mapa pronto, y muy pocos las extrañarían".

¿Y el vinilo? Aunque sus ventas crecen año a año, las cifras no son significativas en la lectura general y por ahora, desde su condición de fetiche, está lejos de recuperar su trono, en el que se mantuvo unos 58 años, hasta 1983.