15/02/2016

The Rolling Stones: diez días inolvidables

Vuelvan. Pronto.

Anabella Reggiani - Gentileza T4F
Rolling Stones

La cuarta visita de los Rolling Stones a la Argentina quedará en la memoria de miles de fans que pudieron verlos en sus tres conciertos en el Estadio Único de La Plata, pero también en la de todos los que se contagiaron de la fiebre stone aunque no hayan podido estar allí. Como cada vez que pisaron suelo argentino, Mick Jagger, Keith Richards, Charlie Watts y Ron Wood revolucionaron las vidas de buena parte del país, desde el mundo del espectáculo hasta la política, con algunas páginas de policiales en medio. Los recuerdos de la "stonemanía" son demasiados para entrar en una misma nota, pero acá va una suerte de resumen de días vividos a pura satisfacción.

Los Stones llegaron a Buenos Aires el jueves 4, después de haber tocado en Chile el día anterior. A diferencia de las vistas anteriores, se alojaron en distintos hoteles. El viernes, Jagger salió de paseo por los bosques de Palermo y a la noche, tras cenar en Puerto Madero junto a Ron Wood, ambos pasaron por el bar del Faena (hotel donde paró el guitarrista) justo para ver a su corista, Bernard Fowler, zapando con Charly García y el Zorrito Von Quintiero.

El primer concierto fue el domingo 7. Tras una larga espera -y después de los shows de La Beriso y Ciro y Los Persas-, finalmente el Obelisco apareció en las pantallas enormes del escenario y un cartel anunció "Bienvenidos a Argentina". De allí en más, apoteosis rockera del tamaño de un estadio, como sólo los Stones pueden entregar.

Jagger en excelente forma, Richards concentrado en la forma perfecta del riff, Ronnie más suelto e inspirado que nunca, Watts imperturbable como motor de la gran maquinaria rockera. El concierto inicial de los tres en La Plata fue casi perfecto, con un pico en la canción "Midnight Rambler". La corista Sasha Sallen, que pisaba por primera vez un escenario argentino con los Stones, reflejó su asombro por la respuesta del público local. Frase Jagger de la noche: "Fuimos a Caminito y practicamos tango, Charlie fue a la costanera y comió un choripán con chimichurri".

Si en la primera noche habían arrancado con "Start Me Up", la segunda la movieron más adelante en la lista y el comienzo fue con "Jumping Jack Flash". Otros cambios importantes fueron la incorporación de "Let's Spend the Night Together" y "Angie" (ésta fue la elegida por el público, el primer día habían hecho "Street Fighting Man"), además de los dos temas diferentes a cargo de Richards. Frase Jagger de la noche: "Hola, viejas", con pulgar e índice haciendo una "V" bajo la pera.

El viernes 12 se supo que tras el segundo concierto murió asesinado el empresario encargado de la venta de bebidas en los shows, en un intento de robo en el que también fue herido su custodio. Desde ese momento, los Stones estuvieron con custodia armada, algo reflejado en varios medios internacionales. Sin embargo, Mick no se privó de caminar por el cementerio de la recoleta ni de cenar, junto a Ronnie, en casa de Marcela Tinayre. La noche anterior había comido en Palermo, donde había visto el show del grupo Amores Tango.

Un poco de fútbol: Keith filmó a los fans que esperaban en la puerta del hotel con una bandera de los Racing Stones y Ronnie recibió la camiseta de River de Leonardo Ponzio, que mostró en el video de la previa del último show. Mick estuvo con el embajador de Estados Unidos , Noah Mamet, y también con el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. Pero el que todavía no debe poder creer en su suerte es El Pollo, bautizado "el Jagger de Moreno", que no paró de hacer el bailecito de Mick frente al hotel donde paraba Keith, hasta que el guitarrista le mandó dos entradas para el último show a través de los miembros de su custodia.

Y llegó la noche del sábado, la del último show de los Stones en el Único de La Plata, con sabor a despedida pero sin cuentas pendientes. La elegida por el público para la ocasión fue "You Got Me Rocking", pero la gran sorpresa fue la inclusión de "Beast of Burden". Antes, La Beriso había invitado a Juanse, el Zorrito y Gabriel Carámbula a compartir su set. Mick le agradeció a Andrés Ciro por abrir los conciertos y mencionó que estaba en el estadio Charly García. "Y el Papa Francisco nos mira desde México. Hola Pancho", soltó. Sin embargo, fue otra la Frase Jagger de la noche: "Qué linda semana pasamos en Buenos Aires; es el último show pero no se preocupen, compré un dos ambientes en Chacarita".

El domingo 14, el presidente Mauricio Macri recibió a los Stones en pleno en su quinta Los Abrojos, cenó junto a ellos y se sacó varias fotos, con su esposa y su hija menor incluidas. Casi a la misma hora, se estrenaba en Amércia latina Vinyl, la serie producida por Jagger y el director Martin Scorsese. El Olé Tour seguirá ahora en Montevideo.

Chau, genios. Fue fantástico. Vuelvan pronto.