04/03/2018

¿Quién ganará como mejor canción original en los Oscar?

Hagan sus apuestas.

Fox Searchlight
mejor canción original

La ceremonia de entrega de los Oscar es como llegar al verano en forma: para cuando decidiste ponerte al día y ver todas las nominadas, ya es demasiado tarde. Después del fiasco del año pasado, en que La La Land fue la mejor película durante diez segundos -hasta que se dieron cuenta de que en realidad había ganado Luz de Luna-, este año son La forma del agua, Tres anuncios para un crimen y ¡Huye! los que parecen tener mayores chances de llevarse la estatuilla.

Claro que en Silencio hablamos de música y la terna que nos emociona no es la principal, sino una que se entrega a la mitad de la transmisión: la de Mejor Canción Original. Por eso, y siguiendo la tradición de nuestra sección Primera Escucha, nuestros críticos analizaron los cinco temas nominados y dieron su veredicto.

Podés escuchar todas las canciones en la playlist que está a continuación y votar quién ganará en nuestra encuesta al final de la nota.

Joaquín Vismara: En los últimos 20 años, la música indie (entendida al menos como "mainstream no convencional") logró caminar la alfombra roja del Teatro Kodak, pero terminó retirándose por la puerta trasera. Elliott Smith, Aimee Mann, Björk y Karen O debieron conformarse con sus nominaciones en ceremonias en las que Celine Dion, Bob Dylan, Randy Newman terminaron alzando la estatuilla dorada. Por eso, aunque un premio a Sufjan Stevens calificaría de justicia poética, el autor de "Should Have Known Better" poco podrá hacer contra "Remember Me", de Coco, en un escenario ideal para la corrección política con una película basada en la cultura mexicana frente a la política migratoria de Trump. Tranquilo, Sufjan, que Sting, Paul McCartney y U2 también se volvieron con las manos vacías.

Sebastián Chaves: Pongamos en la balanza.
- "Mystery Of Love". Por qué sí: Porque es una pequeña gema preciosista con pluma de Sufjan Stevens. Por qué no: Porque el mundo y (los Oscar) es injusto.
- "Remember Me". Por qué sí: Porque Disney sabe lo que se necesita para ganar en esta categoría. Por qué no: Porque el tema no llega a ser ni tan emotivo ni tan optimista.
- "Stand Up For Something". Por qué sí: Porque tiene "mensaje" y épica alla "See You Again". Por qué no: Porque cantan Andra Day y Common, y difícilmente ganen dos negros.
- "Mighty River". Por qué sí: Porque balada femenina-con-aires-gospel es una fórmula atractiva para las masas. Por qué no: Porque se queda sólo en eso y no explota nunca.
- "This Is Me". Por qué sí: Porque tiene todos los golpes bajos y lugares comunes que la Academia adora premiar. Por qué no: No hay contraindicaciones, esta es la ganadora.

Roque Casciero: La versión de "Remember Me" es sensiblemente mejor cuando el título es "Recuérdame" y las otras tres no salen del lugar común de la banda sonora "oscarizable"; entre todas, "Mystery of Love" sobresale por la delicadeza de cada palabra y cada tono elegido por Sufjan Stevens. No hay modo de que el autor de Illinoise vaya a llevarse la estatuilla dorada a casa, pero saber que va a presentar la canción junto a St. Vincent en la ceremonia más bombástica del cine hace que esperar la transmisión también sea un asunto de quienes aman la música.

Ignacio Guebara: Un recorrido breve por los ganadores del Oscar a Mejor Canción Original en los últimos 30 años muestra una tendencia clara: a las estatuillas se las llevan los hits instantáneos -"Take My Breath Away" (Top Gun), "Let It Go" (Frozen)- o los temas que resumen en tres minutos la trama de una película, como "City of Stars" (La La Land) o "Man or Muppet" (The Muppets). "Mystery of Love" es tan romántica, introspectiva y oscura como Call Me By Your Name... pero pedirle un himno pop pegajoso a Sufjan Stevens sería un despropósito. En cambio, las distintas iteraciones de "Remember Me" que suenan a lo largo de los 109 minutos de Coco pueden ser kitsch, emotivas, alegres o sinfónicas según las necesidades del guión, y sin agotar al espectador. "Recuérdame" no será "Un mundo ideal" de Aladdin, OK, pero el ADN Disney está ahí.