24/01/2019

Por qué el tema del verano está desapareciendo de Spotify y YouTube

Una pelea que suma leña para el carbón.

Galyna Andrushko / Envato Elements
tema del verano

Desde hace algunos días, escuchar el tema del verano se volvió un poco más difícil. “Leña para el carbón”, la canción de J Mastermix que en su versión remixada por DJ Alex se convirtió en el hit indiscutido de lo que va del año, desapareció en los últimos días de Spotify.

Para quienes tengan un DNI menor a 35 millones, van las aclaraciones del caso: “Leña…” toma como base a “Carbonero”, una cumbia escrita por el grupo peruano Los Continentales en los 80 y le suma, digamos, color de época: “Búscale la comba al palo, / dale con el hacha hasta que caiga” se convierte en “Su meneo me la deja al palo / y le doy con mi hacha hasta que caiga”. Además, la canción incluye frases clásicas de la cumbia villera local, como “Se te ve la tanga”, de Damas Gratis, o “Naty Boom Boom”, de Yerba Brava.

“El tema lo hice jodiendo. Estaba con mi jermu tomando mate, puse una base de reggaetón y empecé a improvisar. Después lo largué, como para no dejar dormido el canal de YouTube”, le contó J Mastermix, un rapero y productor argentino nacido bajo el nombre de Juan Manuel Blanco, a La Viola.

“Lo empezaron a remixar -que es cuando reversionás el tema, le ponés una base, lo acelerás y demás- hasta que lo agarró mi amigo DJ Alex, que la viene rompiendo y tiene muchísimos seguidores, y con esa combinación lo convirtió en el tema del verano”, agregó en la entrevista.

A mediados de enero, el canal de YouTube de J Mastermix desapareció por completo; una semana después, el “Fiestero Remix” de DJ Alex fue dado de baja tanto de YouTube como de Spotify. La única versión “oficial” que se mantiene online es la de J Mastermix en Spotify, mientras que en la plataforma de videos es posible encontrar publicaciones subidas por otros usuarios.

Blanco explicó la situación en un video que publicó en Instagram Stories. “Cuando subí el tema de ‘Leña para el carbón’ lo subí con un beat que no era mío. Lo agarré de internet; grave error porque yo soy productor. Pero bueno, agarré el beat. El tema se pegó y el dueño del beat me bajó los videos, me bajó el tema, todo, y arreglando con abogados me quería cobrar $ 300.000 el beat”, contó.

“Mi manejador y mis abogados le dijeron: ‘Mirá, vas a tener más laburo, te damos tanto, más las regalías’. No quiso, o sea que pensó que se iba a salvar y no se va a salvar nada, porque yo voy a subir el video de vuelta, pero con otro beat, con otro tono, con otras notas, acordes, y listo”, agregó.

“Por ahí esto es una oportunidad que me dio la vida para empezar de vuelta y más profesional. A los que me bajaron el canal, sepan que mi carrera va a seguir en ascenso”, completó. El manager de DJ Alex no respondió a las consultas de Silencio para esta nota.

Los usuarios que hayan reproducido anteriormente el remix en Spotify se encontrarán con una página vacía al intentar volver a escucharlo. (Captura de pantalla)

¿Entonces no se puede subir un remix a Spotify? Algo así. “A la hora de subir o distribuir música a las plataformas digitales, hay que recordar que estamos teniendo beneficio económico sobre esa pieza de audio y por lo tanto, tenemos que ser 100% propietarios de lo que estamos comercializando o tener una autorización firmada del dueño de los audios que utilizamos”, explica Ignacio Santágata, gerente de Marketing de la empresa de servicios de tecnología musical ONErpm.

“Utilizar pedazos de música grabada (samples) de otros tracks en la producción de la canción no es algo recomendable, ya que los robots de detección de faltas de copyright lo levantan en un segundo. Estos bots operan como lo hace Shazam y ya son un estándar de la industria en todos los servicios legales de streaming -agrega-. Una vez que los bots detectan estas infracciones, notifican al distribuidor original del contenido, quien opta por darlo de baja o por monetizarlo ellos mismos. Si la infracción de copyright incluye un plagio (usar el contenido sin autorización y sin atribuírselo a su creador original), el problema es mucho más grave y puede pasar a planos legales”.

¿Y entonces? “Lo que nosotros recomendamos es no usar samples sin autorización y no utilizar fragmentos de otras composiciones. Si utilizaste samples gratis que bajaste de internet y querés anticiparte a los posibles problemas de copyright, una buena práctica es utilizar Shazam a ver si la app reconoce el audio, o bien subirlo como un video a YouTube donde el sistema es súper rápido y detecta problemas de derechos al instante de cargar el contenido”, subraya Santágata.

Detrás del caso del tema del verano 2019 aparece otro debate de nuestra era: el contrapunto entre quienes plantean que los remixes afectan económicamente a los creadores originales de contenido y quienes consideran que las restricciones en los derechos de autor ahogan la creatividad. Esa discusión, claro, se extenderá mucho más allá del 21 de marzo.