20/07/2020

¿La pandemia marcará la muerte del CD?

El objeto antes llamado disco.

Pixabay
CD

En marzo de este año, la alarma sonó más fuerte que nunca en la industria discográfica mundial: las disquerías estaban cerradas, y Amazon se dedicaba exclusivamente a entregar alimentos y artículos de primera necesidad. Así, las ventas de música en formato físico cayeron a su número más bajo en los últimos 60 años: poco más de 1.5 millones de ejemplares en una semana en todo el planeta. Con el vinilo en moderado ascenso, el CD asomaba como una "víctima" que dejaría la pandemia, un hecho que se reforzaba por el crecimiento de las escuchas en plataformas de streaming.

Sin embargo, tanto los directivos de sellos multinacionales como de los locales, los disqueros y los fabricantes de formatos físicos coinciden en que la pandemia no modificará sustancialmente la situación del CD. "Artistas como Soledad Pastorutti, Luciano Pereyra, Abel Pintos o el Chaqueño Palavecino siguen vendiendo mucho en ese formato. Nadie se va a perder de vender 30 mil discos... La manager de Calamaro me pide cuatro cajas de discos cada vez que Andrés sale de gira porque las vende en los conciertos. Así que no se va a dejar de fabricar", asegura Bocha Neri, gerente de promoción y medios de Universal Music.

Damián Amato, presidente de Sony Music, refuerza la idea: "No creo que que la pandemia acabe con el CD o el vinilo. Lo que hay que esperar es que no dure mucho más y acabe con las disquerías, porque si se acaban los comercios sin duda va a ser muy complicado que haya lugares donde comprar formato físico. Esa es la preocupación más importante hoy. Si no hay lugares, se venderá mucho menos porque se venderá sólo online".

La caída en las ventas del formato físico en todo el mundo son ostensibles. Según el último informe de la Federación Internacional de la Industria Discográfica (IFPI, por sus siglas en inglés), las ventas en físico a nivel global cayeron un 5.3% con respecto a 2018. Sin embargo, el vinilo creció en exactamente el mismo porcentaje, hasta ocupar un 16.4% de la facturación de físicos; esas cifras marcan el descenso cada vez más pronunciado del CD.

De acuerdo al informe de IFPI, el año pasado las ventas de formato físico en América latina cayeron un 28.7% respecto de 2018, mientras que el streaming y las ventas digitales subieron un 18.9%, hasta ocupar tres cuartas partes del mercado. En la Argentina, el crecimiento de lo recaudado por digital fue el mayor de la región, con un 40.9%.

En 2000, las ventas en formato físico todavía eran casi el total de la recaudación de la industria discográfica y generaron 22.900 millones de dólares. En 2019, apenas 4.400 millones. Y aunque a caballo del streaming la industria lleva cinco años consecutivos de recuperación, recién el año pasado volvió a superar los 20.000 millones. Ahora bien, pese a su descenso notorio, los formatos físicos continúan generando una quinta parte de lo que ganan las discográficas en todo el mundo. Eso le da razón a las palabras de Bocha Neri cuando afirma que "el CD se va a morir, pero eso no significa que las compañías vayan a matarlo".

Fuente: IFPI

Sin peligro de extinción

"Creo que el consumo del disco físico todavía está bastante lejos de extinguirse", refuerza Florencia Puppo, directora de marketing de Warner Records. "Muchos fans nos escriben a las redes de la compañía para consultarnos por el formato físico. Quizá por una cuestión hasta de memorabilia, quieren seguir teniendo ese formato. Ni hablar de los vinilos y las ediciones deluxe en CD, que por el valor del dólar muchas veces se hacen inaccesibles para el consumo argentino, porque terminan costando un dineral más todos los costos que hay para importarlos".

Warner licenció sus lanzamientos en CD y vinilo a Laser Disc, compañía local de larguísima trayectoria como fabricante en buena parte de América latina que, ante la caída de ese aspecto del negocio, se abrió a tener puntos de venta propios, un sello con desarrollo artístico, una web de venta directa y acuerdos con diarios en varios países para lanzar campañas en conjunto. "Entre lo que perdieron de vender Musimundo y Yenny, contrapesado con el crecimiento del e-commerce, la caída del CD está entre el 35 y el 40%", asegura Lionel Rodríguez, director del grupo.

"Creció mucho la venta online y también la venta al exterior", continúa Rodríguez. "Somos un país sumamente competitivo para exportar y eso está salvando a la industria del disco físico local. Pero el CD vienen en una caída tan potente que no se magnifica con la pandemia. Tenemos fábrica de CD y hace dos o tres años cayó muchísimo la venta, estamos en una meseta de entre 50 y 70 mil CDs mensuales".

Pese a la situación difícil en todo el mundo en el comienzo del aislamiento social, "en junio se volvieron a vender discos como si no hubiera pandemia", afirma Gustavo Kisinovsky, uno de los dueños de Ultrapop. "Está prácticamente recompuesto el mercado de discos. Acá muchos sellos y artistas están vendiendo en forma directa a través de Mercado Libre y todavía quedan algunas disquerías. El Club del Disco, una empresa de la que somos parte, sigue vendiendo y está suscribiendo más socios que en 2019. Además, los japoneses siguen comprándonos, así que estamos exportando un poquito más que el año pasado".

Entre las estrategias de Ultrapop para publicar CDs y vinilos durante la pandemia está lanzar preventas con beneficios exclusivos, siempre para artistas con una base de fans. Y las ventas online de forma directa ayudan mucho a los sellos independientes. Las majors, en cambio, no tienen sus propias tiendas en Mercado Libre. "Hay clientes que venden y hacen delivery, pero imagino que sería la única salida si no quedaran locales abiertos", afirma Damián Amato. Universal, por su parte, reconfiguró una de sus formas de venta por la pandemia: la persona encargada de ubicar puestos en los shows de los artistas más importantes se dedicó a publicar a través de Mercado Libre. Así, el último disco de Lady Gaga facturó más de 1500 unidades en CD.

New Romantics

"Hay muchos románticos y locos de la música que se van a comprar los formatos físicos, pero también creo que las nuevas generaciones no van a escuchar un CD ni por equivocación", reconoce Alberto Moles, cofundador y director de Pop Art Discos. "En la medida de que rinda, nosotros vamos a tratar de fabricar el CD, incluso para usarlo como herramienta de marketing, como algo que se presenta para poder palparlo, porque es lo que le gusta a ciertas generaciones del rock. Quizá la pandemia en algún nivel acelera el hecho de que alguna gente ya no compre CDs, pero a una banda como La Renga, por ejemplo, le encanta hacer el formato y va a seguir haciéndolo".

Sin embargo, Moles reconoce que ya trabaja con artistas nuevos que "ni piensan en sacar un CD". "Sólo subimos un tema a las plataformas digitales y caminan por ahí. La velocidad de la música va para otro lado", afirma. Florencia Puppo explica que Warner redujo hace dos años algunos títulos para edición en CD: "No estamos sacando todo lo que sale afuera, especialmente a los artistas en desarrollos, sólo a los más consagrados del roster internacional y de artistas latinos. Vamos a seguir sacando en formato físico los lanzamientos de los artistas más importantes que salgan".

CD

Universal sacó hace poco un EP de Cazzu que no tendrá edición en CD. "Sabemos que no tiene sentido", explica Neri. "Pero Beatles, Rolling Stones, Metallica... todo eso es físico". Damián Amato asegura que el deseo de los músicos por publicar en formato físico no tiene que ver con los géneros sino con los tipos de obra. "Muchos artistas piensan en álbumes y otros más en singles. El que produce una obra más larga y quiere plasmarla en un álbum seguramente pensará en físico para darle mayor fuerza al concepto, con el arte más grande, otra clase de audio, etcétera".

Billetera pandémica

"No voy a decir que las ventas mejoraron en pandemia, pero para mí no cayeron", asegura Fichi, dueño de la disquería Rock And Freud. "Los primeros días del aislamiento fueron medio dramáticos, pero cuando la gente vio que iba a estar encerrada mucho tiempo, empezó a querer comprar. Se dio el fenómeno de que mucha gente que tal vez me compraba un disco por mes, o no me compraba hacía mucho, empezó a encontrarse que a lo salir de la casa le sobraba la guita. Entonces, como le gustan los discos, los compra. Lo que más se vende en esta forma online, obviamente, son vinilos, pero en el negocio sigo vendiendo mucho CD, mitad y mitad".

"Me contó un disquero que, en plena pandemia, había vendido una edición deluxe de Radiohead que costaba alrededor de 20 mil pesos", apoya Florencia Puppo. "Creo que al estar en casa, algunos se meten en Mercado Libre o lo que fuera, y se fijan qué hay para comprar, quizá porque ahora no tienen gastos que tienen en la vida normal por estar en casa y lo redistribuyen a otro tipo de consumos, entre los que está la música".

Según el dueño de Rock And Freud, después de la cuarentena las ventas de CDs y vinilos volverán a "acomodarse en los mismos locos que siempre compran discos", pero destaca el crecimiento que tuvieron las ventas por Mercado Libre. "Antes vendía diez discos por mes y en junio vendí 100. Y veo en las tiendas virtuales de otras disquerías amigas que la venta se multiplicó. No sé, unos grosos como Zival's, te fijabas en los últimos cuatro meses y decían 2000, pero ahora dice 20.000. Lo mío siempre fue más el local, pero ahora es otro modelo de negocios. Cuando pudimos volver a abrir, se mantuvo bien la venta online y al negocio venían los habitués de toda la vida, gente con la que tenés confianza. Creo que después de la pandemia se van a seguir vendiendo discos, porque los que siempre compraron van a querer comprar y hubo gente que durante la cuarentena se dio cuenta de que es un lindo formato".

"Hoy el CD es un producto aspiracional, lindo, y la gente necesita tener de nuevo un trato 'personal' con un objeto", sostiene Lionel Rodríguez. "Nos dimos cuenta de que necesita que se lo exponga, como pasó con el vinilo. El CD necesita un poco más de tiempo porque se lo bastardeó mucho y hoy nadie piensa en comprarse un CD player. Pero ya vimos cómo volvió el vinilo, así que es cuestión de esperar".