29/08/2019

Conocé el detrás de escena de la tapa de "Definitely Maybe", el debut de Oasis

Y una selección de fotos inéditas de Michael Spencer Jones.

Definitely Maybe

A pesar de que ya había trabajado con la banda en sus tres primeros simples, Michael Spencer Jones no tenía una idea puntual al momento de hacer la portada de Definitely Maybe, el disco debut de Oasis. “Cuando me dijeron dónde querían hacerla, yo recién estaba pensando en qué locación se podía utilizar”, dice 25 años después. A contrarreloj y en un contexto que distaba de ser el ideal, experimentó con una serie de recursos para dar forma a una imagen que con los años pasaría a ser icónica. Leé la historia contada en primera persona y mirá una serie de fotos inéditas de la sesión que devino en el arte de tapa del disco.

Más sobre los 25 años de Definitely Maybe:
La historia oral
Las canciones del disco según los Gallagher

Originalmente, Noel tuvo una idea inspirada en el compilado A Collection of Oldies but Goldies. La contratapa de ese disco es una foto de los Beatles sacada en 1966 por Robert Freeman en la que estaban todos sentados alrededor de una mesa, y él quería hacer lo mismo para Definitely Maybe con Oasis en la casa de Bonehead. Yo estaba un poco enojado porque nadie me había consultado sobre si era o no una buena locación. Querían hacer la sesión ahí y punto. Si te parases mirando hacia donde se sacó la foto original y girases 180 grados, verías que el ambiente era todo un gran comedor, y querían hacer la foto en el otro extremo. Había una mesa con una ventana rectangular horrible en el fondo y yo sólo podía pensar “¿Qué van a hacer en la mesa? ¿Van a comer, jugar a las cartas?”. Hice un par de fotos del ambiente y la ventana esa concentraba toda la atención, la mirada se dirigía directamente ahí, no había manera de que saliera bien.

No estaba feliz con la idea de hacerla en la casa de Bonehead desde el primer momento, así que estaba resignado, porque me parecía que no iba a funcionar de ningún modo. Volví a mirar el ambiente y dije “si se tiene que hacer acá, el único lugar en donde se puede hacer es ahí, y vamos a hacerla con la luz de la ventana”. Ellos tenían miedo de que saliera a contraluz y sólo se vieran siluetas, así que eliminamos cualquier cosa que pudiera producir sombra, y la luz venía sólo de la ventana. Ese era el único lugar en donde podía hacerse, y cuando volvimos al lugar con Liam y Noel para el décimo aniversario del disco, todos estaban sorprendidos con lo chico que era ese espacio. En la foto parece que es un ambiente muy grande, pero es minúsculo.

Una vez que decidimos hacerla ahí, todavía seguía pensando que era un lugar muy chico, así que decidí trabajar con un gran angular. Hice unas fotos de prueba y me di cuenta que las tablas de madera del piso dominaban la imagen, era como un mar de tablones viniendo hacia el lente. No se veía nada bien, así que empecé a pensar en cómo llenar ese espacio. Como Liam aparecía parado en la tapa del single de “Supersonic” y no quería hacer lo mismo con Definitely Maybe, porque iba a parecer una copia de lo que ya habíamos hecho, la única alternativa era hacer que se sentara en el piso, de piernas cruzadas mirando al suelo, pero me parecía que iba a ser ridículo, era una pose como de meditación. Quizás eso hubiera funcionado para una banda folk, pero no para Oasis.

Definitely Maybe

La otra opción era hacer que Liam se acostase, una idea que tomé después de visitar una exposición egipcia en un museo. Me fascinaba cómo los egipcios trataban a los reyes pasados con ese nivel de reverencia y dos mil años después todavía podés ver un ataúd con esa misma veneración. Lo hicimos acostar en el piso con los ojos cerrados, como si estuviera en un estado trascendental, y para mí era la única manera en la que iba a funcionar, así que hice un par de pruebas con alguien en lugar de Liam. No le dije nada hasta el día de la sesión, y estaba bastante nervioso con tener que decírselo, porque me podría haber respondido “¿Que querés que haga qué? ¿Que me tire en el piso con los ojos cerrados? Olvidate, no voy a hacer eso, es una locura”. Y si me decía que no, iba a estar en problemas. Pero cuando se lo mencionó, estuvo de acuerdo, gracias a Dios, así que eso me sacó un peso enorme de los hombros.

A esa altura, la sesión ya se había vuelto surrealista y la banda empezó a traer un montón de objetos para “vestir” la toma. Muchos eran de Bonehead y ya estaban ahí en la habitación, pero creo que Noel llevó el disco de Burt Bacharach y uno de los plomos trajo el globo terráqueo. Eso fue una suerte de alivio. Ellos lo habían puesto en el piso, al fondo contra la ventana, y se veía ridículo. Lo que se me ocurrió fue colgarlo del techo: tenía un carrete de hilo invisible de mis días de estudiante que nunca había usado y decidí ponerlo ahí. Como el tiempo de exposición era de tres o cuatro segundos, se me ocurrió que si giraba el globo antes de sacar cada foto, iba a aparecer borroneado, lo que iba a generar noción de movimiento, y eso es lo que hice. Creo que a esa altura ya sentía que tenía todos los ingredientes correctos, y si ves la tapa de Definitely Maybe entendés por qué funciona. Está todo muy balanceado, la vista está guiada por un triángulo formado por el globo, Liam y Noel sentado en el sillón.

Definitely Maybe

El balance funciona, pero para hacerlo correctamente tuve que experimentar mucho con la película. Cuando estaba en la universidad solía hacer procesos cruzados con las películas, que es cuando tenés un negativo o una diapositiva y lo pasás por el químico equivocado. Es ensayo y error, pero logré perfeccionar esta técnica en la que para lograr determinado efecto tenías que usar determinado revelador fotográfico y sobreexponer la imagen. El efecto de ese proceso fue para obtener estos tonos azules y amarillos, y terminó siendo crucial, porque eso es lo que termina uniendo todos los elementos de esa imagen. Si eso hubiera sido una foto normal no se vería así, no tendría esa magia. El proceso cruzado fue determinante, como si la foto fuera una torta y esto fuese el horno.

En términos de aspectos creativos, sé que queda mal adjudicarse cosas como esta, pero la tapa de Definitely Maybe no hubiera existido si Noel no me hubiese sugerido hacer una copia de una foto de los Beatles. Cuando me dijeron que Noel quería hacerla en la casa de Bonehead fue desilusionante, porque yo estaba pensando en qué parte del mundo podíamos llegar a hacerlo. Suiza sonaba bien, ¿sabés? (se ríe). Estaba esperando irme de vacaciones para hacer las fotos con un gran presupuesto y no terminó siendo así. Lo peor es que encima ni siquiera pude pasar gastos de viáticos porque la casa quedaba a cinco cuadras de la mía.

Lo bueno de trabajar con Oasis es que no podés crear una imagen como esa sin que eso sea parte de tu vida. No podés agarrar a alguien que trabaja en una aseguradora y meterlo en esa foto. Todavía vivo de esto y entiendo cómo funcionan las imágenes, y siempre recuerdo un mantra de Damien Hirst: si se ve bien, probablemente esté bien. Eso es lo único que me importaba: que se viera bien. No sé por qué se ve bien, pero es así.