09/03/2018

La “delegación argentina” en SXSW calienta motores

Luces y sombras de un festival multitudinario.

Ignacio Guebara
SXSW

Durante siete días al año, una ciudad de Texas se convierte en la capital mundial de la música en vivo: el South by Southwest (SXSW), alguna vez definido como el festival Mangueras Musmanno de Capusotto de la vida real, tendrá este año a seis representantes argentinos entre los casi ¡dos mil! shows programados del 12 al 18 de marzo.

Mejor Actor de Reparto, Pedro Menéndez Fusión Ensemble, Pommez Internacional, El Mató A Un Policia Motorizado, Tan Frío el Verano y Juan Ingaramo integran la comitiva local para la edición 2018 de un evento que apunta a dos públicos al mismo tiempo: los productores y directivos de sellos discográficos -que viajan a Austin para conocer nuevos artistas y tendencias- y los jóvenes estadounidenses que llegan en plan de spring break.

Pommez Internacional, en la edición 2014 del festival. (foto: Ignacio Guebara)

“Para nosotros es una alegría inmensa haber sido invitados para ser parte de este festival”, asegura Mauro Duek, cantante de Mejor Actor de Reparto. “Hace ya mucho tiempo viene marcando la tendencia de lo que va a suceder en los próximos años. Es un festival indie de propuestas emergentes; si bien hay algunos invitados ‘grandes’, no están anunciados en la grilla”. Santiago Motorizado, de Él Mató, también subraya esas ventajas: “Las bandas van a mostrar lo último que están haciendo. La primera vez que fuimos era el año en que The Flaming Lips sacaba The Terror y presentaban un show que era solo ese disco”.

La participación de artistas en el festival se determina en una convocatoria abierta a lo largo del año, y la “aprobación” por parte de los programadores no implica más que una simple invitación. “Supuestamente nadie cobra nada de los músicos, es una gran feria donde uno muestra lo que hace y no importa si no te conocen o sos Iggy Pop”, agrega Santiago.

Santiago Barrionuevo (Él Mató a Un Policía Motorizado) en la disquería Third Man Records de Nashville, en el inicio de la gira continental de la banda. (foto: Gentileza)

“Este año eligieron el 100% de los que postulamos, pero casi todos desistieron porque no llegaban a afrontar los gastos”, explica el ejecutivo de un sello bajo reserva de identidad, reflejando la baja proporción de argentinos en el total de artistas. “Nosotros nunca tuvimos el dinero para ir. Estaba la idea de conseguir un subsidio, pero nunca insistimos -remarca Andi Robledo, de Las Diferencias-. Es un festival donde las bandas tienen que pagar todo para ir y tocar tal vez a las 10 de la mañana para muy pocas personas”.

Para Él Mató a un Policía Motorizado, que integró su tercera participación en SXSW en el marco de una gira continental de un mes de duración, los aspectos positivos superan a los negativos. “En 2015 había unos chicos que habían venido de Panamá exclusivamente para vernos, porque el vuelo a EE.UU. era lo más cerca que tenían. Yo lo disfruto más que nada por eso, como un show más dentro de un festival muy divertido”, cuenta Santiago. “También es un momento de encuentro entre productores. Entiendo que es parte de la dinámica del festival y si surgen cosas, genial. Pero no le pongo tanta expectativa a eso”.