23/11/2019

Cupo femenino: opinan cinco integrantes de la industria musical

Igualdad y fraternidad.

cupo femenino

Después de una larga lucha encabezada por un colectivo de músicas argentinas, y para buscar mitigar la gran desigualdad que sufren las mujeres en el terreno laboral de la música, la Cámara de Diputados aprobó esta semana la ley de cupo femenino en los festivales.

Uno de los puntos principales de la norma recalca que todos los eventos de música en vivo (públicos o privados, gratuitos o pago) que convoquen a un mínimo de tres artistas deberán contar con la presencia de al menos una mujer, respetando de allí en adelante la proporción de al menos un 30% del total. Así, el cupo será cumplido cuando se incorporen solistas o agrupaciones mixtas, entendiéndose por estas a aquellas donde la presencia femenina implique un mínimo del 30% de la formación.

La noticia disparó dudas: ¿la ley distingue entre horarios centrales y marginales? ¿Tiene incidencia sobre escenarios principales o alternativos? ¿Qué criterios usarán las personas que organizan festivales para introducirlas en sus lineups? ¿Pondrán mujeres en horarios y escenarios de mucha convocatoria o rellenarán el cupo con lo que menos costos le conlleve? ¿Qué pasa con los festivales que venden las entradas sin que se conozca la grilla? ¿Y con los festivales gratuitos?

Para responderlas, convocamos a personas involucradas desde diferentes roles a la industria musical: Eric Davies (productor de La Nueva Generación), Meli Franco (organizadora del GRL PWR), José Luis Cameron (de Gonna Go, la productora a cargo de Rock en Baradero y el festival de Amnistía Internacional), Lula Bertoldi (cantante de Eruca Sativa) y José Palazzo (cabeza del Cosquín Rock).

Lula Bertoldi, de Eruca Sativa.

La ley establece que los productores deberán informar la presencia de mujeres en sus grillas al Instituto Nacional de la Música (Inamu) dentro de los 90 días previos a la realización del espectáculo, o en un máximo de cinco días desde la puesta a la venta de entradas o de cuando se inicie la publicidad del evento. Ante esto, se tendrán que reformular muchas costumbres arraigadas, como el early bird del Lollapalooza: la venta a un menor costo sin que se conozcan los nombres de los artistas. A partir de ahora, esa práctica deberá encontrar una vuelta para adaptarse a la norma.

Otro de los puntos es qué lugar se les da a las mujeres dentro de los festivales una vez que esté cumplido el cupo. El fin de semana pasado se abrió la discusión sobre el tema tras las quejas al festival La Nueva Generación que, si bien contó con una gran cuota de presencia femenina, la tuvo relegada a horarios y espacios marginales.

“Cuando armás un festival, la idea es armar escenarios acordes al público que pueden convocar los artistas. Entonces para nosotros, que la idea es encontrar artistas nuevas y nuevos, necesitamos generar que ese clima esté lindo, con el público lleno”, fundamenta Eric Davies, de LNG. “La verdad es que en la Argentina no tenemos una gran escena de artistas femeninas con muchos headliners. En realidad debe haber cuatro mujeres headliners, y pienso en voz alta: Marilina (Bertoldi), Sara (Hebe), Nathy (Peluso), Miss (Bolivia)", agregó.

Eric Davies, de La Nueva Generación.

“La ley o la reglamentación no especifica horarios centrales de los festivales -remarca Lula Bertoldi, de Eruca Sativa-. La verdad que eso sería meterse con un tema de juicios de quien programa y por qué ponen en ciertos horarios ciertas cosas. La ley no habla de horarios centrales o no, habla de inclusión. Luego quedará a discreción de quien programe esos proyectos o esas artistas”.

Meli Franco, de GRL PWR, propone dar un paso más: “Creo que más allá de la ley hay que considerar otras cosas que por ahí quedaron afuera. Por ejemplo, cómo incluir a otras identidades que no son femeninas dentro de los escenarios y darle lugar a las mujeres en los escenarios principales”.

La discusión por la presencia de mujeres viene desde hace muchos años y tomó énfasis el año pasado, aunque se terminó de meter en la agenda pública luego del último Cosquín Rock. A partir de ahí los productores de festivales recogieron el guante y se anticiparon a la promulgación de la ley, asegurándose de que las grillas anunciadas para los festivales de verano (Rock en Baradero, Cosquín Rock) cumplan con el cupo.

José Palazzo
José Palazzo, de Cosquín Rock.

“Estamos muy motivados con la aprobación de la ley de cupos. Es algo que veníamos siguiendo y que estamos completamente a favor; de hecho venimos formando parte de eso desde los escenarios. Pero también desde todas las otras perspectivas que incluye un festival, desde la producción del día a día, a los procesos e implementaciones que también son parte de esa inclusión que estamos apoyando para que no sea simplemente en los escenarios, sino que sea en la manera de vivir”, explicó José Luis Cameron, a cargo de Rock en Baradero.

Justamente, después de este debate, la idea de quienes organizan estos eventos es no sólo cumplir con el cupo sino también incluir mujeres en todas las áreas. “La productora En Vivo Producciones tiene el 70 por ciento de mujeres trabajando en áreas decisivas, es una productora que en su gran mayoría está integrada por mujeres. Todas nuestras áreas han ido creciendo muy fuerte en el desarrollo de cada uno del festival y la mujer ocupa un papel importantísimo dentro del festival: desde la producción general hasta los camarines, pasando por el marketing, el abastecimiento, la prensa, la producción general y la logística”, explicó José Palazzo, de Cosquín Rock.

Es necesario destacar que, antes de la promulgación de esta ley, la presencia de mujeres en los escenarios fue casi inexistente. De hecho, un estudio sobre la presencia femenina en festivales latinoamericanos publicado por Ruidosa reveló que la Argentina tuvo la peor representación de géneros de la región, con un 13,2% de solistas sumadas a las bandas mixtas.

Ese estudio se tomó como base para llevar adelante el proyecto de ley del cupo, que finalmente tuvo su aprobación un 21 de noviembre de 2019. La fecha de sanción, justo antes del Día de la Música, se parece mucho a un guiño necesario para seguir avanzando en la igualdad de oportunidades laborales.

Este artículo fue publicado originalmente en Gamba.fm. Copyright 2019. Seguí a Gamba en Instagram.