05/01/2016

Coachella, el festival del regreso

Los conciertos debería televisarlos el canal Volver.

Amigo rockero: si tu banda atrajo público y/o buenas críticas en su momento de gloria pero lleva años separada y sin perspectivas de juntarse, en algún momento vas a recibir un llamado proponiéndote una reunión en el festival de Coachella. Los retornos a las tablas de Guns N' Roses, LCD Soundsystem y The Last Shadow Puppets en la edición 2016 del multitudinario encuentro, que se realizará los fines de semana del 15 al 17 y del 22 al 24 de abril en Indio, California, no hace más que confirmarlo como "el regresódromo del rock".

El Festival de Música y Artes del Valle de Coachella arrancó en 1999 en el Empire Polo Club de Indio, con la idea de armar grillas que se destacaran por su criterio artístico, sin necesidad de tener a "la banda del momento". Con el paso de los años, su prestigio creció y la lista de leyendas de la música que pasaron por sus escenarios es tan impresionante como imposible de condensar. Si se ordenara alfabéticamente, por ejemplo, habría que ir desde AC/DC hasta ZZ Top. Y también hubo argentinos en los lineups: Juana Molina y Babasónicos estuvieron en 2004 y 2010, respectivamente. Pero lo que caracteriza al festival desde hace más de una década es que cada año se reúne allí alguna banda prestigiosa. La costumbre arrancó en 2002, con el retorno de Siouxie & The Banshees, y desde entonces es costumbre asociar las palabras "Coachella" y "reunión".

A continuación, algunos de los shows de regreso más resonantes de la historia del festival.

The Stooges (2003)

Durante décadas, Iggy Pop no quiso saber nada con un regreso de los Stooges. Pero después de juntarse con los hermanos Ron y Scott Asheton para grabar algunas canciones de Skull Ring, el cantante dijo que sí a un único show de regreso... que se convirtió en una gira de años que hasta los trajo a Buenos Aires.

La historia cuenta que Black Francis separó a los Pixies a principios de los 90 mediante un fax dirigido a cada integrante del cuarteto de rock alternativo. Pero en 2004, lo que parecía imposible se materializó... vía celular: el cantante llamó a la bajista Kim Deal y enseguida se montó una gira por lugares chicos para desembocar... en Coachella, claro.

Yo estoy al derecho, dado vuelta estás vos: Peter Murphy cantó "Bela Lugosi's Dead" colgando boca abajo sobre el escenario de Coachella, cual el vampiro que siempre sospechamos que era.

Rage Against The Machine (2007)

Aunque ya habían sido parte de la primera edición del festival, la de 2007 fue más importante para Zack De La Rocha y los suyos, porque marcó la reunión que puso al cuarteto hardcore de nuevo en carrera.

My Bloody Valentine (2009)

El hecho de que Kevin Shields saliera de su encierro y resucitara a My Bloody Valentine no puede caracterizarse como un "logro" del festival: más bien habría que ponerlo en la categoría de milagro. El cuarteto shoegaze incluso terminó su tercer disco, más postergado que el Chinese Democracy de GNR, y giró por varios países. No, la Argentina no.

Faith No More (2010)

Durante más de una década, los integrantes de Faith No More se involucraron en proyectos solistas, pero en 2010 regresaron con todo. Bueno, para que grabaran de nuevo hubo que esperar otros cinco años, pero la energía y las melodías seguían ahí. Y hoy están otra vez en un gran momento.

Pavement (2010)

Otros que habían estado en la primera edición de Coachella y regresaron allí fueron los liderados por Stephen Malkmus, héroes del rock indie, que después de una larga gira mundial se despidieron con dos shows en La Trastienda de Buenos Aires.

The Stone Roses (2013)

Ian Brown y compañía son leyenda en el Reino Unido e influencia clave para todo el britpop, pero en Estados Unidos sólo le prestan atención algunos avisados. Así y todo, la "tercera venida" de Stone Roses se concretó en Coachella. ¿Disco nuevo? Todavía ni noticias...

El regreso de la dupla de Atlanta fue por partida doble y bien diferenciada: el primer concierto en Coachella recibió malas críticas, sobre todo porque Andre 3000 estuvo mucho tiempo de espaldas al público, pero a la semana siguiente se reivindicó sobre el mismo escenario.