16/01/2020

Así es "Ya no mires atrás", el disco inédito de Luis Alberto Spinetta

Ruido de magia.

Cecilia Salas
Luis Alberto Spinetta

Unos días después de la muerte de Luis Alberto Spinetta, su hija Catarina encontró un pendrive de su padre. Lo puso en su computadora, apretó "play" y se encontró con música. Mucha. Inédita. "Fue una emoción enorme escuchar su voz en canciones que nunca había escuchado", confiesa ahora la DJ y conductora. Ahí estaba entero el disco de Los Amigo, la banda que el Flaco había formado con Daniel Ferrón y Rodolfo García. Y en una carpeta con un nombre tan prosaico y poco descriptivo como "Folder" había seis canciones grabadas junto a Claudio Cardone y/o el Mono Fontana en teclados, Nerina Nicotra en bajo y Sergio Verdinelli en batería.

Ahí empezó a gestarse Ya no mires atrás, el disco de canciones inéditas de Luis Alberto Spinetta que será publicado el jueves 23, cuando el músico cumpliría 70 años. El encargado de darle forma a las grabaciones fue el ingeniero Mariano López. Faltaban algunos arreglos de teclados, pero la memoria de Cardone permitió reconstruirlos exactamente como en los ensayos. Sin embargo, de las seis canciones había una que ya había aparecido: "Bagüalerita", en una versión distinta, había formado parte del disco de Los Amigo publicado en 2015. Pero los Spinetta querían entregar un álbum inédito...

"Diadema", la canción que cierra Ya no mires atrás, era una de dos que Luis Alberto Spinetta le había cedido a su coach vocal Grace Cosceri. La música es de Alejandro Franov, quien hizo su propia versión. "'Diadema' es espectacular, es una deformidad bien spinettiana", le dice Catarina a Silencio minutos después de mostrarle el álbum a la prensa. "Alejandro me dijo 'Fijate porque tiene que estar la versión de tu viejo'. La encontramos al toque. Y un día me dijo: 'Cata, fijate que tiene que haber un tema que se llama 'Luces y sombras', buscalo'. Ahí nos metimos horas a buscarlo con Mariano López en los discos rígidos y lo encontramos. Y eso completó estos siete temas. 'Bagüalerita' queda ahí, para en algún momento lanzarla como un regalo, porque es una versión hermosa".

Esas dos canciones finales de Ya no mires atrás encajan por sonido, aunque en lo formal son algo diferentes al resto del disco. "No sé cómo decírtelo / Me cansé de seguirte así", canta Luis Alberto Spinetta en "Luces y sombras", en medio de un contrapunto entre su guitarra limpia y el piano de Franov. Los dos músicos vuelven a cruzarse, ahora en soledad, en la maravillosa "Diadema", en la que cada sílaba pronunciada por el Flaco se asienta en una nota del teclado. "De tu mano camino así / la diadema de amor total", canta.

Pero el disco arranca con "Veinte ciudades", en la que la temática amorosa también está presente: "Tranquila, no hay razón para llorar / amor nunca te va a faltar", entona Spinetta, que entrega una guitarra límpida como en casi todo el resto del álbum, mientras los disruptivos teclados del Mono Fontana irrumpen y se retiran con igual dosis de sorpresa. Enseguida, el tema que da nombre al trabajo sube el ritmo con una base funky. "Ya no temas a la distancia que te aparta / te aleja de tus sueños otra vez / Ya no mires atrás", insiste el Flaco. El mismo que cantaba "Mañana es mejor", pero muchos años más tarde.

"Agua de río" transcurre sobre un teclado burbujeante, mientras Spinetta parece recitar máximas: "No pares de crear / cambiando lo que anda mal / puedes elevarte de aquí". El cuarto tema es una grata sorpresa para los spinettianos: "Nueva luna, mundo arjo" es una canción que el Flaco cantó muchas veces en vivo en la etapa de Jade, pero que nunca había grabado hasta ahora. Y la versión, con un piano jazzero y la "usina de sonidos" del Mono Fontana, es un verdadero lujo.

"Agua de río" es la canción que Catarina sí recordaba, porque en ella habían grabado sendos rapeos sus hermanos Dante y Valentino. "No sé por qué lo habrá guardado", reflexiona la presentadora. El tema tiene base funky, pero es una canción dirigida a una mujer: "No seas tan pronto mi Mona Lisa, por favor / tal vez no has hecho lo suficiente, amor".

La tapa con una suerte de extraterrestre rojo es uno de los dibujos que Catarina encontró en el bendito pendrive. "Tenía una bola de sorpresas", admite ella. "En una de las carpetas había otra que yo había pasado por alto. Eso fue loco, porque me preguntaba cómo era que había cosas que todavía no había encontrado. Y esa carpetita tenía un montón de carpetas con un montón de dibujos más y fondos digitales que se usaron para el arte del disco. Junto a mis hermanos elegimos este ser para que fuese la tapa y se eligió todo lo otro aleatorio para que sumara, pero que el protagonista sea ese ser".

La imagen impresiona al verla al lado de la del primer disco de Almendra, que ayer cumplió 50 años. "Es como una evolución", admite Catarina. Y ya que se menciona al cuarteto, hay muy buenas noticias: durante la segunda mitad del año aparecerá material nunca escuchado de Almendra. Es esa grabación que la conductora le hace escuchar a Emilio Del Guercio y Rodolfo García en el estéreo de un auto en el documental BIOS que emitió National Geographic. "Hay dos canciones inéditas de esa época. Lo escuchás y llorás, no puede ser... Y ese material está completo", dice la hija del Flaco.

También hay un disco de Invisible en vivo listo para salir, está la grabación del Colón en multitrack, y decenas de shows registrados. "Algunas cosas quizá las lancemos solamente en digital para los fans, según la calidad, también", adelanta Catarina. Ya no mires atrás, entonces, es sólo la primera de las "deformidades spinettianas" en camino.