28/12/2020

Armando Manzanero según Andrés Calamaro, Jorge Serrano y Tweety González

Tu presencia no la cambio por ninguna.

Alberto Tamargo / Telemundo / Gentileza
Armando Manzanero

Armando Manzanero, considerado el rey del bolero mexicano, murió hoy lunes 28 de diciembre a los 85 años. Aunque la canción romántica fue su elemento y su conexión con Luis Miguel la razón de su éxito más reciente, muchas de sus creaciones llegaron incluso a la voz de artistas como Elvis Presley y Tony Bennett, entre otros. Varios músicos argentinos del palo del rock lo admiraban, por eso le pedimos a Andrés Calamaro, Jorge Serrano y Tweety González que lo recuerden.

Andrés Calamaro: Creo que siempre pensé en Manzanero como en el Carlos Gardel del bolero mexicano. Hay que puntualizar: el bolero no es 100% mexicano, porque el bolero es el más lento de tempo de los ritmos afrocubanos. El bolero es porteño, es mexicano, pero técnicamente es caribeño también, por eso son muy famosos los boleristas como Rolando Laserie, que es cubano, o Dani Santos, de Puerto Rico. Dan Santos marcó época y es lo que escucharon los Fania, Héctor Lavoe, y Rolando Laserie, que cantaba “Las Cuarenta” y “Sabor a nada”, de Palito. Muy grosos boleristas.

Armando Manzanero le puso el sello propio, hizo el bolero mexicano y eso desató una especie de guerra de apropiaciones culturales, una guerra amistosa entre Cuba, que se arroga la legítima fundación del bolero feeling, Puerto Rico, que incluye al bolero dentro de los ritmos de clave cubana, y ahora México, que además de Armando Manzanero tenía al Trío Los Panchos, que cantaba bolero al estilo gardeliano con tres guitarras pero con armonías de tres voces.

Manzanero es un mundo distinto porque es un autor tan prolífico y genial como Carlos Gardel o José Alfredo Jiménez. A ese nivel da igual si escriben 400, 40 o cuatro boleros, porque pensar en cuatro canciones de Armando Manzanero, Gardel o Robert Johnson ya es un pedazo de obra. Habiendo escrito esas canciones que escribió, fue una maravilla ser contemporáneo a él, una persona muy dulce, como todos los mexicanos. Generoso, culto, como tiene que ser, y dejó unas canciones maravillosas y para mí el recuerdo de haberlo visto dos veces en persona, en un estudio en Madrid y hace poco en el 50° aniversario de El Tri, de Alex Lora. El Gardel maya de México ha muerto, gloria al maestro Armando Manzanero. Y gracias por la inspiración: todos los que cantamos en castellano adeudamos con el arte de sus canciones.

Jorge Serrano: Manzanero fue un tipo increíble, uno de los autores más grandes que hubo, y por supuesto que influyó muchísimo sobre mí y sobre mi forma de componer. Sus canciones son maravillosas, infinitas, para todo el mundo, y lo vamos a extrañar mucho. Es de esos talentos que no sé si todavía aparecen demasiado. Era un emblema del corazón dolido, de la persona no muy agraciada que cantaba canciones de amor y se volvía gigante a través de su sensibilidad. Va a ser recordado para siempre.

Tweety González: Para mí es un fenómeno muy extraño, porque cuando yo era muy chico, Manzanero me parecía una grasada total. Después, cuando lo vi tocar el piano y cómo armonizaba, todo el elemento jazzero que usaba, empecé a tenerle muchísimo más respeto y a investigarlo un poco más. Entonces descubrí que detrás de todas esas letras un poco melosas, que a mí me molestaban, había un músico muy, muy completo, un gran pianista. Tuve la suerte de conocerlo hace cuatro o cinco años, de saludarlo un minuto nomás, en las oficinas de Universal. Cuando él se fue, la persona que me lo había presentado me dijo: "Vino a venderme una producción que hizo". A los 80 y pico, seguía trabajando, seguía "en el jale", como dicen los mexicanos. Seguía con proyectos, no paraba de trabajar más allá de los derechos de autor del carajo que tenía. Pero también tenía cinco divorcios que le sacaron bastante plata, entonces nunca paró de trabajar. La verdad que es una gran pérdida, me dio mucha tristeza enterarme de su muerte. Por suerte, existen las grabaciones y queda un legado musical hermoso.