24/08/2016

El día que O'Connor "tocó" la guitarra en Hermética

Porque en la vida hay que atravesar todo límite.

Booklet Ácido Argentino

Entre 1991 y 1994, Fernando Bravo y Teté Coustarot llevaron al máximo el lema "La tele educa y entretiene" con Siglo XX Cambalache, un programa semanal que repasaba 100 años de historia reciente en un registro culto pero con una dinámica atractiva para las grandes audiencias. Al mismo tiempo pero en un lugar muy distante del mapa de la cultura popular argentina, Hermética iba camino a convertirse en la banda más grande del heavy nacional y venía de editar Intérpretes, un EP de versiones en el que revisitaban, casualmente, "Cambalache", el tango de Enrique Santos Discépolo que le daba nombre al programa.

La coincidencia fue la excusa perfecta para que un productor con mucho más rock que conciencia del rating materializara una inception improbable: que el grupo comandado desde el bajo por Ricardo Iorio cerrara Siglo XX Cambalache tocando el tema que contiene los versos "Siglo XX, cambalache / problemático y febril / el que no llora no mama / y el que no afana es un gil". Como la versión thrash de "Cambalache" tenía a Iorio haciéndose cargo de las voces, tocar ese sólo tema implicaba, entonces, que O'Connor no iba a salir en la tele. Pero el playback todo lo permite. El cantante se calzó una guitarra, se escondió en las penumbras y jugó a ser la segunda guitarra del Tano Romano, sin amplificadores de fondo y resignándose a que el director de cámaras lo evitara todo lo posible. Para enmarcar la escena, primero Fernando Bravo los presentó como un "grupo de música clásica" (luego se retracta y dice "de rock clásico") y sobre el final Teté Coustarot confesó que tenía una peluca de Tina Turner (!).