14/03/2018

El comercial narrado por Stephen Hawking que inspiró a Pink Floyd

El poder de la palabra.

Stephen Hawking, que murió hoy a los 76 años, tuvo tal influencia en el campo de las ciencias naturales que resaltar su importancia no sería nada novedoso. Sus estudios sobre el origen del universo y los agujeros negros son el pilar fundamental de la física del siglo XX, y lo ubican como un continuador lógico de Albert Einstein.

Su genio fue tan grande, y su figura tan ejemplar -fue diagnosticado con esclerosis lateral amiotrófica a los 21 años y nunca dejó de producir conocimiento-, que atravesó la cultura popular, especialmente, desde la década del 70 en adelante. En televisión, por ejemplo, alguna de sus apariciones más destacas fueron en las series Los Simpson, The Big Bang Theory y Star Trek. 

Pero fue su aparición en un comercial el que se convirtió en su aporte más grande a la música popular. En el año 1993, puso su cuerpo y su voz robotizada al servicio de una publicidad de BT  Group (empresa de telecomunicaciones británica por entonces conocida como British Telecom) que llegaría a influir dos canciones de Pink Floyd: “Keep Talking (The Division Bell, 1993) y “Talkin’ Hawking” (The Endless River, 2014).

“Esa fue la publicidad de televisión más poderosa que vi en mi vida”, aseguró David Gilmour en una entrevista radial en 1994. “No creo que él haya escrito las palabras que narra, pero… él estaba ahí, en su silla de ruedas. Se veía algo extraño. Y todo me pareció tan conmovedor que sentí que tenía que hacer algo con eso, o con él, de algún modo”.

Y lo que hizo Gilmour fue, básicamente, samplear las palabras leídas por Stephen Hawking en la publicidad, que trata sobre el poder de la comunicación para el desarrollo de la especie, y utilizar una parte como introducción en “Keep Talking” y otra como únicos versos de “Talkin’ Hawking”. El final (“Todo lo que tenemos que hacer es asegurarnos de seguir hablando“) es común a ambas canciones.

El texto completo dice lo siguiente:

“Durante millones de años, los seres humanos vivieron igual que los animales. Después algo sucedió que desató el poder de nuestra imaginación: aprendimos a hablar, aprendimos a escuchar. La palabra permitió la comunicación de ideas, haciendo que los humanos puedan trabajar juntos para construir lo imposible. Los logros más grandes de la humanidad vinieron gracias al habla, y los errores más grandes por no hablar. No tiene porque ser así. Nuestras esperanzas más grandes pueden volverse realidad en el futuro. Con la tecnología a nuestra disposición, las posibilidades son ilimitadas. Todo lo que tenemos que hacer, es asegurarnos de seguir hablando”.

Pink Floyd - "Keep Talking"

Pink Floyd - "Talkin' Hawkin"