20/01/2018

A 30 años del ingreso de The Beatles al Salón de la Fama del Rock and Roll

Como Paul no apareció, Ringo y George lo solucionaron con una ayudita de sus amigos.

El 20 de enero 1988, a casi dos décadas de su separación, The Beatles entró al Salón de la Fama del Rock and Roll. La premiación incluía una presentación en vivo, pero Paul McCartney no se hizo presente en el lugar. ¿Cuál fue la solución a su ausencia? Una versión de “I Saw Her Standing There” a cargo de George Harrison y Ringo Starr acompañados por un supergrupo improvisado que también incluyó a Mick Jagger, Bob Dylan, Tina Turner, Billy Joel y Jeff Beck.

Antes del show, el líder stone fue el encargado de realizar el discurso de ingreso. Además de resaltar la envidia que sentía por la apariencia de la banda de Liverpool, Jagger contó cómo fue el primer encuentro entre su grupo y el de Lennon y McCartney. “Estábamos tocando en Richmond y ahí estaban ellos, frente a mí”, relató. “Eran un monstruo de cuatro cabezas, en esa época ninguno iba solo a ningún lado. Tenían unos hermosos abrigos de cuero y me propuse tener uno de esos aunque tuviera que aprender a escribir canciones”.

En el mismo discurso, también hizo mención a la competencia entre Beatles y Stones: “Tuvimos mucha rivalidad en esos primeros años y también un poco de fricción, pero siempre terminamos siendo amigos. Y me gusta pensar que todavía lo somos, porque esos fueron algunos de los mejores momentos de nuestras vidas”.

Luego fue el turno de que los dos beatles presentes le dedicaran algunos chistes a McCartney, que en un comunicado explicó que su ausencia se debía a “las diferencias que aún existen en los negocios de los Beatles” y que por lo tanto hubiera sido hipócrita aparecer en el escenario con ellos, saludando y sonriendo”. Primero, Ringo deslizó: “Éramos cuatro en este grupo, pero parece que hoy sólo somos George y yo”. Luego, el autor de “Something” agregó: “No tengo mucho para decir, soy el beatle callado. Es una lástima que Paul no esté acá, porque él era el que tenía el discurso en su bolsillo”.

Además de agradecer la influencia de pioneros como Leadbelly y Little Richard (“Nos hicieron agarrar la guitarra porque no teníamos trabajos decentes”), Harrison también hizo alusión a la ausencia de Lennon: “Todos sabemos por qué John no está, y es muy difícil estar acá representando a los Beatles, o a lo que queda de ellos”. Después, le cedió el micrófono Julian y Sean (los hijos de Lennon) y a Yoko Ono, que se sumó a las indirectas contra McCartney: “Él [John Lennon] hubiera venido. Era una persona llena de amor y música, y con mucho sentido del humor”.

En la misma ceremonia, también ingresaron al Salón de la Fama del Rock and Roll: The Beach Boys, Bob Dylan, The Drifters y The Supremes.